sábado, 1 de mayo de 2010

Estocolmo

Algún suceso nos hirió una noche,
tal vez en un lugar irreparable.
Quizá fue una palabra o un disparo,
un no, un nada, un nunca en la mirada.
O un silencio de más, tan sólo eso.

No morir es un tránsito
plagado de episodios y misterios,
rencor, amor, distancias y obsesiones
-comunes burlas de un tiempo encantado-
un tiempo para acaso enamorarnos
de nuestro dolor íntimo, el salvaje
que jamás pactaría con el alba.

Te juro que se ha vuelto un insolente,
anuda miel y fiebre
en su lazo de venas y serpientes
de dientes de coñac o de coral, o muerde
con colmillos de fuerte viento triste
esa sonrisa que tuve guardada
por si un día volvíamos a vernos.
Duerme siempre conmigo
y sabe respirar con mis pulmones.

Yo acaricié su hiriente luz de mayo
un día compasivo de noviembre.
Fue como deslizar la mano abierta
por filos brillantísimos,
por una selva de sedientos sables
que beben del calor de las heridas,
un bisturí sobre el papel de seda
con que quisimos envolver la calma,
el frágil himen de nuestra cordura.

Desde entonces no sé de qué me acusa
pero su lengua sabe a lo insaciable.
Y yo utilizo siempre
esa voz dulce de las despedidas.
Comprende, sin embargo,
que no he de irme ya.
Él me ama y me ata nuevamente,
sella mis labios con su indiferencia
tan parecida a un beso o a una orden
que yo debo incumplir. No sé quién manda.

En tardes de violencia me ha mirado
con ojos de animal de compañía.

Olga Bernad
___________________________________________________________________________________
Hace un año: Terco mayo
___________________________________________________________________________________

TRES BUENAS NOTICIAS Y UN RECORDATORIO

1-Me escribe Javier Sánchez Menéndez y, con sorna gaditana, me dice que me nombran en El Cultural del periódico El Mundo. No soy la única;-) Y es un placer estar ahí, tan bien acompañada por otros nombres.

2-Me enteré ayer (¡qué tarde!) de que el día 20, en la web de La Casa del Libro, contaban que Andábata se había colado entre los más vendidos, tanto en los libros de autores aragoneses como en la lista general de la librería. Gracias a los administradores por su felicitación.

3-José María Pérez Collados publica en la página de la revista Yareah una interesantísima reseña de Andábata.  Mil gracias al autor y a la revista.

Y os recuerdo la cita:  el próximo viernes siete de mayo, a las ocho de la tarde, presentamos Andábata en el Salón de Actos del Instituto Aragonés de la Juventud.  Os espero. ¡Hasta la vuelta!

6 de mayo: En el blog de Marta Navarro ,  en Doberka literatura, en el desván de Mariano Ibeas, en la página de la Asociación Aragonesa de escritores , en la del Centro del libro de Aragón y en la del Heraldo se han hecho eco de nuestra presentación. ¡Gracias!   

Mañana, sobre las cuatro y media de la tarde, me entrevistan para el programa "Escúchate" de Javier Vázquez, en Aragón Radio.  

    50 comentarios:

    Aurora Pimentel dijo...

    Olga, me he quedado con miedo después de leer Estocolmo, temblando. Heladora ciudad, y complejo síndrome, esa identificación y compasión por el secuestrador, qué sensación de incomodidad. No sé si mi lectura es extraña o es la mía, o ambas cosas.

    En fin, aprovecha la primavera que en Zaragoza debe de ser estupenda, lejos el frío, Estocolmo y lo que sea. Felicidades por tantas buenas noticias.

    El día 7 ahí, a pasarlo estupendamente. Un abrazo.

    Olga B. dijo...

    Pero a veces nos secuestra nuestro propio dolor, parece que nos hubiéramos enamorado de él.

    En fin, en los poemas soy otra que dice lo que le da la gana (casi, casi como en la vida real; y así me va, no te creas;-) Junto al hueco para los extraños sentimientos, lo hay también para la alegría. Antes de pasarlo bien el 7 aquí con nosotros, disfruta de la presentación de tu libro en Madrid el día 5. Una cosa detrás de otra;-) Te exigiremos fotos como pago de la fonda. Y ahora que me acuerdo...¡me debes unas cuantas!
    Un abrazo, Aurora, y gracias siempre.
    Me rindo, que son las mil.

    Durrell dijo...

    Es buenísimo.

    Olga B. dijo...

    Gracias, Durrell.
    Buenas noches.

    Miguel dijo...

    Otra vez me sorprendió la madrugada, propensa a a la emoción de tus versos. Recatas, además, para mi gusto, palabras e imágenes inusuales a las que encontraste acomodo en tu poema.
    No sabes qué alegría hallar una nueva entrega tuya a estas horas. Supongo que un crítico sesudo te diría mil cosas, y un poeta ad hoc completaría también su glosa de varios folios. Yo no me atrevo a tanto, pero te sigo devotamente y agradecido. Soy uno más de los que conmueves, cada vez que publicas.
    Muchísimas gracias, Olga.
    Mi alma no tiene falta de espacio, ni es concisa. Pero, en este caso del comentario, acabo de extenderme sólo para decirte estas cosas (perdóname).
    Estoy llevado del entusisasmo:¡precioso poema!¡gran poeta!
    Un besazo.

    P.Estaré pendiente de la presentación de Andábata, en comun unión con los asistentes y los ausentes que compartimos contigo los mejores deseos.
    Ah, quería decirte que la novela está encantando a mis amigos....

    gonzalo dijo...

    en la poesía, camino por una calle cercana a la tuya.

    Olga B. dijo...

    Miguel, me gusta mucho que te vayas encontrando mis poemas por esas madrugadas tuyas (pero te habían aconsejado un cambio de horarios, a ver si nos cuidamos;-)
    Puedes comentar como tú quieras: largo, corto, mediano, si ni áquí hacemos lo que queramos... ápaga y vámonos.
    Muchas gracias por tu entusiamo, lo que tú sientes al leer es lo importante, que el poema pueda "mover" algo en otros. En mí ya lo movió.
    Te sentiré muy cerca en la presentación de Andábata, como a otros muchos que andáis por ahí desperdigados. Me hace muy feliz que a tus amigos les esté gustando, gracias por hacérmelo saber.
    Un fortísimo abrazo, ángel de la guarda;-)

    Olga B. dijo...

    Gonzalo, esa cercanía tiene algo de milagro. Lo escrito nos acerca, a veces, más que lo vivido. Yo te aseguro que a veces leo algo y no es que me sienta cerca de esa persona, es que siento algo parecido al amor;-) Aunque no sea exactamente por la persona...

    veridiana dijo...

    ¡ Qué bonito poema!

    Estoy con Andábata encantada,la protagonista es una "bomba"jaja... Espero acabarlo este fin de semana, te diré ...

    Besitos

    Sara dijo...

    Leo este poema con una emoción inusitada: parece estar escrito para mí - para mí y para nadie más. Pero todos sus lectores, uno por uno, han sentido esa misma emoción... La magia de la buena poesía. Gracias de nuevo, Olga.

    Olga B. dijo...

    Gracias, Veridiana. Pues me alegro muchísimo de que Andábata te esté gustando. Me emociona y todo pensar que una historia tan "vieja" para mí, está empezando a vivir realmente ahora, de la mano de vuestras lecturas. Quién se lo iba a decir a Marta!
    Y gracias también por tus palabras sobre el poema.
    Besazo, Circe.

    Olga B. dijo...

    Sara, releo tu comentario y pienso que tal vez sea lo mejor que han dicho nunca de mis poemas.
    Las gracias te las debo dar yo, precisamente por leer el poema y sentirlo así.

    Antonio Azuaga dijo...

    Puede que el verdadero problema, más que el manido “ser o no ser”, consista en aclarar si el amor es la causa de que seamos o la consecuencia de que hayamos sido. Hay una respuesta fácil para lo primero y una imposible para lo segundo. Pero ni aquélla es tan simple, ni ésta tan inconcebible. De lo que no me cabe duda es de que este poema hurga brillantemente en su herida.

    Un beso... y la admiración de siempre.

    Olga B. dijo...

    El amor es la primera causa no causada, creo;-)
    Este poema hurga en el dolor, en un dolor íntimo que nos secuestra y se parece a un perro fiel al que parecemos amar de una manera extraña pero al que también podemos despreciar. Da igual, él nunca se va y yo no abandono (manías;-).
    Muchas gracias, Antonio, especialmente hoy, porque esa admiración inmerecida -tú lo sabes- es mi talismán.
    Un beso.

    Joaquín dijo...

    ¡Ah, quién pudiera volar ahora a Zaragoza para oírte!

    Enhorabuena, Olga.

    Olga B. dijo...

    Gracias, Joaquín. A mí también me encantaría que estuvieses. Qué pena que Sevilla y Zaragoza caigan tan lejos...
    Vuelvo a felicitarte por ese sueño largamente acariciado y por fin cumplido de publicar tu blog. Javier me mandó los libros y me encanta disfrutar así de tus entradas.
    Un fuerte abrazo.

    MªTeresa Gómez Puertas dijo...

    Amor como aliento y agonía,he leído 7 veces el poema antes de comentar....la verdad es que también quiero hacerlo mio y solo mio como dice Sara,pero es tan tuyo,tan de tu sello que no hay otro remedio hay que compartirlo y punto.
    Enhorabuena como siempre....besos

    Olga B. dijo...

    Tere, esas lecturas lo hacen tuyo, aunque venga de mí.
    Y para mí, si hubiera alguno, ese sería el auténtico orgullo.
    Un beso y muchísimas gracias.

    Angós dijo...

    Igual que Tere también tengo la sensación de reconocerte en los poemas, lo raro es que reconozco a una Olga distinta.
    Ya te he felicitado por esas tres buenas noticias pero aun no lo había hecho por el poema.
    Y el viernes estaré ahí de guardaespaldas.

    Olga B. dijo...

    Las tres noticias son estupendas, Angós pero, en una entrada, el poema es siempre lo importante; cada vez que escribo uno nuevo, lo demás se diluye un poco. Es curioso ese reconocimiento de una especie de desconocida (para ti, que me conoces tan bien;-)
    Gracias por estar.

    Blackbird dijo...

    El dolor te secuestra, pero tú no le guardas rencor: él no quería… en el fondo es buen chico. Nos advierte de los peligros: que si el amor quema como el fuego, que si la soledad hiela el alma… No, si en el fondo, somos un poco “masocas”.
    Pero consuélate, como ya te dije, la felicidad no inspira una línea, fíjate en el pobre Sabina.

    Así que disfruto de este poema tuyo, elaborado con una pizca de infelicidad, la suficiente para que los versos cabalguen veloces sobre el papel y bosquejen tu alma y las almas de tanta gente que los lee y los cree suyos.

    Hoy me apetece dejarte aquí este poema musicado de Rosalía Negra sombra por Luz Casal y Carlos Núñez.

    Besicos admirados Olga.

    Mery dijo...

    ¡¡ UFFFFF !!
    Hoy no destaco un verso en concreto, imposible desgranar este pedazo de poema.
    Un beso

    gbp dijo...

    Precioso, cariño. Esta estrofa me parece impresionante, las imagenes tienen vida propia:
    "Yo acaricié su hiriente luz de mayo
    un día compasivo de noviembre.
    Fue como deslizar la mano abierta
    por filos brillantísimos,
    por una selva de sedientos sables
    que beben del calor de las heridas,
    un bisturí sobre el papel de seda
    con que quisimos envolver la calma,
    el frágil himen de nuestra cordura."

    Enhorabuena por estas tres maravillosas noticias, Olguichu. El viernes hay que sacar la colección de whisky sin falta y seguir celebrando por lo grande todos tus exitos. La revista Yareah la encargo, ya.

    Besazos

    Olga B. dijo...

    Es verdad, Black, yo puedo despreciarlo a veces, pero no le guardo rencor a mi dolor. La verdad es que procuro no guardárselo a nadie, pero es más bien por una cuestión de conveniencia: salvo talentos que están fuera de nuestras posibilidades, el rencor, se disfrace de lo que se disfrace, estropea mucho la escritura. No hay más que leer a un rencoroso. La tristeza sí que inspira, pero hay que tratarla con vergüenza y, a la vez, con una cierta pasión. Así la entiendo yo, al menos. Me alegro de que esa tristeza cabalgue y a ti te guste su sonido, y otros se sientan también identificados con él. En el fondo, todos sentimos cosas muy parecidas. Las contamos de muy distinta manera, eso sí;-)
    Esa negra sombra es una maravilla.
    Gracias, Black, besos ya muuuuy nocturnos.

    Olga B. dijo...

    Mery, el otro día alguien dijo algo que yo ya había oído: que la unidad de la poesía es el poema, ni el libro, que puede ser unitario pero no tiene por qué (aunque esté muy de moda), ni el verso (muchos poemas malos tienen versos pasables). Yo estoy básicamente de acuerdo, por eso me gusta tanto tu comentario. Por eso y por el ¡¡UFFFFF!! Tenemos por aquí un comentarista que suele ser así de expresivo;-))))
    MUAKS!

    Olga B. dijo...

    ¡Sister! Ya de vuelta, por fin;-) Gracias, gracias, gracias, cuánto te voy a echar de menos el viernes… y a ver si esta vez encargas la revista Yareah, que aquí no se vende en versión papel y yo sigo siendo fanática del papel. Aún me debes la otra, guapa;-)
    Besazos, tengo cosas que contarte, a ver si hablamos.

    samsa777 dijo...

    Demoledor.





    (Y felicidades: ¡cómo alegran las buenas noticias de los buenos amigos!)

    Olga B. dijo...

    Muchas gracias, Francisco.
    Saber alegrarse con los demás y por los demás es una forma de riqueza, como saber que se alegran por ti;-)
    Un beso.

    Gemma dijo...

    Todo el poema me parece escrito a la contra, por el envés de la vida, o por un filo de dolor asentado en quien narra, o desmenuza, decidido a exponerlo a la vista de todos para dejar constancia de su lastre.

    "No morir es un tránsito
    plagado de episodios y misterios",
    y es cierto que no siempre sabemos encajar lo que nos viene impuesto.
    Hay que resistir(se), sí, intentarlo al menos como lo hace la voz poderosa de tu poema.

    Un besazo, Olga

    Olga B. dijo...

    Escribir a la contra, por el envés de la vida. Me gusta. O levantar la hoja del papel y ver qué hay debajo y no, no todo es claridad, no siempre, ni para los que intentamos generalmente ver y mostrar el lado amable de las cosas. Entonces, alguna vez, la parte oscura encuentra acomodo en un poema, o en dos, o en tres... Aun así, lo importante no es eso; lo importante, si uno decide escribir poesía, es el poema.
    Beso de vuelta, sister, y muchísimas gracias.

    s777 dijo...

    Hace dos años, sí... ¡buena memoria!
    ;D

    Olga B. dijo...

    Tú tampoco andas mal de memoria, querido.
    Ni de alma, verás;-)

    Dyhego dijo...

    "El frágil himen de la cordura".
    Vaya un verso delicadamente explosivo.
    Me ha gustado mucho este poema por las imágenes impactantes, por ese ímpetu, por ese choque de fuerzas antagónicas, por contagiarnos de ese cataclismo de sentimientos encontrados.
    ¡Qué bien sabes dotar de fuerza a las palabras!
    ¡Y enhorabuena por los éxitos que estás consiguiendo!

    El primer verso me ha evocado un recuerdo: la profe de latín me había sacado a la pizarra y me preguntaba vocabulario sobre las estaciones. Al llegar al invierno, dije tan convencido: himen hímenis... Y me respondió: No, Diego; invierno es hiems, hiemis; himen es otra cosa... y, aunque parezca mentira, me puse colorao...

    Salu2.

    Olga B. dijo...

    jajaj, pobrecico, y qué timidez más dulce;-)))) No te preocupes, que eso no es nada; yo, en una de mis primeras traducciones sin diccionario, cofundí altar por anillo (asimilé ara a aro y me quedé más ancha larga),así que, como el resto del texto no me pegaba nada, opté por seguir inventando; entre nosotros: cualquier cosa por mantener la cohesión de lo escrito. El profesor me felicitó por mis ocurrencias. Pero me suspendió;-)

    Y gracias por tus palabras sobre el poema, Diego, y por la felicitación. Ahora se agradece mucho, que estoy algo nerviosa, jeje.
    Un fuerte abrazo.

    Fernando Gonzalez Seral dijo...

    ...muy bonito!.
    ...y el viernes, tu tranquila.
    ...que penica no poder estar.
    Un abrazo.

    Olga B. dijo...

    Gracias, Fernando.
    Más penica me da a mí, pero bueno, lo importante es que esa rodilla se recupere, que hay mucho campo que patear en los Monegros;-)
    Abrazos.

    Anabel dijo...

    Maldita sea el dolor... Es un bisturí cruzado en el estómago.

    Exacto tu poema.

    Suerte el día 7 en la presentación, aunque no la necesitas: tú y tu fantástica novela os las pintáis de maravilla.

    No podré asistir, no sabes la rabia que me da. A ver si me pongo un día y de una patada acerco Lleida a tierras Zaragozanas. Ya nos contarás.

    Un beso,

    Anabel, la Cuentista

    Olga B. dijo...

    La exactitud me preocupa, sí;-)
    Muchas gracias, Anabel.
    MUjer, un poco de suerte nunca viene mal... aunque no lo dejemos todo a su merced, claro, jeje.
    Te echaré de menos. Lleida no está tan lejos, seguro que nos vemos muy pronto. Procuraré colgar alguna foto y, si puedo, algún vídeo. Me acaban de llamar para una entrevista de radio el viernes, en cuanto sepa hora concreta, daré los datos y también intentaré enlazarla. Será un poco como si hubieses venido;-)
    Un besazo.

    Extractos de alguna vez dijo...

    hola Olga. Me alegro que te hayas decidido a dejarme un comentario, de esta forma me das la posibilidad de conocer tu espacio.
    Lo de la plantilla!!! un rollo!!!
    Veo que este mes tu blog también cumplirá añitos...!felicidades de antemano!

    Volveré con más tiempo para leerte

    Un abrazo

    Olga B. dijo...

    ¡Gracias, Lola! Me asomo de vez en cuando a tu blog (al que conozco a través del de tu hermano) pero nunca había dejado comentario- aún me cuesta decidirme, parece mentira;-)- vi que cumplías dos años y me animé a felicitarte. Sí, aquí nos falta muy poco también para los dos años, y me da la misma alegría de siempre dar la bienvenida a gente nueva.
    Lo de la plantilla lo he dejado por imposible...
    Un abrazo.

    Alejandro dijo...

    Creo que muy pocos de los que lo han sufrido han sido capaces de hablar del Sindrome de Estocolmo.

    Te deseo mucha suerte para mañana.

    Olga B. dijo...

    Hablar de lo que verdaderamente hace daño, cuesta. Hay una especie de pudor. La poesía puede ser a veces , como dice Luis, un amigo mío sevillano, el reino de la excepción (también para esto).
    Por lo de mañana estoy nerviosa, pero no debo: sólo es una reunión de amigos para hablar de mi libro (como Umbral, jeje, no en vano forma parte de "su" colección). Ojala estuvieses.
    Un abrazo, Alejandro, y muchísimas gracias.

    Alfaraz dijo...

    La luz de ese terco mayo, esa que tantas evocaciones nos trae. Ese clasico de la poesía bernadiana...

    Y por si hace falta decirlo, espero que pases esta tarde un buen rato rodeada de amigos.


    .

    Olga B. dijo...

    Sí, ya hace un año del mayo del año pasado!, je. Me encantó que lo citases en tu blog. Recuerdo perfectamente la sensación de escribirlo y querer colgarlo inmediatamente. Entonces, todavía no tenía ni idea de que iba a acabar publicando Caricias perplejas, fue pocos días después cuando el editor contactó conmigo.
    Así que el poema me da suerte.
    Por cierto, el terco mayo va a estar en la antología de Olifante, aunque levemente "revisitado".
    De lo de esta tarde me estoy olvidando... hasta esta tarde. Es mi manera de defenderme cuando estoy nerviosa, ag.
    Un abrazo.

    veridiana dijo...

    Me ha fascinado tu libro.
    Es un libro inteligente,sincero,tierno,divertido y muy personal;escrito con un estilo fresco y vitalista.

    Te veo con grandes éxitos.¡ Felicidades!

    Regalaré dos en estos dias.

    Disfruta hoy.Besitos

    Olga B. dijo...

    Muchas gracias, Veridiana (veo que tu comentario aparece y desaparece, como el de Cristian, qué cosas;-)
    Me gusta lo que dices del libro, y me gusta que lo hayas disfrutado. Yo procuraré tomarme lo de hoy como lo que es: una celebración.
    A ver si puedo colgar fotos el domingo o el lunes.
    Un besazo.

    Julio Castelló dijo...

    ... qué belleza.

    Olga B. dijo...

    Gracias, Julio;-)

    Isabel Romana dijo...

    Definitivamente, olga, éste está siendo tu año. Me alegran todos tus éxitos, tan merecidos, y esa presencia cada vez más intensa en medios de comunicación. Que continúes durante mucho tiempo por esa hermosa senda...
    Un abrazo muy fuerte.

    Olga B. dijo...

    Gracias, Isabel. Me he dado el sábado de fiesta en internet. Estoy cansadísima, pero hoy o mañana colgaré alguna foto o vídeo (si puedo )de la presentación, así como la entrevista en Aragón Radio. Ha sido un año estupendo, todavía estoy como flotando por lo de ayer...
    Un abrazo.