martes, 8 de junio de 2010

Sólo palabras

Nos envuelven en sílabas y en voces
desde el instante mismo en que nacemos…
J.A. Labordeta, Palabras

La tarde se viste de tormenta; con ella, el parque, ese aliado de los padres para cansar a los niños, pierde espacio libre y se nos convierte en el pequeño refugio de una glorieta, una tarima elevada dispuesta para que un grupo de música inexistente (jamás lo he visto) dé algún bonito concierto en primavera. La gente se fue deprisa con las primeras gotas, en tres minutos el parque se ha quedado desierto. No tengo ganas de volver a casa y encerrar a estos dos salvajes entre cuatro paredes; mi santo rugbylari está de acuerdo: allí nos quedamos, viendo llover, con las piernas colgando hacia poniente. Así estoy bien, me hipnotiza la lluvia. Pero Adrián tiene ese incombustible espíritu juguetón de los cachorros de toda especie. “¡Vamos a jugar a las palabras!”, le digo, fingiendo un entusiasmo que estoy lejos de sentir. Ahora que se sabe todas las letras (“¡hasta la uve doble, mamá!” -lo cual es el colmo) y ya lee más deprisa que un notario, está empeñado en saberse también todas las palabras. Y cuántas le hacen gracia, madre mía: diente (de ajo), rompesuelas, pelagatos, triquitraque…

Su risa me anima y empiezo a soltarlas como me vienen: reminiscencia, arquitrabe, ababol y presidiaria, columbario, saxofón, transaminasas, Argentina e impúdica. Dios mío, hay miles: paleontólogo, inmersión, subsidiario, cuquera, latinajo, Toronto, circunspecto, arrabalero, incluso contubernio. El rugbylari agarra fuerte el balón, como las abuelas el bolso; eso es que está planeando una huida, le conozco como si (también) le hubiera parido. Yo pienso mientras hablo –sobreexposición, latinidad, Confucio, moaxaja, mayestático, Eclesiastés- y se me agolpa todo lo que Adrián tiene por estrenar: pantocrátor y abulia, discernimiento, usufructuario, Lucerna. Pronto me deslizo por mis fueros y va cayendo andábata, saxífraga, genuflexión, sáfico, coriambo, corazón (“de melón”, añade Víctor), perplejo y Xanadú.  Zahorí.  Aspidistra. Encrucijada. Cállate.

Víctor mira entonces a lo lejos y respira con aire de poeta: “Zinc”. Y nos quedamos saboreando su refulgencia y su sonido. Luego, visto el éxito, con unas maneras de hombrecito interesante cuyo espíritu gafapasta queda protegido por un físico imponente de atleta futuro, pronuncia: “Plasmodio”. Si llega a decir “Rosebud” le doy una colleja, por listo. Y por asustarme. Pienso en irradiación, paniquesa, embolicar, arrebol, transacción, glarimas negras, y en las inquietantes o negativas que empiezan por in: insurrección, inmarcesible, inflexión, inopinado… Intereconomía. Intento contagiarles la dulzura de negligencia, desabillé, luminaria, reminiscencia, amatorio –ese cuarto para amar- clemencia, clementina y mandarina.

El santo rugbylari nos mira con sorna: “¡Pilar Rubio, Pilar Rubio!, que es palabra compuesta”. “Sí, compuesta de tetas y ojos verdes”, le contesto con rencor, oscureciendo mi mirada de gitana sólo con la intención y sacando todo el pecho que tengo (pero cada vez me canso antes de la postura, ay).

Pongo mis esperanzas en Adrián, que está nervioso como ante un escaparate de pasteles, sin saber cuál elegir: “Pues yo digo, pues yo digo…¡¡¡gormitiiiiiiii!!!!”.

A casa.

Hace un año:  King George   
Hace dos años: El retrato de LucreciaDistinto amor

62 comentarios:

lolo dijo...

Qué exuberancia esta entrada, en las palabras y en la forma de nombrarlas. Esa escena en el parque con tu familia me ha parecido más envolvente que todas las sílabas que he pronunciado al leer.
Volveré con tiempo y diccionario.
Un beso.

Alejandro dijo...

Entrañable entrada, querida Olga.
Además de las existentes están las que se inventan los niños... que, a veces, tienen más lógica y sentido que las incluidas en el DRAE.
Aunque no le llevo la cuenta, mi hija Alejandra inventó "gomar" para borrar sus dibujos de cera y "desarrimar". Sé que tiene el copirraig de algunas otras que, ahora, no recuerdo.

Olga B. dijo...

Deja el diccionario, chica, casi tienen más encanto cuando no sabes lo que significan; yo, cuando encuentro una nueva que me gusta, la paladeo y me imagino los significados... Claro, así pasa lo que pasa: que luego la realidad me desencanta;-)
Gracias a ti, Lolo, por unirte a la exuberancia. Ya ves que mi familia pasa bastante de mí; salvo Víctor, que apunta maneras, mucho poeta no tengo en los alrededores;-)
Un beso.

Juan Manuel Macías dijo...

Vaya inmersión acústica. Coriambo es mi preferida, ya lo sabes de antiguo, y saxífraga la más memoriosa. Últimamente encuentro que me persigue a todas partes la palabra "escalaborne". No sé si es por esa "e" final, y ese bajar rodando de las sílabas. Luego está voluptuoso, que me crispa los nervios. Y Sofonisba (ah, Sofonisba). Si las dejas solas tienen vida propia. ¿Cuál? No lo sabemos.
Esta entrada no sólo es un juego precioso, una joyita literaria, sino también una terapia en toda regla.
Besos

Olga B. dijo...

Sí, alejandro, qué libertad la de los críos con las palabras. Víctor se lanzaba al agua gritando "¡sumergión al ataqueeee!", yo soy ya incapaz de pensar en la palabra "inmersión" sin reírme. Y Adrián se pasó toda una tarde en la que no fue a la escuela por estar malito,llorando y rogándome que llamase al "Cuadrón", "ayyyy, llama al Cuadroooón", porque le echaba mucho de menos... Después de repasar toda su lista de compañeros y ver que no había ningún "Cuadrón", después de intentar entenderle entre hipos, descubrí que se trataba de su amigo Brian, que se había vuelto al Ecuador y nunca más le vería. Me imaginaba ya como Gila, teléfono en mano: "¿Está el Ecuador? ¿No? Pues que se ponga el Cuadrón".
En fin. Son la leche.

Olga B. dijo...

Juan Manuel, qué alegría. ¿Sabes qué pienso? Que esto del blog es un poco como jugar a las palabras con amigos desconocidos. Así nos vamos encontrando. Coriambo y Sofonisba… o las aprendí por ti o me las recordaste (So-fo-nis-ba!). Y yo te enseñé saxífraga, reconócelo, helenista;-) No tenía ni idea de escalaborne, pero me recuerda a Excalibur, la espada que fue del Rey Arturo (lo que a su vez me recuerda a mi querido Lanzarote, de quien sigo enamorada;-) Voluptuoso es horrible, como ignoto (me suena a escroto: el ignoto escroto, “no me encanta”, diría Adrián, tan rey de la pley como Noray fue reina del Catay;-). No sigo porque me pongo un poco triste. Porque ya no estamos en la época de los juegos. Me comparo con ellos y me siento mayor.
Ay, buenas noches. Besos.

Iseo dijo...

Olga, qué entrada tan bonita. Los hijos, a parte de sacarte de quicio el 80% del tiempo, te dan estas cosas, estos momentos que no se pagan con nada y que, ves, dan para una entrada de blog que, cuanto menos, te alegra la mañana, hoy que se supone estamos de huelga y no tengo ninguna gana de trabajar. Mis hijos también tienen su propio diccionario, y me comería a besos al pequeño con su "tobaún" (Tobaún no nos vamos a la cama...).
Sabes que me encantan estas entradas. Besos.

Aurora Pimentel dijo...

Qué entrada más bonita, y qué palabras les enseñas, por Dios, como la RAE, anda que... Ha estado bien el toque final del rugbylari, que Dios guarde muchos años. Tengo que reconocer que algunas palabras que has dicho yo las conozco de lejos y no estoy segura de su significado. Por favor, juega conmigo a las palabras algún día y te prometo que no diré Sean Connery al final ni aunque me maten.

Rafael Lucena Soto dijo...

Hola, Olga. Añado "jitanjáfora", por el calado retórico y poético de tu entrada (es normal que la suma de esfuerzo, dedicación y talento produzca estos frutos). Un beso saludable.

Blimunda dijo...

Olga eres original y muy tuya, singular, propia, única. Que envidia me das.
Ah! Si yo hubiera estado allí habría dicho "caleidoscopio".Salud y un beso.

Olga B. dijo...

Iseo, los críos son lo mejor del mundo, imagínatelo sólo con adultos, por Dios (a pesar de que algunos adultos nos gusten tanto;-) Aunque algo en mi corazón me impide ser funcionaria del todo, yo las huelgas no las supongo, las hago. Esa bolchevika que vive en mí no me deja trabajar en día de huelga. El día que pongan un impuesto sobre la usura y alquien plantee movilizaciones, seré la conservadora más feliz del mundo: o sea, me temo que nunca. Por eso anoche me pude quedar hasta mucho más tarde jugando a las palabras con mis amigos... y por eso hoy me he levantado cuando me ha dado la gana, para seguir jugando. Tobaún no he desayunado, no te digo más;-)
Sabía que a ti te iba a gustar la entrada (soy una bruja;-).
Un besote.

Olga B. dijo...

Aurora, Sean Connery se puede decir todo el rato, sin parar, es palabra compuesta de hombre y del talento de Dios para crearlo, nada que ver con Pilar Rubio, que se compone de muerta de envidia, básicamente;-)
Nosotras jugamos todo el rato a eso, ¿tú has escuchado alguna vez nuestras conversaciones telefónicas? No, claro, porque no paras de hablar, jejej. Pero jugaremos formalmente, si la duquesa quiere.
Me alegro de que te guste la entrada.
Que vaya bien por Sevilla mañana, reparte saludos!

Olga B. dijo...

Rafel, jitánjáfora no sólo es una palabra bonita, es también una idea para una nueva entrada, una vuelta de tuerca a la acumulación de palabras es esa acumulación de sonidos formando especies de palabras libres de diccionario.
Estas entradas las produce, sobre todo, el placer de jugar (completamente en serio;-).
Un beso.

Olga B. dijo...

No me digas esas cosas, Blimunda...
No estuviste allí pero estás aquí, y caleidoscopio es también una palabra que me gusta mucho, como clepsidra, que se me olvidó. Clepsidra. Para medir el tiempo en gotas caleidoscópicas;-)
Salud y un beso, guapa.

Durrell dijo...

Querida Olga: gracias por estas perlas semanales.
Hoy no diré más palabras. Me quedo a degustar las tuyas, envueltas en tu naturalidad, tus juegos y tu magia.

Olga B. dijo...

Quédate y ponte cómodo, estás en casa.
Me pregunto cómo consigo envolver las cosas y las palabras en algo que yo no siempre veo en la vida, y que, sin embargo, siempre echo de menos: un poco de magia.
Pero gracias, Durrell, esa magia debe estar dentro de tus ojos.

Gemma dijo...

"Inopinado" me encanta (a lo mejor porque rima con "despistado", y yo lo soy un rato), al revés que "Intereconomía", que suena a radiografía y rayos x de los de antes...
Lo de "embolicar" me sonaba a catalanismo (por "envolver"), pero el Santo DRAE no lo aclara, aunque sí especifica que el término se emplea, además de en Aragón, en Murcia. Lo que son las cosas. ;-P
En todo caso, por aquí decimos eso de: "No t'emboliquis" (No te líes) / No m'emboliquis (No me comprometas); de significado parecido...

Besos, "filógrafa"

Maria Luisa dijo...

Querida Olga-

Precioso texto-
Me encantan los niños, he disfrutado de mis hijos y sus ocurrencias, ahora ya mayor, disfruto un poco de mis nietas, pero ya no juegán con muñecas imaginarias con nombres imposibles.

! Que lástima...!

Te quiero

Olga B. dijo...

Sí, Intereconomía "no me encanta", por eso procuro no oírla;-) Embolicar se utiliza aquí con el mismo significado, está en los diccionarios de fabla y es una palabra bastante usada (al menos por la generación de mis padres y abuelos)en el mismo sentido que en catalán. "No me emboliques": no me enredes, no me líes. También "glarima" forma parte de esa herencia familiar, significa lágrima en fabla; y "paniquesa", significa comadreja.
Muchos besos, voy a intentar por todos los medios ir el diez a vuestra presentación de Velas al viento, aunque tengo que cambiarme la tarde en el trabajo, pero me encantaría verte otra vez. Ya hace casi un año de aquella lectura de poemas que hice en Barcelona. Madre mía.

Angós dijo...

Cómo puedes contarlo todo y tan bien, en tan pocas palabras, diciendo además tantas?
Pero como empieces a contar intimidades me borro de fan, jeje.

Olga B. dijo...

No te preocupes, que con lo que me invento, me sobra;-) No es ironía, que conste. Y si algún día me da por contar intimidades, las literaturizaré.
Pero, oye, cómo te vas a quitar de "fan" si ni siquiera te has puesto, caradura.

Gemma dijo...

¡No te emboliques, Olga! El 10 presentamos en Zaragoza SIGLO XXI... ;-P

Me encantaría verte por allí, pero si ves que no puedes, no te emboliques por segunda vez... Las Velas al viento tendrán que presentarse mucho más tarde, cuando el Siglo esté algo más avanzado...
Muchos besos

Angós dijo...

Pero vengo siempre.

Olga B. dijo...

Eso sí; gracias, guapo;-)

Olga B. dijo...

Dios mío, es verdad, Gemma, si es que no paráis... me apunté la fecha del diez y me emboliqué sola;-)))
Pues intentaré ir al siglo XXI y, cuando sea, a las Velas al viento, je.
Me hará mucha ilusión llevarme el libro firmado por sus "hacedores".
Un abrazo a compartir.

Olga B. dijo...

A ver, María Luisa, que os habéis ido sumando mientras contestaba y lo que se me ha embolicado ha sido el orden: ese momento de uso y disfrute infantil de las palabras dura lo que dura un verano corto, ahora los niños crecen más deprisa, me parece a mí, pero dicen cada día palabras más feas. Gormiti, ¿dónde se ha visto? Con la de cosas bonitas que hay por pronunciar. Sin embargo, es su mundo. Yo espero transmitirles un trozo del mío y que hagan lo que quieran con él. No se puede hacer más.
Un beso, reina.

Isabel Romana dijo...

Deliciosa tarde de lluvia. Que se repitan muchas más. Besos, querida amiga.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Así deberían ser las clases de lengua: enamorarnos de las palabras al decirlas, así, solas, en la boca de un niño y una madre.

DESDELDESVAN dijo...

Hola, Olga: Yo tenía por ahí un blog en ciernes (La negación de María)en el que coleccionaba palabras; ahora, como mis hijos no colaboran y mis alumnos tampoco, te las cedo... por si te inetresan
* ababoles
* abubos
* amadresposa
* andosca
* blancamarillez
* bresca
* brincalegre
* bálago
* cabañuelas
* cachuela
* cantarral
* carrañar
* cencellada
* cermeños
* colodra
* dula
* enzurizar
* espotricar
* galabardera
* gamella
* gayubares
* gocespasmos
* herrañe
* lechigada
* lloraullando
* orozuz
* precito
* ribacera
* rujiar
* salegar
* somarrar
* trasnocho
* zaragatas
* úrguras
Un abrazo
Mariano Ibeas

Olga B. dijo...

Al final fue una bonita tarde de lluvia, Isabel, aunque con mi familia por medio es imposible idealizar nada, ni siquiera las palabras;-) Eso me viene muy bien; en cuanto me deslizo, la mirada de sorna del rugbylari, o el tono de "a mí plin" de Adrián. Pero a mí me gustan tanto, Isabel, me parecen juguete y herramienta y tesoro. Y gratis.

Olga B. dijo...

Las primeras clases de lengua son así,Jesús, ¿tú te acuerdas de las cosas que les decimos a los bebés? ¿Y los ruidillos que contestan? "Auuuiiiii","ooooooha", como embelesados por lo que les decimos, como diciendo ellos: "pero qué bieeeeeen;-)"
Luego llegan las personas del verbo e incluso las declinaciones latinas, esa es otra historia... o la misma, en otro capítulo.

Olga B. dijo...

Mariano, qué colección, mil gracias. No conozco ni la mitad, y algunas son preciosas: amadresposa, gocespasmos, galabardera, lloraullando... úrguras.
Yo este año sólo había apuntado tres palabras nuevas en mi libreta (de palabras nuevas), la tengo en el trabajo y ni siquiera las recuerdo, mañana las pondré junto a las tuyas.
Y "enzurizar", ¿qué será eso?. Tenemos que hablar de estos asuntos, ya que a los hijos no parecen intersarles demasiado; pero algo quedará, hombre, es que están a sus cosas;-)

Un beso.

Miguel dijo...

Muchos besos, Olga. Yo también acudo a las citas semanales con ta la ilusión y devocion de perro fiel (que es broma, medio en serio)Esta última entrega me ha resultado diveridísima y, para seguir jugando, me he retado a comprender algunas, pero qué va, muy pocas del léxico propuesto.
Bueno, ya son las 5 de la mañana y tampoco estoy para las palabras, ni para las más comunes con esta soñarrera jajjaja.

Ayer me quedé dormido sobre el ordenador (verídico) Di unas cuantas cabezaditas que me alarmaron y comprendí el despropósito de mi conducta; pero
es que a estas horas apenas hay tráfico y la noche es más fresca; y en invierno el recogimiento nunca me ha parecido y triste o desolador. Vamos, que estoy pillado.
Salud, Olga.Y muchas gracias
por compartir este ratito. Siempre van por delante el don que tienes y tu calidad humana.

enrique dijo...

Palabras sobran...

Salve seas!!

Dyhego dijo...

¡Fíjate cómo eres capaz de convertir un momento tan tonto como que te caiga una tromba de agua desprevenido en un relato tierno, encantador, enjundioso, fresco, interesante, intrigante, espectante, pletórico y cañero!
Bravo.
Me ha encantado eso de "ojos de gitana". (¡Mientras no me mandes una maldición,jejejeje1)9.
No me he olvidado del poema. A ver si lo leo con la debida perplejidad para que me acaricie las neuronas (que, aunque sea hombre, tengo varias...)
salu2

Dyhego dijo...

"yo creé un monstruo que miró y mataba"
Creo que éste es el verso que vertebra todo el poema, el que le da sentido, el origen del mismo poema.
Pero no lo entiendo muy bien.
Lo interpreto como una metáfora del amor. Un monstruo todopoderoso que, si no nos mira, nos deja como a los perros callejeros: abandonados.
Tus poemas tienen una fuerza de huracán. Si hubiese que definirlos, yo diría que son fuertes, ni rudos, ni musculosos, ni atléticos, ni humanos, ni telúricos, ni torrenciales. No, son fuertes. Pero no con la acepción que se le da hoy ( la fulanita se ha acostado con el torero de turno, con el futbolista de turno y con el actor de turno, y bla bla bla. ¡Qué fuerte!). No se si me explico.
Un saludo "fuerte", jejejeje. ( a ver si tu rugbolari me infla a obleas).

veridiana dijo...

jajaj...Los niños son maravillosamente increibles,la pena es que no se les pueda "congelar" un rato al día,para después "descongelar"...

Un beso

Blackbird dijo...

Estaba ya dándole vueltas a las palabras y ¡zas! me encuentro con el cambio de imagen de tu blog. Ha quedado muy favorecido con la combinación lila-morado, y hasta pones un degradado. A mi hija le encantaría: su habitación es igual.

Me encantan tus palabras, como dijiste, el sustituto más potente de lo real, (si es que lo real existe), además son sonoras y en ocasiones tiernas. Deberías avisar a tus lectores que varias palabras son absolutamente aragonesas y no van a aparecer en ningún diccionario oficial, aunque se lo merezcan de sobra.

Pero en días como hoy, y después de la huelga de ayer, me salen palabras no tan suaves, pero sí con historia. ¿Cómo se dice ardillita en catalán? Más pistas: gentilicio de los habitantes de Santa María de Corcó (Osona).

Olvidando ese término grueso que mis amigos y la gente no se merecen, sí que es verdad que, con la que está cayendo, la mayoría tenemos el mismo estado mental: aplatanaos (¡Virgencita, virgencita, que me quede como estoy!)

Palabras para llorar, palabras para vivir…

Olga B. dijo...

Lamento no haber podido contestar en todo el día, la verdad es que se me ha complicado todo. Casi al filo de la medianoche, allá vamos:

Miguel, esa fidelidad para esta especie de cita que es cada entrada me emociona. Me gusta que te haya alegrado un poco tu noche frente al ordenador, entre cabezada y cabezada;-) Espero que te ayudase a tener felices sueños cuando por fin te rindieras. A mí también me gusta la noche, no puedo estirarla más porque a las siete me suena el despertador, ayyy. No importa que no comprendas todas las palabras, podemos paladear su significado imaginario…
Un fuerte abrazo.

Olga B. dijo...

Enrique… gracias. Me gustan tus saludos y, siempre, tus palabras (hasta cuando no te hace falta decirlas;-)

Olga B. dijo...

Pues sí, Diego, dada la vida que llevamos durante unos años, mientras los críos son pequeños, más vale acostumbarse a convertir cada momento en algo que recordar; primero, porque es verdad, crecen como espigas; segundo, porque prácticamente toda mi vida social consiste en ir de vez en cuando al pediatra (y voy poco, afortunadamente;-). O en vagar por parques varios, con un rugbylari que quiere huir a la mínima, je. Cuando una empieza a resaltar los ojos, las manos y los detallitos… es porque el estado general del edificio ya no es lo que era, pero lo importante es ser buenas personas, etc;-))))
En cuanto al poema, el comentario va para Los perros y la nada, sí. No puedo explicar los poemas, no lo sé. Me dejo llevar por esa fuerza, por esa pasión y por esa calma. También por esa tristeza. Te devuelvo el saludo “fuerte”, y nada, no preocuparse por mi rugbylari que sabe que somos colegas y, además, es muy pacífico;-)
Un beso.

Olga B. dijo...

Los críos son lo mejor del mundo, Veridiana, eso lo tengo clarísimo (a pesar de todo;-). Adrián empieza a estar muy mayor, me da pena pensar que me quedo ya sin bebés, sin chiquitines. Lo malo es que no puedes administrar sus ganas de jugar, sí. Dormidos están divinos. Cuando se duermen, me vengo aquí;-)
¿Aún andas por esos países raros? Cuídate mucho.

Olga B. dijo...

Black, he querido cambiar un poco la plantilla para el verano y ahora, aunque quisiera, ya no sé volver a la anterior;-) Va, da igual. Yo lo quiero todo azul, siempre, como tu hija. Es cierto que debí especificar que algunas de las palabras son aragonesas, pero no era una entrada para dar muchas explicaciones, en el fondo, no sé por qué pensé en esas y no en otras. Hay miles que me gustan. Seguro que mi intuición eligió con sus motivos, como siempre. La ardillita en catalán no me la sé, pero te veo cabreado, dímelo a mí que hoy he tenido una acumulación de trabajo de no te menees. En fin. Aplatanaos, exactly.
¿Sabes que busqué la canción para colgarla con la entrada y no la encontré? Yo la tengo en un disco, pero no sé cómo se cuelgan las canciones en goear para después enlazarlas. Una pena, porque me hubiera gustado mucho:
Palabras para cantar
palabras para reír,
palabras para llorar
palabras para vivir,
palabras para gritar,
palabras… para morir.

Fcº Javier Barbadillo Salgado dijo...

El idioma es un río de palabras, y conviene bañarse en él.
Gracias por el baño.

Olga B. dijo...

Me encanta nadar (y bailar;-)
Gracias a ti por compartir el chapuzón, Francisco Javier.
Un abrazo.

veridiana dijo...

Ya de vuelta,agotada y cansada,pero maravillada,ahora parto para Suiza a la feria de Arte "ART Basel" ¡ Qué cambio,señor! de la naturaleza y pobreza,al entorno de más personas ricas que se reunen en esta Feria.
Gracias Olga.

gbp dijo...

Qué "patata" de sobrinos tengo. Me imagino perfectamente la cara arrugada de Adrián, alargando el cuello y subiendo la barbilla como para anticipar la salida de su... "¡¡¡¡gormitiiiiiiii!!!!”. Me muero de ganas de verlos e irnos al pueblo a comer "morzadilla".

Besicos a montones.

Pd:Por cierto, me encantó el texto and the new look.

Antonio Azuaga dijo...

Qué elegante didáctica, Olga, esa del juego vuestro. Hacer gimnasia temprana con las palabras probablemente sea el entrenamiento más eficaz para jugar los partidos de la inteligencia. Cuando tenga muchas, regálale ésta tan borgiana: “Aleph”. Y dile, de paso, que es la que llevan buscando todos los hombres, desde que empezaron a serlo, en la literatura, en la ciencia, en la filosofía… Es la que contiene todas las demás.

Un beso.

Olga B. dijo...

Veridiana, justo por estas fechas, pero hace muchos años (en el 82) estuve en Suiza. Fue mi primer viaje al extranjero. La recuerdo limpia, ordenada, con sabor a chocolate... esos cambios te pueden descentrar, todo sea por el arte;-)
Un beso y cuídate también en Suiza, que todo tiene sus peligros.

Olga B. dijo...

Sister, iremos a comer morzadilla o incluso morcilla, qué manía le tengo a Edimburgo, en serio, lo llevo más o menos bien durante el año, pero cuando se acercan las fechas de que vengáis, me entra más ansiedad, qué curioso.
Adrián y Víctor se mueren de ganas por ver a sus primas, ya verás qué desbarajuste de palabras, acentos e idiomas;-))))
The new look ha cambiado dos veces esta seman, te perdiste el azul total, es que hay un nuevo juguete para las plantillas... seguro que al final vuelvo al simple y blanco, pero dejémoslo así un tiempo. Es entre clásico, desértico y pop. Me gusta:-)

Olga B. dijo...

Antonio, a mí me gusta el juego, pero ya has visto que casi tengo que jugar sola;-)))
Quizá por eso escribo.
Una intenta convertir el mundo lluvioso en algo mágico y le salen con Pilar Rubio a la mínima, ya ves, y con los gormitis dichosos, pero no importa, algo quedará (y yo soy inasequible al desaliento;-)
El Aleph llegará, a Víctor le encantará la palabra, estoy segura...
Se la regalaré de tu parte (y de la de Borges) en algún momento, para que sepa que pueden tenerse todas.

Un beso, maestro.

Fernando Gonzalez Seral dijo...

...hay días en que no se pueden sujetar!!!, ni gormitis, ni juegos de palabras. ...que le vamos hacer!
Un beso.

MªTeresa Gómez Puertas dijo...

La proxima vez me apunto a jugar con vosotros....me encantan esos juegos con los niños y la gracia que tienen con sus respuestas "gormiti" es genial para acabar este delicioso relato.
Besos,compa.....abrazos y pataditas.

Olga B. dijo...

Ay, Tere, a mí con los gormitis me pasa como con Pilar Rubio, que no me inspiran;-) Pero, oye, cada uno tiene sus palabras favoritas. Lo único que me gustaría es que pudieran elegir entre muchas y que nunca fueran de los que desprecian cuanto ignoran.
Se hace lo que se puede. A Dios rogando y con los críos jugando, jeje.
Besotes, viajera.

Olga B. dijo...

Hay días en que no se les puede sujetar, así es, Fernando. Demasiada vida en tan poco tamaño. Son un lujo de la biología;-)
Qué te voy a contar.
Un beso.

Mery dijo...

Bueno, es que me ha encantado todo, desde el asombro de la uve doble del pequeñín hasta el rosario de palabras gloriosas que escribes a continuación.
Estas entradas tan frescas te sientan de maravilla, no sé si mas aún que tus poemas.
Un besazo

Olga B. dijo...

Estas entradas me hacen disfrutar como una enana, y a mí lo que me encanta es ver que eso se transmite. Cada cosa tiene sus momentos, para escribir y para leer.
Gracias por estar en todos.
Besazo, Mery morena.

Cristian dijo...

Lo has vuelto a conseguir, consigo ausentarme de la logica y deducción que absorben mi dia a dia laboral tan solo leyendo estos cercanos relatos, permitiendome un símil infantil , para mi tu blog es, sin lugar a duda, "chufa" ....

Olga B. dijo...

¡Gracias, Cristian! Bienvenido a casa después de tanto y tan maravilloso viaje. Me alegro de que la entrada te haya hecho un poco más llevadera la jornada. Chufa! Hace tiempo que no recordaba ese significado. Buena palabra para la colección;-)

Julio Castelló dijo...

La magia... que tus palabras tienen.
Parecen las palabras de todo el mundo, pero no es así. Nadie las dice como tú.
Nadie las entiende como tú.
Y sin embargo...

Olga B. dijo...

Qué bonito, Julio;-)
Muchísimas gracias.
Todos las hacemos un poco nuestras, son de todos y a la vez son propiedad privada, son personales porque cada uno las dota de un contenido mucho más preciso que su significado común. Donde más se nota es en ls nombres propios, pero en todas pasa algo similar, si las vivimos.
¿Y ese sin embargo? Ay, los puntos suspensivos...

Anónimo dijo...

Por que no:)