domingo, 23 de diciembre de 2012

La Navidad, el fin del mundo, la procrastinación.

Dos semanas apartada de estos pagos y la Navidad ha vuelto a casa. Con un futuro que todos pintan de negro pero sin fin del mundo (de momento) ni profecía Maya que se cumpla, yo vuelvo a poner el Belén deprisa y corriendo y pienso en cartas a los Reyes Magos.  Me doy cuenta de que lo único que quiero es tiempo. Ese que siempre se me escapa entre los dedos.  Tiempo para hacer. Tiempo para perder. Tiempo para ser. Y nadie sabe cuánto le traen cada año los Reyes. Pienso también en la gente que me falta. Cada fallecimiento, un pequeño y terrible fin del mundo, una estrella que se apaga, un no lo sé.  Cada vida, una antorcha que late, que aún late, que aún podemos mirar. Soles occidere et redire possunt, nobis,cum semel occidit bervis lux... etc.

He recordado esta nota que el año pasado, por estas fechas, encontré para mi sorpresa entre los papeles de mi hijo pequeño. Me entristeció entonces que ya hubiese entrado en el reino de la procrastinación, del cual nunca se regresa del todo. Esos "deveres" que siempre se dejan para mañana. Pero hoy, al volver a leerla, pienso en el coraje de hacer planes, de mezclar la obligación con la devoción y poner nuestra voluntad a hacer equilibrios con ambas y con  el tiempo, la brevis lux, la vida. Aquel día Adrián hizo muchas cosas. 

Aunque nada salga nunca perfecto, os deseo una feliz Navidad y un nuevo año lleno de planes, juegos, besos, trabajo... y "deveres" cumplidos.    

42 comentarios:

antonio dijo...

Precioso!

Felices fiestas en casa.

Durrell dijo...

Deliciosa nota de tu pequeño. Magnífica y sencilla reflexión la tuya, tan alejada de altisonantes palabras y tan hermosa.
Feliz Navidad.

Ernesto Frattarola dijo...

Me ha emocionado esa nota de tu hijo. Qué belleza. Feliz Navidad y 2013 para ti y todos los tuyos. Un abrazo

Dyhego dijo...

Felices navidades, Olga.
Salu2.

Olga Bernad dijo...

Muchas gracias, Antonio. Bienvenido por aquí y felices fiestas para ti también.

Olga Bernad dijo...

No tengo el ánimo para altisonancias, querido Durrell. No tengo tiempo y no tengo tendencia, además. Prefiero la
sencillez de Adrián:-)
Muy feliz Navidad.

Olga Bernad dijo...

Siempre aprendiendo de los hijos, Ernesto,-) Qué te voy a contar, si tú también tienes pequeñas en casa... que disfrutes mucho estos días con ellas.
Un abrazo.

Olga Bernad dijo...

Felices navidades para vos, mesié. Que descanses un poco. No pasa nada (hoy) por dejar algún deber para mañana,-)
Salu2.

Juan Manuel Macías dijo...

Ay, la procrastinación y qué pereza da pronunciar esta palabra :-) Yo también he dejado no pocos "deveres" para mañana, ese lugar siempre tan lejano, y cuántos exámenes me habré estudiado la víspera de mañana, cuando ese lugar ya no era tan alejadizo como suponía. Pero estoy también con Adrián, y su equilibrio entre el valor, el ser y el "dever" ser. Qué bonito texto, y qué cierto. Y qué bien traída esa breve luz de Catulo, pero luz al fin y al cabo.

Y a los mayas que les zurzan.

Feliz Navidad para ti, para Antonio, para Adrián y para Víctor y para todos los tuyos. Y todo lo mejor para el próximo año.

Besos.

Olga Bernad dijo...

Yo también he sido experta en procastinar estudios de exámenes hasta que no se podía más... algunos ya, como no se podía, los he dejado directamente sin estudiar, que es otra forma de solucionar las cosas. Da mal resultado porque la ansiedad la pasas igual. El "tengo que" es una tortura. Pero Adrián tiene mucho sentido común e inteligencia emocional o como diablos se llame ahora para llenar ese "tengo que" con placer y "dever", y eso llena a su vez el día, la brevis lux, de pequeñas luces. Jugar al fútbol, dar besos, estudiar las aves, dejar que nos estrujen los mofletes... todo eso lo tenemos que hacer, que sí, en el nuevo año,-)
Que pases también una feliz Navidad, Juan Manuel. Besos.

Angós dijo...

Parece o un poema, o a mí me lo parece...

Olga Bernad dijo...

Tiene algo de poema, sí;-)

Fernando Gonzalez Seral dijo...

...es muy bonito. Sobre todo la casilla que se ha dejado Adrian sin marcar,... "para mañana".
A ver este año, como nos viene. Espero que se cumplan todos tus planes y sobre todo que seas FELIZ, que es lo que importa.
besos.

Gemma dijo...

Feliz Navidad, querida Olga.
Y que ojalá cumplamos todos muchos deberes más. Abrazos desde una Almería llena de sol

Mora Fandos dijo...

Muchas felicidades, Olga, brevis lux, sed lux, ¿verdad?

Iseo dijo...

Esas notas son para guardarlas siempre. Qué lástima que los niños dejen de ser niños y dejen de escribir sin faltas. Ayer cantaba mi Dieguico el villancico de Rodolfo el reno y decía que tenía la nariz "roja como la rana" porque qué sabe él del color grana si no lo ha oido nunca??
En fin, que el tiempo pasa demasiado rápido, se nos escapa y yo quiero que pare. Que se detenga.
Te deseo un año lleno de buenos deseos y por supuesto que algunos se cumplan. Todos no. Dejemos alguno para el próximo año, como los "deveres".

Olga Bernad dijo...

Fernando, esa casilla dejada en blanco es una cosa muy humana, pero tiene algo terrible: es la huida hacia adelante, la pereza, el "vuelva usted mañana" de Larra... pero también la inocente confianza en que el mañana estará ahí para solucionar nuestras carencias del hoy. Esperemos que el nuevo año esté ahí para eso, o que al menos esté y sepamos aprovecharlo.-)
Que seas muy, muy feliz.
Besos.

Olga Bernad dijo...

Gemma, sister, que disfrutes de Almería y que eso te haga empezar el nuevo año con energía (solar) de sobra para que no se quede ningún "dever" sin terminar,-)
Kisses.

Olga Bernad dijo...

Brevis lux, sed lux,-) Así es, Mora Fandos. Se nos da en pequeñas raciones, lo que tarda un sol en salir y ponerse, y quizá sería bastante con que ni uno solo de los días se nos vaya completamente en vano. A ver qué tal nos sale esto en el nuevo año...

ONDA dijo...

Buenos propositos que espero se hagan realidad. Un abrazo navideño. Ellos los pequeños tienen su mundo que a veces tanto nos cuesta comprender...pero hemos de acercarnos mas pese a las prisas y nuestras cosas que deberiamos saber aparcar para darles a ello nuestro cariño.-

Olga Bernad dijo...

Yo también me paso la vida intentando atrapar el tiempo, Iseo, sobre todo desde que tuve a mis hijos... rojo como la "rana", no me digas,-) Todavía Adrián cree en los Reyes Magos, pero sé que quedan pocas navidades, quizá una más, como mucho, antes de que descubra que no, que no vienen por la noche, que no se comen los bombones que les dejamos en la ventana... Echaré de menos que ya nadie en casa se lo crea.
Este año solo voy a pedir deseos urgentes o muy importantes, no hay que pedir de más, que estamos muy en crisis!

Άτη Σολέρτη dijo...

¡Que texto emocionante!
Que el sabio paso del tiempo inspire siempre desde las galerías de la memoria.
¡Envío a usted mis mejores deseos!

Ati Solerti

Fcº Javier Barbadillo Salgado dijo...

Lo mejor para ti, Olga. Y que todos lo veamos.

Olga Bernad dijo...

Es verdad, Ignacio, a veces nos cuesta comprender ese mundo. Pero hacerlo es conectar con la mejor parte de nosotros mismos, una que cada vez queda más lejana...

Olga Bernad dijo...

Querida Sofía, ¡qué alegrón verte por aquí! Que el tiempo nos inspire, sí, desde la memoria (y la paciencia,-)
Mis mejores deseos para ti también en este nuevo año que pronto estrenaremos.

Olga Bernad dijo...

Que todos veamos cumplirse algunos deseos importantes este nuevo año, Francisco Javier, aunque no sean los mejores. Yo con los normales ya me conformo,-)

veridiana dijo...

Qué preciosidad Olga,siempre llegas al corazón.
El no tener tiempo es juventud(decía mi abuela)que tenía mucho.
Guarda dibujos y notas de tus hijos,cuado tienes mil años, y te los enseñan tus padres, te invade una gran ternura...

Pasa unos días felices,para el 2013...¡¡Seguro que mejores!!

Besitos.

Olga Bernad dijo...

Me apetece mucho pensar que tu abuela tenía razón, Veridiana, me hace sentir muy joven.-)))) Bonita frase, que en parte es cierta. La verdad que uno quiere hacer de todo porque todavía tiene ganas. La pena es que queda esa sensación de hacerlo todo a medias, revuelto, deprisa y con menos dedicación de lo que a uno le gustaría. Me pasa hasta con este pobre blog, que este año no ha pasado, de nuevo, de las 30 entradas. En fin, a ver si en el 2013 mejoramos todo un poco, cada uno dentro de sus posibilidades, trabajamos mucho y bien... y que esto incluya a los políticos, por Dios, porque la situación general es de las peores que recuerdo en mi (joven) vida,-)
Un beso y todo lo mejor para ti en el nuevo año, Circe. Disfruta de las fiestas.

Alfaraz dijo...

Para el 2013 quiero lo mejor para los cuatro. A pesar de todos los silencios.
2b.

Olga Bernad dijo...

Este es un juego de silencios y palabras, todo es bien recibido y todo se da mutuamente sentido. Me alegro un montón de volver a "oírte" por aquí y te deseo un buen año (como en los vinos... que no se me olvida que te debo una botella,-) Antonio te manda un saludo y yo 2b.

RETABLO dijo...

"El coraje de hacer planes". Eso es vivir. A Ortega le habría gustado esta afirmación.
Que Dios nos conceda alegría y conocimiento para el próximo año.

Olga Bernad dijo...

Pues supongo que sí, que eso es vivir, una mezcla de hacer planes y calcular con más o menos acierto el remanente (razonable) de lo que nunca acabaremos del todo. Que nos conceda ganas de tirar hacia delante, me parece que el 2013 no viene dando facilidades así que tendremos que arrancarle algunas felicidades. Como sea (pero mejor siempre con conocimiento, sí,-)
Mis mejores deseos para usted, GdL, y un abrazo.

Julio Castelló dijo...

Llevaba días pensando en visitarte... Veía en mi blog (en el que he estado entretenido aprovechando estos días de "vacaciones" y lumbalgia) tu reciente entrada mientras armaba las mías y... procrastinaba. Porque a veces el día no da para más, y porque las cosas llegan cuando tienen que llegar. Casi siempre entendemos la procrastinación como un defecto, un vicio. A mí me ayuda a menudo a valorar con justeza, a encontrar los tiempos adecuados, a filtrar "deveres" que, en realidad, no lo son o no tienen por qué serlo... Me alegro ahora de haber retrasado mi visita a tu blog, por ejemplo, porque ahora puedo demorarme y disfrutarlo como en otro momento no hubiera podido.
Felices saturnales, Olga. Y que la tierra nos sea ligera también en vida. Besos.

s777 dijo...

Mis once preferidos de Catulo... en su día lo utilicé como colofón para un libro muy especial.

Qué entrada tan hermosa, Olga.

Todo lo mejor para este año. Sé que lo tendrás, confío.

Un beso.

Antonio Azuaga dijo...

Deliciosamente humana tu entrada, Olga; y humildemente divina. Tanto, que me ha traído a la memoria aquel precioso soneto de Lope (¡cuál no lo será!) que acaba en la confesa humildad de un interminable aplazamiento:

“¡Y cuántas, hermosura soberana,
‘Mañana le abriremos’, respondía,
para lo mismo responder mañana.

Gracias: me has recordado el tiempo y las deudas de mi dejadez. En días como éste (hoy es 31), es lección fundamental.

Feliz año, Olga, y un beso fuerte.

Olga Bernad dijo...

Julio, es una buena forma de verlo: retrasar cosas nos ayuda a filtrar, lo que parece importante no lo es a veces tanto. Creo que nos dejamos agobiar por demasiadas cosas, es cierto, y disfrutamos muy pocas. Yo estoy ahora finalizando un par de días de descanso (con muy mala conexión) y espero que empezar el año tranquila me ayude a continuarlo con ganas pero sin agobios. La mayor parte de las cosas no están en el fondo en nuestra mano, vamos a ver si nos centramos al menos en todo aquello que podamos (y debamos) hacer. Ni más ni menos. Como disfrutar un rato leyendo a los amigos... y que la tierra nos sea ligera también en vida, sí, que el año viene casi amenazando,-)
Un montón de besos.

Olga Bernad dijo...

Todo lo mejor también para tí y los tuyos, Francisco. Año de Nieves, año de bienes, jejejejej. Años de Nieves por delante para disfrutar; en tu caso, el 2013 es solo el principio,-)
Una pequeña luz que nunca se te apagará.
Un beso.

Olga Bernad dijo...

Lección a un maestro, nunca;-) Inspiración para el nuevo año, si acaso. Ya lo hemos comenzado, Antonio, seguro que pronto empezamos a fallar... pero también a acertar. A ver si la resultante nos sale positiva. A ver si no desaprovechamos ese insistente regalo que se nos da en dosis en forma de días, en forma de amor gratuito, de soles que se ponen para volver a salir y que desaprovechamos tantas veces:

¡Cuántas veces el ángel me decía:
Alma, asómate agora a la ventana,
verás con cuánto amor llamar porfía!

Lope for ever,-)
Un beso, maestro. Y muy, muy feliz año.

Gbp dijo...

Cariño , pásale a Adrián el apoyo total de su tía con sus planificaciones . Los "deveres " para mañana ... My New Year resolution! ...nothing new.
Besitos a los dos.xxx

Olga Bernad dijo...

¡No le pienso jalear la tendencia! Aunque a veces hay que hacer como Escarlata O´Hara: ya lo pensaré mañana;-)
Mañana lo que me voy a pensar yo es otra entrada... que la Navidad, así, de repente, se ha quedado atrás. Pasado efímero.
Muchos besos a todos.

Blackbird dijo...

Todo el tiempo programando lo que vamos a hacer el resto del tiempo (si queda).

John Lennon decía que la vida es lo que pasa cuando estás ocupado haciendo otros planes.

A veces está bien dejar que las cosas sucedan y nos lleven por caminos improvisados.

Besos y feliz año Olga

Olga Bernad dijo...

No te preocupes: las dejemos o no, las cosas siempre suceden y nos acaban llevando por camimos improvisados;-) Uno hace cuentas y le salen rosarios. Sin embargo, no está de más planear sobre el tiempo, es como volar en sueños -o en intenciones- sobre él. Buen vuelo para este año, Blackbird, que las alas aguanten!
Muchos besos.