miércoles, 5 de diciembre de 2012

De rendiciones (Himnótica IV)

A veces me gustaría formar parte de un ejército, de un coro, de un grupo poético, de una asociación de madres, de una tertulia parroquial, de un club de fans, de un partido político, de una secta.  Para cualquiera de esas cosas me ha faltado siempre convicción, madera, disciplina. Ganas.Y sin embargo ahora pienso en ello y me produce un sentimiento de descanso tan dulce como una tentación. No preguntarte una vez más cosas que ya están respondidas, no buscar el tono en el silencio o entre el ruido (donde no se oye nada, tampoco), que al final te hagan un funeral bonito. De un ejército ruso, sí, con ese idioma tan de ejército y tan dulce, con ese alfabeto del doctor Zhivago. Me gustaría luchar con mis amigos, cantar con mis amigos, creer con mis amigos, ganar con mis amigos, perder con mis amigos, sonreír pronunciando Kalinka (ka-lin ka-ka-lin  ka-ka-lin  ka-ka-lin...). Qué  hermosa es esa voz sostenida por todos los soldados. Qué hermosa es esa voz.  No estoy hablando en broma.  Y por qué tengo entonces la sensación de que pensarlo es rendirse. Y rendirse ante quién, si solo querría cantar con todos. Y yo, qué cansada estoy.




Nota de 7 de diciembre:  Un amigo me envía un vídeo. Hay cosas que solo se pueden hacer (bien) con otros. Y no tienen que ver con rendiciones sino con victorias. Y alivian el cansancio.  También es verdad.  Reconozcamos al menos que la publicidad es el último reducto de la genialidad. First we take the bus, then we take Berlin (he pensado).

video

18 comentarios:

Durrell dijo...

Afortunadamente siempre habrá jinetes solitarios espléndidos en su cansancio.
A Dios gracias.
Hablen en broma o en serio.

Olga Bernad dijo...

Yo hablo en serio (aunque no puedo evitar deslizarme hacia la ironía, pero hablo en serio). ¿Afortunadamente para quién? ¿Para el espectador de la bella imagen? Cansancio mortal. Quiero cantar Kalinka y ser feliz y todas esas cosas.

Dyhego dijo...

Olga:
La vida del lobo solitario es muy dura y, a veces, la tentación de unirse al rebaño es muy fuerte.
Por otro lado, participar de una alegría compartida es muy placentero.
Y, por otro lado, tanta disciplina, tanta simetría, tanta perfección... asusta un poco, la verdad.
Y, por otro lado, yo qué sé. Mis dudas revolotean por ahí.
Salu2 kalinkeros.

Miguel Cobo dijo...

Creo que fue Groucho el que dijo aquello de "la justicia militar es a la justicia lo que la música militar es a la música".
Seguro que llevaba razón.Con una sola excepción: La interpretada por los coros del ejército ruso, Olga Pavlova.

Olga Bernad dijo...

jejejej, Miguel. También dijo aquello de que nunca formaría parte de un club que admitiese su presencia,-) Groucho for ever... pero cómo me gustan las excepciones. Quizá por eso me gusta la poesía, porque es el reino de la excepción. Quizá.

Olga Bernad dijo...

Me pasa algo muy parecido, mesié.
Creo que no puedo evitar buscar lo simétrico y lo perfecto como no puedo dejar de buscar cierta compañía, y ese tipo de felicidad tan seductora que sientes al formar parte de algo, la seguridad... pero a la larga me ahogan (y frecuentemente me asustan). El arriesgado calor de los semejantes. Por otra parte, se cansa uno de intentar comprenderlo todo varias veces. A veces quiero unos buenos conmigo, unos malos enfrente y a vivir, que son dos días:-)
De todas formas, cómo me atrae esa voz y esa especie de felicidad.
Saludos kalinkeros, mesié.

gbp dijo...

Querida Olga,me sorprende mucho que no recuerdes que formaste parte del grupo de las “Hermanas Dindis“, su disciplina de ensayo era totalmente militar e intensiva. En fin, te disculparé porque creo que elegimos el camino adecuado yendo por solitario.
Besitos, descansa y canta cariño, canta!

Olga Bernad dijo...

Más que grupo, era dúo, que es lo más cerca que he estado de pertenecer a un grupo jamás (eso, y el equipo de baloncesto,-) ¡Me acuerdo todas las navidades de aquellas intensas sesiones de ensayos! A pesar de ser muy militares, eran también muy artísticas, como los coros rusos,-))) Y sí, gran acierto seguir nuestro camino de equilibristas en solitario... así cuando un salto mortal nos hace estar a punto de rompernos la crisma no nos sentimos mutuamente culpables, jejejeje. Descansaré y cantaré. Y ya veré. Lerelé. Besos para todos.

veridiana dijo...

Jaja,visita Muscú,te gustará.

Las envidias,los odios,la solidaridad,la renuncia,la disciplina,contaba mi abuelo,militar de Caballería.

Para mi funeral,musíca de Purcell:Canto para el funeral de la Reina Meri.Me encanta.

Me voy de descanso...Besos.

Olga Bernad dijo...

Tu funeral es cosa de la que no hay que hablar, Circe, pues las diosas tienen la (mala) costumbre de ser inmortales, jejeje. por lo demás, estoy segura de que Moscú me encantaría: esas torres como bulbos, tan sensuales, ese frío que pela, esos gorros rusos, esos militares de caballería... aunque, la verdad, me lo imagino todo tan bien que lo mismo vuelvo simplemente helada. Me pasa mucho con la realidad: tengo encontronazos. Y a la vez es el único sitio que nunca hay que olvidar.
Buen descanso, querida. A saber a dónde te vas ahora...

Le poinçonneur dijo...

Como sabes, no se me antoja nada más divertido que preparar el propio funeral.

Yo para el mío, y también como sabes, exijo barra libre de gintonics y a algún travestido de Dalida que entone el "Mourir sur scène".

No faltes.

<3

Olga Bernad dijo...

Si tengo que asistir a semejante sarao me pondré de gintonics hasta las orejas, I promisse, amol... pero no me gusta pensar en el funeral de un chico como tú, que ni siquiera ha tenido la decencia de alcanzarme cumpliendo los cuarenta. Una vez que los cumplí yo, no le acabo de perdonar a nadie que no los tenga;-)

Dalila me gusta, Mourir sur scène es taaan torero...
<3 <3

Iseo dijo...

Uff, que pereza pertenecer a ningún grupo. Para mí dos es el número máximo, ya ves... Uno soledad, dos compañía, tres...
No hay necesidad de más disciplina de grupo, ya hay bastante en todo lo que nos rodea. Yo, a mi aire.
Besos, guapa!!

Olga Bernad dijo...

Supongo que hay cosas que se deben hacer a dúo, otras que debemos hacer solos y otras para las que no viene mal unirse a otros. El problema es cuando se mezclan conceptos indebidamente. Cuando no pensamos nosotros, sino que dejamos que el grupo lo haga por nosotros... pero también cuando no pensamos ni con los demás ni en los demás, sino solamente en nosotros mismos. Todo eso suele llevar al fracaso, a la tristeza y a la injusticia.En fin, ya lo resumió aquel glorioso chiste: ¡organización!
Un besote, Iseo, a ver si quedamos para contar algún chiste (o algún chisme,-),que hace falta alegría en estos tiempos.

Prestiti Inpdap dijo...

Me identifico contigo,tambien yo hubiese querido hacer esas cosas ,pero al igual que tu por falta de convicciòn mo las he hecho.Me encantò tu post.

ONDA dijo...

Pues si yo tambien me lo he planteado club de lectura o algo parecído, En su día fui socio del Real Madrid pero eran otros tiempos y me sentía del grupo madridista entre apretones en el fondo Sur, y abalanchas cuando santillana remataba la cabeza

con bocadillo en mano.

Ahora todo eso cambio y todo el mundo está sentado

Muy agradable el coro

Y muy feliz Navidad para tí y todos los tuyos

Olga Bernad dijo...

Me alegro de que te haya gustado, Prestiti. Gracias por tus palabras.

Olga Bernad dijo...

Muy feliz Navidad, Ignacio. Llevo un par de semanas algo apartada de estos mundos...¡y me ha pillado la Navidad! A ver si actualizo,-)
Ojalá, ya que no se ha acabado el mundo, formemos en estos días -al menos- un buen grupo con la gente que queremos y aún tenemos aquí. No es poco.
Un beso.