martes, 25 de octubre de 2011

NO FEAR (VI premio internacional Poesía del Miedo- OLIFANTE)

Recibo hace unos días el correo de Trinidad Ruiz Marcellán en el que me anuncia que mi poema NO FEAR ha resultado galardonado con el premio del púlblico en  el  VI PREMIO INTERNACIONAL de POESÍA de MIEDO convocado por la editorial OLIFANTE.  Los autores participaban con un poema y un epitafio.
 
Los ganadores de este año son:

Premio del Jurado
Isacia Ninawaman

 
Premio del Público, ex aequo
Olga Bernad
Miguel Ángel González
Victoria Puig
Tania Salazar
José Verón Gormaz



En el acto del día 31 de octubre, además de la entrega de Premios, diplomas certificados realizados por el artista Ricardo V. Placed, contaremos con la presencia del director de cine y poeta iraní Mohsen Emadi, ganador del Premio de Poesía de Miedo el año pasado, que proyectará unas de sus últimas videocreaciones, y con las actuaciones musicales de Luigi Maráez, Âlime Hüma y Lamine.

Los poemas ganadores quedaran recogidos en el libro POESÍA DE MIEDO de la colección  PAPELES DE TRASMOZ.

Mi propia versión del miedo:

NO FEAR

Sabes que sí, que siempre tengo miedo,
que mi fuerza está hecha de temores.
No he crecido en valor sino en misterio,
esa forma poética y absurda
de nombrar lo escondido
para calmar al mar de la impaciencia.
Sólo sé que me asusta la dureza
de piedra en la mirada de la gente.
El valor hiela mi corazón. Me asusta
acabar siendo piedra sobre piedra
sepultada en los ojos de esa gente.

Me asusta
prostituir palabras para evitar verdades
que no se marcharán.
Y me asusta el silencio y las palabras
que arrojo hacia el silencio cuando la vida calla,
pues cicatrizan mal
las heridas abiertas con un cuchillo sucio.

(Me asusto yo despierta entre el miedo y el mundo,
como si no bastase ser feliz algún día,
como si nada nunca fuese a ser suficiente,
como si al aceptarlo firmase una derrota.
Entre tristes victorias se va, se muere el tiempo,
y yo no sé qué hacer para guardarlo,
para tenerlo cerca y respirando
a mis pies como un gato que nos permite a veces
tocarlo suavemente mientras está dormido).

Me asusta
que los deseos suenen a ruido de otros pasos,
que en la última luz, como en la noche,
los sueños estén llenos
de muchachas extrañas y feroces
-las que yo tal vez fui, las que he olvidado-
caminando descalzas
hacia playas que ya no mira nadie.

Que tú cierres mis ojos ante el miedo,
que yo cierre los tuyos
y los párpados cierren
un oscuro telón sobre la nada.

EPITAFIO

Dejé de tener miedo:
Imagina
lo que ahora tengo
y vive
como si no hubieras podido imaginarlo.

Nota de 27 de octubre: Nuevas recomendaciones de lecturas en el blog LOS OTROS.  Espero de que sean de vuestro interés: Sin noticias de Acuario (Paréntesis), de Reyes García-Doncel, reseña publicada hoy en Heraldo de Aragón; El tren de Cristal (Renacimiento) de José María Pérez Collados, publicada  también en la revista Artes y Letras del Heraldo el jueves pasado, y una breve nota sobre Dimensión de la frontera (Siltolá), el último poemario de Álex Chico.  Clic AQUÍ

60 comentarios:

Gemma dijo...

Desde luego, Olga, ese poema con epitafio quebrado pone los pelos de punta...:
"Que tú cierres mis ojos ante el miedo,
que yo cierre los tuyos
y los párpados cierren
un oscuro telón sobre la nada".

Y que todo termine asolado después para siempre por una muerte que no permite ya ni ser nombrada (asistida por las palabras, en realidad) ni mucho menos imaginada: la imagen desnuda y cruda del terror.

Me ha gustado mucho.
Un beso grande

Durrell dijo...

Impresionante.
Merecidísimo reconocimiento del público.

Ernesto Frattarola dijo...

Enhorabuena por el premio, Olga. Y qué bello poema, desde el inicio: yo también siento a veces que mi fuerza está hecha de temores.

Un abrazo

Ernesto

Manuel Arribas dijo...

Enhorabuena. Felicidades. Te lo mereces.

Olga Bernad dijo...

Gracias, sister, lo de escribir un epitafio... no me resultó nada fácil. Pero me parecía todo un reto, y -por diferentes circunstancias- escribir un poema sobre el miedo en estos momentos, también. Mi propia versión. Mi miedo. Ha sido una experiencia.
No soy muy dada a presentarme a premios, pero un premio del público es una cosa muy agradable, la verdad. Y me alegro mucho de que el poema te guste.
Kisses.

Olga Bernad dijo...

Muchas gracias, Durrell, de corazón, por esa fe que siempre tienes en lo que escribo.

Olga Bernad dijo...

Pues bienvenido al club, Ernesto:-) Piensa que eso nos hace muy fuertes... porque temores siempre nos sobrarán (a nosotros y a cualquiera que tenga un mínimo de sentido común). Y miedo me da dejar de tener miedo. Que otros se apoyen en su valentía, yo bastante tengo con reconocer mis miedos y, a pesar de todo, intentar dar lo mejor y no lo peor de mí.
Un abrazo.

Olga Bernad dijo...

¡Gracias, Manuel!

Jordi Doce dijo...

Enhorabuena, Olga! Me alegro mucho mucho por ti. Bs, J12

Olga Bernad dijo...

Muchas gracias, Jordi. Ha sido bien agradable recibir un premio, pero lo importante es haberme "atrevido" con el miedo;-)
Bs.

manuespada dijo...

Enhorabuena, Olga, merecido premio, escribir poesía de esta manera es muy difícil.

Olga Bernad dijo...

Escribir poesía es muy difícil, creo yo. Y muy pocas veces resulta complaciente. No importa, supongo que es lo justo.
Gracias, Manu.

Isabel Romana dijo...

Enhorabuena, olga, es una gran alegría ver reconocido tu trabajo, tu inspiración poética tan singular. ¡Disfruta mucho de esa velada y, sobre todo, de la satisfacción de ver tu esfuerzo recompensado! Un abrazo muy fuerte.

Olga Bernad dijo...

Es verdad, Isabel, mejor disfrutar estas pequeñas alegrías lo mejor que podamos. Aunque las lecturas públicas aún no he aprendido a disfrutarlas, pero bueno, estoy muy contenta.
Muchísimas gracias y un abrazo.

Aurora Pimentel Igea dijo...

¡que bien, Olga! Muchas felicidades, y no me dijiste nada el otro día chateando, serás... Un beso, guapa...

Olga Bernad dijo...

A mí con el chat ése me pasa como a mi abuelo con el teléfono, que no es lo mío y corto rápido;-)
Bueno, y que el cártel y el correo con todos los datos ni lo había recibido.
Lástima que no estés por aquí, Aurora.
Un beso.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Felicidades Olga. Un beso.

¡Grande!

Olga Bernad dijo...

Gracias, gaditano. Y uno más para nuestro Mar.
¿Quién dijo miedo? (Vale, yo, sí, pero como si no;-)))
Un beso.

Angós dijo...

A mí no me sorprende el premio, lo que me sorprende es el poema.
Felicidades. Te lo mereces.

Olga Bernad dijo...

A mí me sorprende sorprenderte (aún;-) Aquí lo que importa es el poema, pero también agradezco estas cosas, es la verdad, aunque supongo que hay algo de fortuna también. En fin, lo que sea: mil gracias.

Sara dijo...

Muchas felicidades por tan merecido premio, Olga. El poema es impresionante: cuánto conocimiento hay en esa voz... ¡y qué hermosa voz! Un abrazo. PD: El valor también me ha helado, a veces, el corazón.

RETABLO DE LA VIDA ANTIGUA dijo...

Enhorabuena doña Olga. Son unos poemas impresionantes. Y muy adecuados para estas tardes que son cada vez más cortas.

Saludos de su lector.

Olga Bernad dijo...

Ay, Sara, a mí a veces me lo ha helado y a veces hasta me lo ha roto. Pero con lo que hay es con lo que tenemos que contar. Yo cuento con mi miedo, con mi especie de valor, con mi voz y con las voces que amo.
Un abrazo y muchas gracias.

Olga Bernad dijo...

GdL, camino de noviembre (mes de mis tormentos) me cuesta menos escribir del miedo. Me cuesta menos porque la necesidad de hacerlo es mayor, es casi inevitable.
Gracias miles por la "impresión" y por la lectura.

José María JURADO dijo...

Enhorabuena, Olga.

Olga Bernad dijo...

Muchas gracias, José María.

Eduardo González Ascanio dijo...

Enhorabuena por el reconocimiento. Ya avisarás de los siguientes.

Olga Bernad dijo...

Bueno, mejor alegrarse por éste y no esperar demasiados, por si acaso;-) Muchas gracias, Eduardo.

entrenomadas dijo...

Felicidades, Olga.
Merecido premio,of course. El epitafio es excelente.

Kisses,


Marta


PD: Después de varios intentos he conseguido entrar y leer con calma.

Olga Bernad dijo...

Chica, yo tambièn tengo muchos problemas para abrir algunos blogs y para publicar en el face. Ya estamos acostumbrados. Lo de ponerte a escribir un epitafio es una cosa muy rara... creo que se contagió de mi desconcierto. Me parece lo más difícil de este asunto, y lo curioso es que me salió en diez segundos. No quise pensar más en ello. Cosas.
Gracias por la lectura y las palabras (y la insistencia;-)
Kisses.

Mery dijo...

No sabía yo que existiera un certamne sobre poesía de miedo, pero leyendo tus versos no me extraña que pueda haber belleza en los temores.
El epitafio es rotundo; en cierto modo lo veía venir pero no lo esperaba, lo que lo hace muy interesante.
Un beso, hoy de mañana

Toni Aznar dijo...

Enhorabuena Olga,la poesía está presente en cada acto del ser humano.

Toni Aznar

gbp dijo...

Cariño, a ti se te dan bien todos los temas. Terrific poem!
Enhorabuena.

Alice vio la luna... dijo...

¿Sabes una cosa, Olga? Desde que te he oído recitar, ahora leo tus poemas y les pongo tu voz. Me encanta tu metáfora del eufemismo "prostituir las palabras para evitar verdades".

¡Enhorabuena por el premio!

Un beso,

Olga Bernad dijo...

Mery, qué alegría verte por aquí otra vez, eso es que estás mejor, y gracias por la lectura hacia atrás de los post. Me parece que la poesía y el miedo son buenos amigos porque la poesía y las obsesiones son hermanas de sangre, y las obsesiones asustan. En estas fechas suelo releer algunos románticos ingleses, inyección total de pasión y estética. Y también de miedo. Un miedo invasor. Pero conviene salir de esas borracheras melancólicas. Luego compenso con la contabilidad, que es fría como yo cuando soy fría.
Beso menos nocturno que otras veces, pero ya retomaremos buenas costumbres:-)

Olga Bernad dijo...

Muchas gracias, Toni. No sé si está en cada acto, pero sí no estuviera al menos en la manera de mirarlo, no se podría hacer poesía jamás.

Olga Bernad dijo...

Sister, siempre imparcial, como más me gusta ;-) Mucha gracias. Ojalá estuvieses aquí para acompañarme el lunes… ¡Qué pena!

Olga Bernad dijo...

Arancha, a mí me pasa también lo mismo cuando he oído la voz de un escritor. Espero que esa voz de tu memoria haya temblado menos que la miía en directo;-)
Muchísimas gracias y un beso.

Dyhego dijo...

Olga, buen muestrario de miedos y expuestos bellamente.
Sin miedo, te mando saludos.

Olga Bernad dijo...

De la necesidad se hace virtud;-)
Muchas gracias, mesié.
Saludos de vuelta.

veridiana dijo...

¡Qué maravilla,Olga!
Eres un fenómeno.¡¡Felicidades!!

Un beso.

Olga Bernad dijo...

Vaya, gracias, Circe (por el entusiasmo;-)
Un beso.

Antonio Azuaga dijo...

El poema es impresionante, Olga; la cadencia, la armonía, las imágenes… Pero esto es lo de menos: la “impresión” que sacude el alma como un latigazo es la de su enorme autenticidad. No voy a insistir más en esto; sólo repetiré algo que de una u otra forma te he dicho muchas veces: la virtud de tu palabra es que convierte al lector en cómplice de lo que tu palabra siente.

Un beso tan grande como mi enhorabuena –que es enorme, aunque tardía como siempre–.

Olga Bernad dijo...

Tal vez lo que te convierta en cómplice, Antonio, sea una cierta complicidad previa;-) Pero gracias por pensar que es así en general, y gracias por sentir estas palabras y acompañarlas. Aquí nunca es tarde, todo esto lleva su propio tiempo.
Intentaré recordar lo que dices el lunes, cuando tenga que leerlo en público. Intentaré pensar que el que está enfrente de mí es como el que está al otro lado de la pantalla: alguien con quien sentir y compartir este miedo, que es algo parecido a conjurarlo.
Un beso.
.

Antonio Azuaga dijo...

No es necesario que el lunes lo intentes pensar, Olga: te garantizo que el que está “enfrente” de un buen poema siempre es “el que está al otro lado de la pantalla”… del corazón.

Leerás como los ángeles.

Olga Bernad dijo...

Bueno, bueno, ya veremos...
Intentaré, entonces, no pensar;-)

Reyes Garcia-Doncel dijo...

Un poema que no solo te acongoja, Olga, con imágenes sugerentes como "dureza de piedra en la mirada" sino que también está lleno de sabiduría. Dices grandes verdades, ... misterio, esa forma poética de nombrar lo escondido" o la magnifica reflexión : " cicatrizan mal las heridas abiertas con un cuchillo sucio". Me ha encantado.

Olga Bernad dijo...

Nuestra relación con el misterio es a veces un poco complaciente, sí;-) Procuré que el miedo de verdad asomase, mi miedo de verdad.
Me alegra mucho que te haya gustado, Reyes. Muchísimas gracias por tus palabras y bienvenida por aquí.

MªTeresa Gómez Puertas dijo...

la verdad es que te lo mereces muchisimo.....yo ya te habría dado dos....o quizás diez...no mejor uno por cada poema....enhorabuena

Olga Bernad dijo...

Bueno, pero a ti te cuento ya entre las opiniones objetivas tipo mi hermana;-)
Pero muchas gracias, Tere; oye, y a ver si puedes venir el lunes, que tu presencia me tranquiliza.

Blackbird dijo...

Los miedos que evocas son más ciertos y duros que cualquier visión de un espectro de Hollywood.

El miedo escénico no es uno de ellos. Adelante y felicidades por el premio.

Olga Bernad dijo...

El miedo escénico es real y profundo. A pesar de que hay quien crea que todo esto es muy divertido, las cosas son como son y son de una manera o de otra dependiendo de lo que te dejes en el camino y en los versos. De todas formas, el día que me lo tome con tal naturalidad que no me produzca ni pudor, posiblemente tampoco me interesará, así que... let it be o algo así:-)
Mil gracias, Black.

NINGUNO dijo...

Hola, Olga; no he podido remediarlo, he leído y releído tu poema del miedo y no he podido aguantar la tentación y sin/con tu permiso, lo he colocado en el blog... me pareció genial lo del premio del público, en realidad son los premios que dejan mejor sabor de boca.
Un abrazo
Mariano Ibeas

Olga Bernad dijo...

Muchísimas gracias, Mariano, por esa lectura y esa relectura. Siempre tienes mi permiso, ya lo sabes. Te guardo en las "caricias ajenas".
Un beso.

Anabel dijo...

¿Qué puedo añadir a parte de mi enhorabuena?

Que eres una poeta fantástica.

Besos,

Anabel

Olga Bernad dijo...

Muchas gracias, Anabel. Acabo de leer tu correo también. Nos vemos el 18. Te mando lo que pides en cuanto pueda! Dame un par de días...
Un besazo.

sergio astorga dijo...

Olga, el poema asusta de tan bueno, como si no lo hubieras imaginado.

Un abrazo sin miedo.
Sergio Astorga

Olga Bernad dijo...

Jejejejej, gracias, Sergio.
No fear, of course;-)
Abrazos de vuelta.

Julio Castelló dijo...

Enhorabuena, Olga. Por el premio, por el poema.
Es curioso, a mí lo que me aterraría sería que alguna vez algo (alguien) fuera suficiente.

Olga Bernad dijo...

Es que el miedo es lo más libre que hay, a cada cual le puede atemorizar una cosa distinta. A mí que algo (alguien) pudiese ser suficiente me produce una cierta sensación de descanso (que sólo acierto a imaginar;-)
Muchas gracias,Julio, hace pensar esto del miedo...