martes, 11 de enero de 2011


No te amaré si no te nombro nunca.
Así será
o será
-tal vez lo sea-
como si así sencillamente fuese.

Olga Bernad




Nota: Os espero el sábado, 19 de febrero en La campana de los perdidos (22 h, C/ Prudencio, 7, Zaragoza) junto a Antón Castro y a la música de Jorge Berges.   Gracias a la Asociación Aragonesa de Escritores y a Fernando Sarría, coordinador del ciclo, por contar conmigo. Más información sobre el programa de invierno de Poesía para perdidos: AQUÍ 

13 de enero:  Suegras, de Editorial Nuevos Rumbos, libro de relatos de VV.AA en el que participo,  entre los libros aragonesas más vendidos de esta semana (Heraldo de Aragón) .  Javier López Clemente dejó una estupenda crónica de la presentación : AQUÍ.

49 comentarios:

Dyhego dijo...

OLGA:
Te nombreremos, te nombraremos.
Seguro que será una velada exitosa.
Salu2.

sergio astorga dijo...

Olga, mi comentario fue o tal vez debió de ser.
Si supiese el nombre que se nombra.

Abrazos sí.
Sergio Astorga

MAROCHA dijo...

"No te amaré si no te nombro nunca" Madre mía no sabes lo cercano que me resulta eso.

Allí nos veremos. Graciassss.

Besicos de año nuevo.

Juan Manuel Macías dijo...

El latido y la campanada del epigrama (o viceversa). Nítido, perfecto, precioso.

Buena suerte el sábado. Lástima de kilómetros.

Besos

Alejandro dijo...

Así de simple... aunque, naturalmente, eso no se lo crea nadie que ame, Olga.

Alfredo J. Ramos dijo...

Supongo, Olga, que el no nombrado no se llamará Oseas ni será de Asís, pues de ser así la "campanada" (que dice Juan Manuel) lo habrá dejado sordo... de aliteración. Casan bien los Tahúres y tu incisivo apunte. Saludos.

Durrell dijo...

Campanada siseante e incisiva, efectivamente. Tan suave de sonido y tan fuerte de intención. Y el nombre que no dice para decir lo justo y dejar que la canción diga más. Me quedo a oírla y te veo.

Espléndida y distinta entrada.

Olga Bernad dijo...

¡Vaya, qué rapidez! ¡Gracias a todos!
Diego, tú sueles ser el primero que me nombras y eso se va quedando. Se queda.
Espero que sea una velada agradable. Falta lo suficiente para que aún no esté nerviosa. Mis acompañantes son de lujo, eso sí. Da tranquilidad.
Salu2.

Olga Bernad dijo...

Ay, Sergio, el nombre que (no) se nombra...
Todo aquello con lo que se nos llena la boca suele tener algo de excusa o de justificación. A veces se calla. O se habla lo justo. En los poemas debe hacerse siempre.
Abrazos (sí), aunque sean virtuales;-)

Olga Bernad dijo...

Una lo intenta, Marocha, aunque ES MENTIRA. Claro. Como que somos fuertes. Y, sin embargo, a veces acabamos siéndolo.
¿Nos veremos? Qué alegría, sí, anda, ven...

Olga Bernad dijo...

Gracias, Juan Manuel.
Latido, siempre; campanada, sólo de vez en cuando.
Lástima de kilómetros, ya lo creo. Pero tienes que venir en febrero a la Campana o en marzo a la Universidad. Va, te dejo elegir, para que veas;-)
Besos.

Olga Bernad dijo...

Alejandro, cuando una se hace la fuerte, miente mucho. Pero me sale peor intentar dar pena... aunque a veces me doy mucha, no te creas, pero me la aguanto. Qué sería del mundo si una mujer no pudiese ni soñar ni mentir. ¿Y de la poesía? Estaría en manos de los sinceros profesionales. Dios mío.

Olga Bernad dijo...

Alfredo,jejejej, me emborracho de sonidos. Y cuando bebo, también;-)
Pero sólo de vez en cuando. Es una mezcla de placer y voluntad (o intención).
Los tahúres y este NO van unidos, sí.
Es una canción que me acompaña hace tiempo.

Miguel Estrada Pérez-Carasa dijo...

Bueno, Olga, me gusta el comentario de Durrel, tan conciso y hermoso cuando se trata de tu poema ... pero este tipo de canciones que lo acompañan, no me gustan ni de lejos. Para mí, insufribles. No puedo decir, como Lorca, que me gusta hasta la música mala. Y no quiero molestar, no es mi intención.
Bueno,a lo que vamos, que tengas una feliz velada, que disfrutes y, si es posible, tengamos algúnas imágenes que puedas compartir. Seguro que lo pasareis muy bien. Lástima de kilómetros, es verdad; si no, allí estaríamos todos disfrutando con vosotros.
Salud.

Olga Bernad dijo...

Mucha gracias, Durrell. Campanada siseante, me gusta. Me gusta mucho.
Es normal que sean distintas. Me dejo ir. El nombre es esa especie de secreto que vive en todos los poemas.

Olga Bernad dijo...

¡Miguel!, te me has colado mientras contestaba precisament a Durrell! Bueno, no me molesta nada. Lo de las canciones es muy personal, no tienen por qué gustarte. Esta es muy especial para mí, y creo que la voz de ella es muy hermosa, pero lo importante para mí siempre son los poemas. Largos, cortos o cortísimos. Da igual.
Don't worry por los kilómetros. Ya tengo fecha para Sevilla: el 5 de marzo estoy allí. Ese día estaré ocupada en parte, pero procuraré llegar el 4 e irme el 6. Se me borró tu móvil al cambiarme de trasto, así que escríbeme a la dirección de contacto del blog en algún momento para que podamos quedar a tomar un café esta vez.
Salud!

Jan Puerta dijo...

Fuerza y seguridad.
Un abrazo

Olga Bernad dijo...

Gracias, Jan, y muy bienvenido de nuevo por aquí.
Se hará lo que se pueda... como decía el torero;-)
Un abrazo.

Anabel dijo...

Así sea.

Me la voy a grabar, tu poesía.

Paso a decirte feliz año, un poco tarde, pero es que últimamente llego tarde a todo, será que ya no tengo prisa o que no me funciona el reloj biológico. Qué sé yo.

Que me alegra tu actividad, que estés en la brecha y poder verlo y disfrutarlo.

Besos,

Anabel

Olga Bernad dijo...

Amen, Anabel.

Y no es tarde, el año ha empezado hoy en serio, aunque yo esté alargando el día 10 estirándolo en la madrugada del recién estrenado 11/1/11. Ha sido un buen primer día, con todas vuestras visitas al final. Te deseo también todo lo mejor. Pero olvidémonos de relojes y calendarios, y a ver cuánto podemos hacer con el trozo de futuro inminente... y creo que a ti te veo el 25 (revisaré fechas, que ahora me voy a la cama ipso facto)

Grabarte mi poesía. Es bonito:-)
Un beso.

Miguel Estrada Pérez-Carasa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Aurora Pimentel dijo...

Ni nombrar siquiera, qué razón, Olga. Enhorabuena, de la música no opino porque me he quedado antigua. Un abrazo, guapa.

MªTeresa Gómez Puertas dijo...

Dices tanto en tan pocas lineas y con una maestría bestial....leerte es un placer infinito.....besos

Olga Bernad dijo...

Miguel, te he colgado el comentario por no hacerte el feo de rechazarlo, pero ¿estás seguro de que quieres dejar tu móvil en un sitio público? Avísame si prefieres que lo borre. Ya he tomado nota del número y el nuevo blog (vi que cerraste el bosque compasivo, a ver si esta mitad celeste dura;-) Te leeré.

Olga Bernad dijo...

Aurora, si amamos es tal vez una estrategia inútil, pero...

Pues al colgar la canción me acordé de ti, fíjate. Por eso que hemos comentado a veces sobre el arte que tienen algunos para hacerse las víctimas, lo sean o no. En el amor también. Todo el mundo es vulnerable, pero las reacciones son tan distintas.
Un abrazo.

Olga Bernad dijo...

Mil gracias, Tere. Tenerte como lectora sí que es un placer.
Besos.

Ángeles dijo...

Volver al trabajo y encontrarme con esto que maravilla y ojalá fuese así de sencillo y bastase no nombrar para dejar de amar o a lo mejor lo es. Lo intento y te cuento
Un beso

Olga Bernad dijo...

No basta. Pero "por dentro, no importa". O eso decía el psicópata de American Psicho;-)
Recuerdo muchas veces esa frase.

Gracias, Ángeles.
Buena vuelta al trabajo y mejor año.
Un beso.

lolo dijo...

Es que he visto el título y he dicho, me apunto. Luego ya me he dado cuenta de que no es tan fácil.

Un abrazo, Olga.

Olga Bernad dijo...

NO, fácil no es, Lolo.
Pero algo hay que hacer. Aunque sea nada;-)
Un abrazo.

Spender dijo...

Descansar de todo y de nada en concreto y regresar para encontrarme algo que "tan sencillamente es", es, en verdad, pura magia.

Saludos.

Isabel Romana dijo...

Te deseo muchísimo éxito, olga, todo el que te mereces. Lástima estar tan lejos... Un abrazo muy fuerte.

Isabel Romana dijo...

Te deseo el mayor éxito en tu lectura, como te mereces. Una forma estupenda, además, de empezar el año. Un abrazo muy fuerte.

Olga Bernad dijo...

Spender, eso es algo que persigo. Que los poemas sencillamente sean. Pero la sencillez, esa magia modesta, se mancha con nada, especialmente nombrándola mucho.

Últimamente he pensado mucho en este tema, y no encuentro la manera de escribir sobre ello sin que me sobre todo lo que digo.

¡Qué alegría volver a verte! Me gustan estas apariciones repentinas.

Olga Bernad dijo...

Me pone muy nerviosa pensar en leer en público. Ahora no pienso en ello. Cuando llegue.
Gracias por esos buenos deseos, Isabel, que son recíprocos. Seguro que este año trae cosas buenas. Las iremos anotando y compartiendo;-)
Un fuerte abrazo.

Mery dijo...

Qué frase mas iluminadora: "mi fuerza es una excusa mas para que tu no te sientas mal".
Pura poesía para la vida misma.
Los tahúres zurdos me gustan y pocas veces les presto atención, mira por dónde.

Bueno, guapa, seguro que cuando llegue ese sábado nos contarás las emociones del momento ¿verdad?
Serás la reina morena de las letras.
Un beso y buenas noches

Olga Bernad dijo...

A mí también me lo parece, Mery, siempre me pareció una canción muy especial.

Últimamente no he hecho ni crónicas de las presentaciones de las antologías, y eso que fueron días que me gusta recordar. Pero a veces me desanimo un poco, parece que hay que celebrar las cosas con cautela, aunque sean cosas que tengan que ver con lo literario, que ya sabemos que no tiene ninguna importancia. Procuraré no caer en el mismo error y colgar algo. Suelen hacer vídeos de las lecturas, está todo muy bien organizado.
Aquí la Mery morena eres tú. Te dejo un beso ya más que nocturno, esta vez casi madrugador;-)

veridiana dijo...

Creo que no funciona,es una pena...

Me gustaría estar para conocerte, en febrero,pero estoy en Madrid.

Un beso

Olga Bernad dijo...

No funciona pero, a efectos prácticos, es como si funcionase. Y la verdad es que no nombrar es no "querer". Es un asunto de la voluntad, tal vez no tanto del sentimiento.

¡A ver cuándo podemos coincidir, Circe!
Un beso.

Alice se perdió dijo...

Me ha encantado. Es como un pensamiento ancestral, de tribu prehistórica. Nombrar a los muertos para que no se vayan del todo, castigarlos con el silencio para que se esfumen...

Olga Bernad dijo...

De tribu prehistórica y de sociedad actual. A los muertos se les recuerda nombrándolos. El respeto se concreta en cada rito, que procura dar al momento un aura especial y mágica (si compartimos alguno, lo sabemos). Quizá por eso nos resulta tan feo marear demasiado a los muertos, observar un mal uso de sus nombres. Hay una expresión para cuando queremos ofender gravemente a alguien: le "mentamos a sus muertos".

De manera personal actuamos -y sufrimos- actitudes parecidas. Nombrar o silenciar. No en vano en el principio fue el verbo... Y uno, al final, no es dueño más que de su palabra y su silencio. Mucho más que de sus sentimientos.
Bienvenida, Alice.

Miguel Estrada Pérez-Carasa dijo...

Gracias por tu advertencia. Borra el comentario, ya que has guardado el móvil. Perdona. Muchas gracias.

Olga Bernad dijo...

Hecho;-)

Miguel Baquero dijo...

Mucha suerte con la lectura... que seguro que la tendrás

Olga Bernad dijo...

Muchas gracias, Miguel.
De lo que estoy segura es de que lo pasaremos bien, la compañía es excelente;-)

Julio Castelló dijo...

Por suerte o por desgracia el amor, el puro, auténtico, predador, ignora hasta el nombre de las cosas y las horas y hasta su propio nombre ignora. Sencillamente muerde.
Yo no trataría de engañarle...
Un abrazo de año nuevo.

Olga Bernad dijo...

Es una audacia intentar plantarle cara con el olvido, sí. Es un predador de nuestra mente. Cierto.
Pero aún somos dueños de nuestros silencios.
Un fuerte abrazo, Julio, que tengas un año feliz y lleno de (buenas)palabras.

Blackbird dijo...

Todo mentira, ya sabes.

Ya podemos escribir obras maestras (o ni siquiera podemos ni sabemos) que eso no nos libra del dolor. Pero si no sufres es que no amas o viceversa.
Y del olvido… no sé que iba a decir ¡todo mentira!…

Esta vez no me dejas poner la nota musical,yo también hubiera elegido a Aurora y los Tahúres.

Besos Olga,

PD. Ya sabes que el amor es tóxico (aunque no siempre letal).

Olga Bernad dijo...

A veces es un poco verdad o acaba siendo como si fuese verdad: si no olvidas, recolocas un poco a fuerza de voluntad cada sentimiento. Lo que no es verdad es que se haga sin dolor. Pero en no quejarse, o en quejarse lo menos posible, hay más de vergüenza torera que de mentira. Hay quizá un último acto de amor (mi fuerza es una excusa más para que tú no te sientas mal, etc).

Bueno, pues esta vez nos quedamos sin tu aportación sonora. Vuelvo a oír la canción y, con tu tardía visita, le pongo una especie de final a la entrada. Estoy escribiendo la que colgaré a las 12 en punto.

Besos, Black, y gracias siempre.