miércoles, 11 de enero de 2012

The Lord of song



Mil noches he dormido
junto a ti sobre un tiempo que no era.

Eras la cruz de roble en mi memoria
(prometí arder así mientras volvías)
el muro que protege la locura
o solo el enemigo
que caminaba entonces por ciudades heridas,
cuando yo no existía
y amabas del dolor la sangre y la belleza.

Mi pecho fue una hoguera de manzanas.
Tu última voluntad será la mía.


26 comentarios:

gbp dijo...

Hallelujah!. Ya sabes como me gustan tus poemas cortos, cariño. Tienen la brevedad de todas las cosas buenas. Precioso.

y amabas del dolor la sangre y la belleza.

Mi pecho fue una hoguera de manzanas. Me encanta este verso!

Leonard Cohen acompaña de maravilla. Tienes que escuchar la versión de Jeff Buckle, te gustará también.

Muchos besos.

Eduardo González Ascanio dijo...

Hermosísimo texto.
La foto pequeña en blanco y negro también está muy bien.

Saludos.

Durrell dijo...

Espléndida arquitectura para alojar un canto de pasión que produce sensaciones contradictorias e intensas. Es terrible amar "del dolor la sangre y la belleza" pero es hermosísima esa hoguera de manzanas, a la vez pecado y purificación.
Impresionante y complicada sencillez.

Olga Bernad dijo...

Gema, para una vez que llegas la primera no te puedo contestar ni publicar hasta las mil! Sorry. Las cuestiones de intendencia se me han complicado (como sabes).
Sé que te gustan cortos, pero es que cada uno debe salir como es, yo no busco que sean cortos o largos. La brevedad puede favorecer la intensidad... o no, a veces solo es un espejo de inconsistencia, una perezosa forma de intentar golpear, un asunto más cansino que el poema más largo.
¿Jeff? The Lord of song es uno;-)
Kisses.

Olga Bernad dijo...

Muchas gracias, Eduardo. Para mí este poema tiene algo de oración (quizá por eso me sonó el Aleluya) y me alegro de que te guste.
Y la foto, pues bueno, ya tocaba cambiar, y además tiene que ver con mis planes inmediatos. Ya contaré más adelante.

Olga Bernad dijo...

Gracias, Durrell. Tu lectura es un lujo.
A la vez pecado y purificación. Puede ser. Me dejas pensando...

Juan Manuel Macías dijo...

Qué hermoso poema. Esa "hoguera de manzanas" es una imagen tremenda. Y, como toda buena imagen, en poesía, algo que no se ve con los ojos. Música verbal a la que cada cual le pone su letra.
Besos.

Alice vio la luna... dijo...

Bellísimo poema de amor...

Un beso enorme,

Olga Bernad dijo...

Imágenes que no se ven con los ojos. Sería una buena definición de poesía... si nos importara algo definirla (que vendría a ser como ponerle fin:-). Esa hoguera de manzanas. Quizá tenga dentro la misma dualidad que "the holy or the broken Halleluyah". No lo sé. Sois vosotros los que estáis dando luz a esa hoguera.
Besos.

Olga Bernad dijo...

Arantxa, poemas de amor... qué riesgo;-)
Me alegro mucho de que te guste.
Un beso.

Dyhego dijo...

Olga:
Siempre es un placer leerte, no lo olvides.
Saludos.

Olga Bernad dijo...

Muchas gracias, Diego, es un placer que te guste;-)
Saludos.

manolotel dijo...

Llego hasta aquí desde la posada del amigo Alfredo y, una vez leído este magnifico poema de la memoria, no me he resistido a visitar casi tus entradas antiguas. Es un poco penoso el proceso, pero ha merecido la pena. Seguro que volveré en ese tu tiempo hasta el primer post; descubro a una escritora original y magnífica. Uno busca, creo, en la literatura aquello que no es o no escribe o que no vive. Vivir en la poesía como tu haces debe ser maravilloso.

Ya sé que no te gusta la palabra entrañable, así que un saludo cordial (¿o, cordial tampoco?)

Olga Bernad dijo...

Jejejejej, ¡odio la palabra "entrañable"!, sin embargo soy muy partidaria de la cordialidad, siempre que sea posible. Y me esfuerzo en ella (aunque sé que tengo algo de seta aragonesa, pero hay que domarse un poco;-)
Eres muy bienvenido a esta casa, Manolo, y me pasaré a conocer la tuya. Me gusta que nos hayamos conocido a través de una posada tan nocturna y discreta, en el sentido etimológico de la palabra.
Lamento que la lectura de las entradas antiguas no sea muy cómoda. No hay tampoco muchas para más de tres años: unas ciento setenta, creo. Tienes en la columna derecha, por abajo, un archivo del blog que quizá te facilite la lectura, y también un buscador.
Yo no sé exactamente qué busco en la literatura, pero sé que jamás he dejado de buscar. Gracias por acompañar esa intención con tu lectura.
Un (cordialísimo) saludo.

veridiana dijo...

Qué guapa!!Pareces una actriz de Hollywood,

Qué belleza de poemas posee tu mente!,¿quién te inspira...?

Un beso.

Olga Bernad dijo...

The Lord of Song;-)

Me parece que tú me miras bien... y yo te lo agradezco, Circe.
Un beso.

las afinidades electivas - España dijo...

Como a José Manuel, a mí también me parece tremenda, además de deliciosa, la "hoguera de manzanas", feliz imagen, estupendo poema!

Agustín

Olga Bernad dijo...

¡Gracias, Agustín!
Una hoguera terrible con olor a caramelo, así me la imagino;-)

sergio astorga dijo...

Olga, oración y sacrificio. El abandono final que es la verdadera cópula de la entrega.

Cruelmente bello y magnánimo.

Abrazos a destiempo.
Sergio Astorga

Olga Bernad dijo...

Vaya, Sergio, qué cosas más bonitas (y contradictorias) te ha sugerido.
Creo que tu comentario traduce un pensamiento de poeta.
Esos abrazos nunca son a destiempo y especialmente hoy son muy bienvenidos.
Que vuelen de vuelta;-)

Antonio Azuaga dijo...

Me pierdo muchas cosas importantes últimamente por culpa de mi desidia. Sin ir más lejos, reencontrarme con tu palabra. Debo corregir esto porque es del género tonto seguir viviendo sin leer a quienes más lo merecen.

Felicidades por el bello poema y por todo lo demás que nos has regalado en este enero.

Un beso.

Olga Bernad dijo...

Me acuerdo de ti a veces y pienso "otra vez de viaje". Y pienso que volverás con un comentario cualquier día, y escribo y espero como quien espera a un amigo que volverá con un regalo. Así que aquí estamos, enero casi cumplido, intentando oír canciones y escribir versos. Que no es fácil.
Pero si a usted le gustan, habrá que seguir haciéndolo (no vaya a ser que, de lo contrario, se te olvide el camino de vuelta;-)
Gracias, Antonio, y un beso.

MªTeresa Gómez Puertas dijo...

Dios mio,que hogueras más buenas para arder,manzanas.....magnifica....

Olga Bernad dijo...

Arder siempre tiene su peligro, compa; pero bueno: si hay que arder, que haya madera (o manzanas;-)

Gracias!

cessione del quinto dijo...

Precioso, lo de la hoguera de manzanas es sencillamente precioso. Un abrazo fuerte y hasta pronto.
Sara M.

Olga Bernad dijo...

Muchas gracias, Sara M. Bienvenida.