jueves, 26 de enero de 2012

...qui est le mien (Suspiros de España)



Lo imaginé hablar de su país con una tristeza que me resultaba familiar.  Quizá los países son distintos como lo son los hombres, pero las tristezas se parecen como una lágrima a otra. Patrias perdidas que crecen en los recuerdos y voces que se mezclan. Écoutez-le chanter, las playas parameras al rubio sol durmiendo avec la mer du Nord pour dernier terrain vague, y allí la voz dispuso que hablase tu silencio: quiso Dios con su poder jugar con fuego y rayos de sol. La vida con la historia, tan dulces al recuerdo.

Pero yo no sé cómo son tus recuerdos. Ay, señor, quién serás tú, dorada y reina en el interior, avec des cathédrales pour uniques montagnes. Yo puedo ver, cuando te miro… Y aunque no sé con qué sueñas, sé que quieres navegar.

Quisiera consolarte (quand les fils de novembre nous reviennent en mai) y, sin embargo, pensar tu nombre ahora envenena mis sueños.


Deudas: Dobles gracias a Emma Gunst: AQUÍ y AQUÍ;  y gracias de nuevo  a los chicos de Sopa de poetes.  Tengo una Nostalgia muy afortunada.

22 comentarios:

Dyhego dijo...

Bonita canción la que nos propones hoy, Olga.
El amor por la tierra que nos vio nacer siempre tiene algo de nostálgico. Lástima que la palabra "patria" esté tan sobada.
Saludos plenos.

Durrell dijo...

¿Es el nombre de la patria o el del hombre el que envenena tus sueños? En esa mezcla de voces parece mezclarse también la intención.

Bella confusión de suspiros, Cernuda y Brel. Qué sencillamente lo haces.

Olga Bernad dijo...

Es cierto, Diego, las grandes palabras siempre están en peligro de muerte. Pero es sólo una impresión. Un amigo recordó hace poco una cita de JRJ que viene como anillo al dedo: "Las palabras, como las ondas y las alas, son siempre vírjenes".
Algunas, más.
Saludos agradecidos.

Olga Bernad dijo...

Durrell, si te lo digo todo sabrás tanto como yo;-) Dejemos la confusión de suspiros a su aire, y que cada palabra respire como quiera, sencillamente.
Gracias por unirte a la ceremonia (e incluso a la confusión;-)

RETABLO dijo...

Suspiros de España es emocionante. Y la canción de Concha Piquer "En tierra extraña" es única: Nueva York, la ley seca, Nochebuena, españoles que podrían ser trabajadores, boxeadores,toreros o desterrados. El exilio debe de ser terrible.

Saludos de su lector.

Olga Bernad dijo...

Ahora hay también mucha gente joven que se va fuera por cuestiones de trabajo, pienso en mi hermana y en otros, también en los que vienen aquí desde África y América. Pienso, sobre todo, en la gente que permanece muchos años fuera y está condenada a sentir dos nostalgias enfrentadas para siempre, vuelva o se quede.
Lo cierto es que hoy, incluso desde dentro, este país me duele. Y me gusta. Es el mío.
Saludos, GdL, gracias por su lectura.

RETABLO dijo...

El dolor de España.
¿Les duele a los ingleses Inglaterra?, ¿a los franceses Francia?, ¿a los noruegos Noruega?. ¿Sólo nos pasa a nosotros?.

Olga Bernad dijo...

Yo creo que sí, que el sentimiento original será parecido, si bien la forma de expresarlo variará por las tendencias naturales y hasta culturales. Aquí somos muy dados (en parte con razón) al sentimiento trágico. Y tal vez un poco más de buena voluntad evitaría mucho drama. Es menos literaria pero es muy eficaz para la vida en general. No lo sé. Para pensar, su comentario.

Angós dijo...

Tampoco es lo mismo un exilio solo económico o laboral que un exilio a punta de pistola.

Olga Bernad dijo...

No, nada que ver. Pero, en el fondo, si no puedes vivir en tu país, también te están echando. Y cada dolor duele en cada momento y a cada persona como si fuera único.
Digamos que el texto recoge la tristeza (y la rabia).

Mery dijo...

Bonito puzzle de frases para un único sentimiento.
Hay cantantes y canciones que siempre serán clásicos...por algo será.
Un beso

Olga Bernad dijo...

Mery, qué alegría verte de vuelta por estos mundos! Me sonaban unas canciones y otras a la vez, se me mezclaban como los sentimientos. Este hombre me conmueve. ¿Por qué unos nos conmueven y otros nos dejan indiferentes? Por algo será, es verdad;-)
Un beso.

Anónimo dijo...

VÍRGENES CON G.

Olga Bernad dijo...

No, querida anónima, es una cita textual de Juan Ramón Jiménez, el de la "intelijencia". ¿Te suena? Me molesta mucho dar lecciones, pero para creer que otros pueden tomarlas hay que tener un poco más de nivel. Deja de sufrir y de hacer el ridículo. Y no escribas con mayúsculas, que es de mala educación.

las afinidades electivas - España dijo...

Como amo esta canción!
Tengo Nostalgia de Bélgica sin haber estado nunca! ¿Será posible?

Besos desde la nieve!

Agustín

Olga Bernad dijo...

A mí me pasa igual, hermano. De hecho, a través de Jacques Brel y esta canción, yo tambien siento un poco "qui est le mien". A lo mejor a los belgas nos pasa como a los de Bilbao, que nacemos donde nos da la gana;-)
No te quites tu gorro ruso, que estás muy guapo entre la nieve!
Muchos besos.

veridiana dijo...

Me has recordado a Gioconda Belli,(te veo un parecido con ella,tan vitalista y sensual)
"Hay un paisaje húmedo
creciendo árboles de copas desaforadas en mi alma.
Me persigue
con el dolor de un paraíso perdido"

Un beso,también desde la nieve.

Olga Bernad dijo...

Lo que soy es ciclotímica;-) a veces vitalista y a veces pesimista. Todo me pone a cien y todo puede dejarme, al final, una serena frialdad que me espanta. Pero "hay un paisaje húmedo..." indudablemente, aunque esa humedad caiga, como ahora, en forma de nieve;-)
De todas formas,Circe, tú siempre me miras bien.
Y yo siempre te lo agradezco.
Un beso.

veridiana dijo...

Será porque eres guapa y lista,como diría mi padre,jeje.

Olga Bernad dijo...

No te creas, nunca se es lo suficientemente listo como para entender este mundo cruel. Por eso la poesía. Si todo fuese perfecto, no la buscaríamos. Ni ella nos saldría al encuentro.
(Pero gracias, mujer, que hasta a las morenas se nos acaba notando el sonrojo;-)

Juan Manuel Macías dijo...

"Quizá los países son distintos como lo son los hombres, pero las tristezas se parecen como una lágrima a otra." No lo hubiera dicho mejor. Exacto. Y precioso. Y Juan Ramón Jiménez estaría orgulloso, porque cuánto patoso hay en el universo mundo, por cierto, por dios, por dios. Vivan las jotas. Las ortográficas y las de bailar (a veces :-)
Besos.

Olga Bernad dijo...

Jajajajajaj, no sé si el amor de Juan Ramón Jiménez por la jota sería extensivo a los coros y danzas patrios (imagen terrible ahora mismo en mi cabeza;-)No merece más comentario la metedura de pata, pero la intención es para reflexionar. Es atrevida y soberbia la ignorancia (y la mala leche). Aquí estamos un poco al pairo de todo eso. Pero, en fin, al final ha servido para alegrar este texto tan triste. También las sonrisas se parecen un poco unas a otras. Y el hombre es el único ser de la creación que sabe reír, aunque tantas veces tenga que llorar.
Besos y gracias.