domingo, 29 de noviembre de 2009

Caricias perplejas: presentación en Zaragoza


Por fin el viernes por la tarde presentamos en Zaragoza. Con este acto se acaba (creo) este periplo posterior a la escritura que tan nuevo ha sido para mí y tantas cosas me ha enseñado: desde las pruebas de imprenta a la primera presentación en Sevilla, pasando por las entrevistas en la tele y la prensa y, por fin, el acto en mi ciudad, en la Biblioteca de Aragón. Todo ha sido especial para mí y todo tiene un único sentido: acercar las Caricias perplejas a los ojos de los lectores. Darles vida y soltarlas, hacerlas de los demás.

Sólo quiero dejar un inmenso gracias: a los que venís a leer aquí cada semana, a cada uno de los que habéis comprado el libro y habéis conseguido que vea su nombre en alguna lista de más vendidos, a los que llenasteis la sala y, especialmente, a Aurora Pimentel y Abel Feu, que vinieron de tan lejos para estar con nosotros; y a Javier Sánchez Menéndez, Juan Antonio González Romano y Fernando Sarría, que me acompañaron en la mesa y consiguieron con sus palabras y su presencia que esta presentación sea algo inolvidable para mí.

Una vez terminada la parte "seria", me encantó charlar con cada uno de los que os acercasteis a la firma de ejemplares y, después, salir a cenar para celebrarlo. Creo que las cosas han de hacerse así: con seriedad y con alegría. Muy pronto el presente pasa a ser recuerdo; al seleccionar las fotos para colgarlas, he sido consciente de que esa noche ya forma parte del pasado. Cuando caminamos de espaldas en la estación, desdibujados y rápidos, y nos dirigimos a despedir a nuestros amigos que vuelven a Sevilla o Madrid, estamos ya caminando hacia el futuro, dejando atrás esa noche que empieza a desdibujarse.

El brindis nocturno con Aurora es por todos vosotros y por el futuro: gracias, de corazón.

Fernando Sarría, Olga Bernad, Juan Antonio González Romano y Javier Sánchez Menéndez en la mesa de presentación.

La abundante compañía: gracias.



Angós, Juan Antonio González Romano, Javier Sánchez Menéndez, Aurora Pimentel, Olga Bernad, Abel Feu, Fernando Sarría, Luisa Miñana y Miguel Ángel Yusta en la noche zaragozana.



Aurora y yo.


... en la estación, corriendo a despedirse.

Olga Bernad


Nota: Las tres primeras fotos son de María Teresa Gomez Puertas, excelente fotógrafa y amiga. Gracias a ti también, Tere. La cuarta nos la hizo una desconocida, la quinta es de Angós, y la sexta la tomó Adrián, mi hijo de cinco años, a quien ninguno de los asistentes olvidará... parece que al final se cansó de poesía y se escapó de su padre; espero que con el tiempo crezca su interés por lo que escribo. Viendo el vídeo que os dejo, ¡qué ganas de preguntar dónde está la madre de ese niño!

____________________________________________________________________________________
NOTICIERO
29 de noviembre: Acabo de colgar la entrada (es que estaba descansando...) y veo que otros han sido mucho más madrugadores. Qué estupenda crónica, Juan Antonio; y qué bellas fotos nos ha dedicado Fernando González Seral a Anabel la cuentista y a una servidora (a Anabel la conocimos por fin en la presentación y hoy nos incluye en algunas cosas buenas de la vida). Gracias, sois increíbles.
2 de diciembre: Me entero ahora de que en la web de la Casa del Libro volvieron ayer a publicar su TOP VENTAS tras una semana de vacaciones... ¡seguimos, por tercera semana consecutiva, entre los más vendidos! No sé cuánto durará, pero qué bonito;-) Pinchen AQUÍ.
3 de diciembre: ¡También nos mantenemos en el tercer puesto en la lista de Heraldo de Aragón! La publica hoy la revista Artes y Letras, en la que aparece una estupenda reseña de Antón Castro sobre Caricias Perplejas. Aparece también en su blog. Mil gracias, querido Antón.
Además, acabo de descubrir que María Teresa Gómez Puertas, además de hacer la mayor parte de las fotos de la presentación, le ha buscado hoy imagen precisa a Desde el puerto, uno de los poemas de las Caricias. Gracias a ti también, fotógrafa.
___________________________________________
_____________________________________

74 comentarios:

Antonio Serrano Cueto dijo...

Una vez más, enhorabuena por los éxitos. Ya estoy de nuevo en Lovaina, esta vez con tu libro, que leeré con la tranquilidad que me proporciona esta escapada a Flandes. Besos.

Olga B. dijo...

Gracias, Antonio, disfrutamos mucho; pero lo importante es lo que tú vas a hacer ahora: leer el libro. Ojalá acompañe y acaricie tu nueva estancia en Lovaina.
Un beso hacia Flandes.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Felicidades, Olga.¡Qué envidia no haber estado allí!

José Miguel Ridao dijo...

No sabes cómo he envidiado a mis amigos y conciudadanos.

Un fuerte abrazo.

Olga B. dijo...

Vaya, recordamos también la presentación de tus Sirenas. ¡Qué casualidad presentar el mismo día! Pero eso es bueno, señal de que nos movemos:-) Habrá ocasiones de volver a juntarnos todos y, si no, nos las inventamos;-)
Un fuerte abrazo, Jesús.

Olga B. dijo...

Ridao, Antonio te echó mucho de menos, quería ponerse contigo de compa y, además, Adrián le dio un poco la tabarra al final (¿Cómo hará el Ridao con cuatro? es algo que se pregunta constantemente;-)
Yo también te eché de menos, tenéis que organizar una expedición hacia el norte... ya sabéis que os esperamos.
Un beso para toda la tropa.

Antonio Rivero dijo...

Parece que tu libro llegará al fin del mundo...

Saludos
Antonio

Olga B. dijo...

Él sabrá, ahora ya no es exactamente mío;-)
Saludos, Antonio.

Máster en Nubes dijo...

ay, Olga, qué bien ha salido todo y qué risa... hasta el niño parece como la mulata de Sevilla "encargado" para el acto en cuestión. ¿Todo esto tiene que ver con la justicia poética que dicen? No sé, me hizo mucha gracia Adrian por ahí reptando mientras tú leías Todo. Pues eso, Todo. Y un beso. Oye, en las fotos estamos hasta guapos (más allá del oficial que ya sabemos quién es). Un abrazo

Dyhego dijo...

Enhorabuena y felicidades.

Olga B. dijo...

A mí no me hizo nada de gracia, está castigado, el angelico;-) Aunque comprendo que es un poco pronto para que asista a estos actos, pero no tenía con quien dejarlo porque Angós quería estar allí y mis padres y mi suegra, también. Pero tú dime, yo toda seria, Adrián reptando... y mis amigas juzgando a los caballeros de la mesa;-) Te diré que Javier ha tenido mucho éxito, que tiemble el guapo oficial, jeje. Cuando yo digo que estas cosas no tienen nada que ver con escribir... pero sí con celebrarlo: de este día se puede sacar una buena historia, esa serpiente que cazaste en mi jardín, cual virgen vencedora, ese calentario con escritores desnudos (pero artísticamente, si es posible), ese peregrinaje en busca del vodka caramel nunca encontrado... Qué bonito, no me digas. Todo.
Y nosotras en la foto, sin comentarios.

Olga B. dijo...

Muchas gracias, Dyhego.

Angós dijo...

Estuviste estupenda y la noche fue perfecta. Adrián me puso algo nervioso pero ya está arrepentido sobre todo desde que se enteró de que había una profesora suya en la sala.
Yo también te felicito.
Y Aurora se ha ganado mi admiración para toda la vida por su valentía con las serpientes. Del calentario sólo me interesan las supuestas becarias que piensan contratar.

Olga B. dijo...

Pues a mí las becarias ni fu ni fa, cada uno con sus gustos, oye;-)
Sí, Adrián está arrepentido para intentar librarse del castigo, que lo conozco como si lo hubiese parido, je. Aurora estuvo audaz y rápida, sí.
Y la noche fue muy bonita, en eso también estamos de acuerdo.
Gracias por tu felicitación y, sobre todo, gracias por tu paciencia, Angós; sin ella el libro no hubiese sido posible.

Isabel Romana dijo...

Felicidades, Olga, debe ser una gran satisfacción poder presentar tu obra en tu propia ciudad y recibir el afecto de tus conciudadanos. Debió ser un acto muy entrañable. Un abrazo muy fuerte y felicidades de nuevo.

Blackbird dijo...

Fue todo muy bien, hasta el pobre Adrián, ¡levántale el castigo ya!
No te puedes quejar de tener los seguidores que tienes. Me encantó conocer a Master en Nubes y ¡oh sorpresa! ya conocía a Ángeles. Se me hizo corto, a ver si un día podemos quedar a celebrarlo contigo los blogueros locales.

Besos Olga.

Antonio Azuaga dijo...

"...hacerlas de los demás". Ya lo son, Olga.

Lo mil veces dicho últimamente y un beso.

Marta dijo...

Qué bonita ha debido de ser la presentación. Por cierto, tienes una voz preciosa. Tus poemas ganan oyéndotelos, que ya es decir. Cómo me ha gustando el libro, Olga. Le estoy dando vueltas a una nota sobre él para mi blog. Quiero que me salga seria, chica, pero se me nota la emoción que me provocan tus versos.

Un abrazo.

Olga B. dijo...

Ha sido bonito, es verdad, Isabel; tú sabes muy bien lo que es contar con el calor de la gente en la presentación de un libro: me alegré muchísimo del éxito de la presentación de tu Dido, a la que le deseo la mejor de las andaduras.
Un fuerte abrazo y muchas gracias.

Olga B. dijo...

Marta, con lo mal que se oye el vídeo... lo puse más que nada por Adrián y porque era el final del acto, como recuerdo. Yo te recito uno only for you en cuanto nos veamos, me gusta mucho, aunque es difícil adecuar la voz al sonido interior.
Me alegro muchísimo de que te haya gustado el libro, Marta, nada de esto tendría sentido si no acercase el lector al libro, el navegante a los textos de las entradas.
Me hace mucha gracia eso que dices a propósito de escribir sobre las Caricias, a mí me pasa igual: me cuesta decidirme a hacer reseñas porque hablar en serio de lo que me gusta de verdad me produce hasta pudor; y, si no digo lo que quiero ,¿para qué? A ver si voy venciendo también esos temores. Cualquier nota tuya será una alegría y un honor, y estará magníficamente hecha, lo sé.
Un besazo.

Olga B. dijo...

Black, tú eres tan blando como Angós, y así no se puede; luego, en cuanto no estoy yo de sargento, se desmanda la tropa;-)
Aurora es un encanto, y Ángeles igual. A Ángeles la tenemos que incluir en nuestros cafés-tertulia de algún recreo, se lo voy a proponer;-)
La pena fue que no te pudiese presentar a Juan Manuel, quizá la ausencia que más sentí, y sé que tú tenías ganas de conocerle, pero no siempre puede salir todo perfecto. Habrá otras ocasiones.
Un beso y muchas gracias.

Olga B. dijo...

Pues eso es lo importante, querido Antonio, que se hagan mayores, que se hagan ajenas, que se pierdan por otros pensamientos. Es la única forma de que vivan.
Sé que son tuyas, y eso es mucho.
Un beso, caballero.

Alejandro dijo...

Otra enhorabuena más. Estabas nerviosa y veo que todo ha ido bien.

He leído a Juan Antonio, que esta vez ha hecho de Juanma. Qué poca piedad habéis tenido con Javier, el joven abuelo del grupo.

Un abrazo. Cuando pase la resaca te tocará centrarte de nuevo en la escritura, aprovechando el sosiego que tantas experiencias nuevas te deben aportar.

Olga B. dijo...

Ay, Javier está hecho un chaval, pero estaba muy acatarrado. Tengo muy claro que hizo el viaje porque tenía muchas ganas de venir, realmente estaba para tomar calditos en su casa y aguantó como un jabato;-) Siempre se lo agradeceré. Juan Antonio ha hecho una crónica perfecta de esa maratón que se hicieron en poco más de un día.
Gracias por tu nueva felicitación, Alejandro. No te preocupes, que yo no me descentro de la escritura. Es algo aparte, siempre lo ha sido: algo solitario, distinto, necesario.
Un fuerte abrazo.

gbp dijo...

Cariño, qué pena no haber estado allí; ultimamente no puedo estar ni aquí, en tu blog, un virus ha atacado nuestro ordenador y me bloquea el internet.
Me alegro de que todo saliese tan bien, hasta la improvisación de Adrián y espero no perderme mas eventos, no lo soporto!!.

Mil besitos emocionados.

Olga B. dijo...

Bueno, tú fuiste otra de las ausencias que más sentí, pero me consuelo pensando que vienes en pocos días;-) No te puedes fíar de internet, falla cuando más falta hace, como los malos amigos.
Espero que matéis al bicho, si no, ya os enviaremos a Aurora.
Mil besitos y hasta pronto, sister.

Ángeles dijo...

Olga, no seas tan dura con Adrián, cuando veía el resto de niños sentados, yo pensaba si estuviera aqui mi Pablo estarían los dos saltando y jugando.
Me encantaron tus poemas con acento andaluz.
Un beso

enrique dijo...

Felicidades múltiples; por el libro, por la presentación y por el niño reptador...

Olga B. dijo...

Que no soy dura, Ángeles, yo comprendo que al final se aburriera, pero se tienen que empezar a comportar en público. El problema es que tiene cinco años, talla de siete y talento de cuatro;-) Al menos Víctor, ya más mayorcito, se portó como debía. Está muy bien castigado.
De acuerdo en lo del acento andaluz, le da otro toque a los poemas... y el acento vasco. Yo es que soy muy de acentos;-)
Un beso y mil gracias por tu presencia, y por haber orientado a los caballeros "andantes" (nunca mejor dicho;-)

Olga B. dijo...

¡Gracias, Enrique! El niño me repta divinamente, la verdad;-)
Por cierto, voy a Madrid para marzo, a ver a los Les luthiers, espero que esté usted disponible para un café.

ana dijo...

Enhorabuena Olga.

Cuando te olvides de los nervios (tengo una niña parecida), recordarás su hazaña con una emoción tremenda... y sabrás certeramente, que allí donde estabas tú, estaba él... reptando. Y te reirás mil veces con este recuerdo, que unido a la emoción de lo que entregabas... han hecho de ese día un día inolvidable.

¡¡¡¡A mi me ha encantado!!!!

No lo dudes, la mejor manera de haberlo celebrado contigo era esa... siendo el niño que es.

¡¡¡¡Se ve genial y aunténtico!!!!
(jajajajjaja)

;))

Saludos.

Olga B. dijo...

Eso sí, Ana, yo lo quise tener conmigo y los niños son lo que son (afortunadamente) pero que a mí se me caiga la baba no quiere decir que le tenga que felicitar. A veces cuesta mucho, pero hay que educarlos (un poquito;-) No domesticarlos, pero...
En fin, una anécdota más del día.
Fue todo casi perfecto, salvo alguna ausencia de gente muy querida, pero las cosas vienen como vienen. Es un recuerdo precioso.
Un beso y gracias por tu presencia aquí.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Bien está lo que bien acaba. ¡Qué alegría veros a tu libro y a ti tan bien rodeados! Enhorabuena, Olga, "Caricias perplejas" y tú lo merecéis.

Paloma dijo...

Mis sinceras felicitaciones Olga, creo que lo mereces por tus "Caricias perplejas".

Besos.

Olga B. dijo...

Muchas gracias, Antonio, si uno no puede ir a Sevilla, lo mejor es traérsela;-) Ojalá hubieses estado también, sé que la presentación de las Sirenas de Jesús, publicadas en tu sello -"Paréntésis"- debió estar muy animada. Fue un día muy especial, la verdad. No sé lo que vendrá en el futuro, pero estas Caricias me han traído ya muchas cosas buenas.
Un beso.

Olga B. dijo...

Pues muchísimas gracias, Paloma; y bienvenida por aquí;-)

Anónimo dijo...

Cuánto me alegra, Olga, la excelente acogida de tu libro y el cariñoso apoyo que recibiste del público.
Lo mereces...y más.
Angel Guinda.

Olga B. dijo...

La gente, que es muy generosa;-)
Mañana seré público en la presentación de tu "Poemas para los demás" (también para mí;-) y no necesitaré ser generosa para aplaudir.
Tengo muchas ganas de conocerte.
Gracias por esos vídeos de Madrid y por sumarte desde lejos a mi alegría.
Bienvenido por aquí, Ángel. Un honor.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Alejandro de abuelo, nada de nada.

¡Oye!

Y gracias Olga, por todo, de verdad.

¡Me voy recuperando!

Olga B. dijo...

No, hombre, sólo "joven abuelo del grupo" con tu catarrazo a cuestas y tus cuarenta y cinco recién estrenados;-) Pero tuviste mucho éxito en Zaragoza, que lo sepas: opinión totalmente favorable de mis amigas, especialmente de Iseo (que igual se enfada, pero tenía que decírtelo..;-)))))
Gracias a ti, Javier; a ti te debo estas Caricias de papel.
Me alegro de vayas mejor, sé que hiciste un esfuerzo grande y que lo hiciste muy a gusto, además.
Un beso.

Miguel dijo...

.

Un mal paso del ordenador me ha borrado un comentario más extenso. Quizás el apagón surgió de la nada, como sincronía perfecta de lo que se desvanece y tu propio santuario de intimnidad con poemas perdurables.
Ya veo que, después del éxito del acto, lo pasasteis muy bien, y que a la retentiva de tu poesía se sumó una cena estupenda. Me alegra muchísimo.
Enhorabuena, Olga. También por los excelentes artistas que rondan por tus Caricias. Todo parece concertado por la cortesía y la generosidad de la vida. Siempre te digo que esta vez ha hecho justicia contigo.
Hasta pronto, Olga. Y salud.

Gemma dijo...

Jajaja, qué simpático gusano. Está visto que él también quiere para sí "toda" la atención de su madre. ;-P

Se os ve muy felices, y eso es lo bueno. Un beso

Olga B. dijo...

Los comentaristas, lo mejor de la casa. Artistas o no artistas, son lectores que se han molestado en leer, pensar y dejar su rastro. Sin obligaciones y sin nada: por el puro placer de hacerlo. Lo agradezco enormente, bien lo sabes, lástima que a veces internet se nos lleve las palabras;-) A mí también me ha pasado alguna vez.
La noche es ya un precioso recuerdo, de esos que guardamos en la caja de la memoria para vestirnos con ellos en algún día de fiesta.
Salud, Miguel, y gracias siempre por estar ahí.

Olga B. dijo...

Gema, qué gusanillo, es verdad, parece una cosa para aquel programa de Vídeos de primera. Allí, todos serios, la madre leyendo poesía y el niño pasando de todo... se me va diluyendo el enfado y se me queda esa carita sonriente con la que mira a su padre, como diciendo, yupi, qué bello es vivir. Eso es "todo". Angelico;-)
Fue una noche feliz, hay que intentar agradecerlo, que no todas son así.
Un besazo, Gema.

MªTeresa Gómez Puertas dijo...

Bueno Olga toda presentación o acto tiene su nota divertida o fresca...esta nos la puso Adrian lastima haber estado tan atrás porque seguro que si estoy delante se me escapa una carcajada....Besos y nos vemos en los premios Cervantes seguro,Fernando y yo te haremos las fotos (¿si quieres?).

Olga B. dijo...

Je,je, por si acaso, hazme fotos esta tarde; pero vamos, por mí, encantada de contar con vosotros. Si no llega el Cervantes, ya nos inventaremos un Quijote y nos lo entregamos nosotros mismos o algo así. Mucha gente hace algo parecido (dicen, que yo no conozco los intríngulis literarios;-)
Bueno, nos vemos, me voy a pintar los morritos.

Máster en Nubes dijo...

Miren Vdes, no saben lo mal que va lo del calentario, voy a tener que intervenir y rápido con una promoción al equipo de ventas en forma de captación de becarias. Yo me entiendo. Por dios, cuánto talento y qué poca gestión del idem. Voy a ello y te mando copia, Olga, que no te has enterado de la misa a la media esta mañana. Increíble pero cierto. Te pongo en antecedentes para ver si podemos hacer algo, que veo que nos dan las uvas y sin el calentario. No puede ser, no puede ser, no es esto, no es esto. En fin.

Miguel dijo...

Creo que debo disculparme por no hacerme entender. Los artistas a los que me refería, no son los comentaristas del blog, sino aquellos poetas, fotógrafos, pintores, que te han acompañado en la presentación y edición del libro; aquellos poetas que también me hicieron disfrutar en Sevilla con su lectura y que te rodearon durante el acto, además del público entusiasta.
Muchas gracias por tu acogida en el blog, Olga. Suelo leer cada comentario que te mandan y los disfruto muchísimo. Es una correspondencia viva, a la que tú le das su lugar de una manera generosa y esforzada. Me alegra que sea así, y sólo puedo reitearte mi gratitud y simpatía por lo que a mí me toca.
Un beso, y siento el malentendido que creó mi comentario. Salud para todos.

Lola (la de Ridao) dijo...

¡Vaya carrerón que llevas! Mi más sincera enhorabuena, estamos disfrutando todos mucho de tu éxito, (aunque no siempre te lo diga, soy un poco dejada para escribir, ya sabes)

Un besazo muy fuerte.

PD: vaya lote de reir con lo del calentario, no sé yo si se rajarán...;-)

Olga B. dijo...

Aurora, acabo de volver de la presentación del libro de
Ángel Guinda y no doy crédito... este "calentario" no sale antes de febrero, te lo digo yo, pero para entonces aún hace frío, no problem. Y luego que todos los sacan a la vez y la gente se harta, mejor en febrero, dales tiempo para que se hagan a la idea, que son hombres decentes (digo yo;-))))

Olga B. dijo...

Muchas gracias, Lola, es un alegrón cada vez que escribes, pero comprendo que tu situación actual no deja tiempo a la literatura. Sé que me sigues y te lo agradezco mucho... lo del calentario fue la conversación de la cena en mi presentación; yo me tenía que haber puesto seria y decir aquello de "vengo a hablar de mi libro!", pero los veía tan felices, a los angelicos;-) Tú me comprendes... y además creo que va a hacer historia.
Se os echó de menos al Ridao y a ti. Os debemos cena, así que venid, va, una escapadita.
Besos a la tropa.

Olga B. dijo...

No hay confusión, Miguel, los artistas que me acompañaron son los que comentan habitualmente en el blog: poetas y fotógrafos a los que conocí aquí antes de todo. Artistas como tú;-) Procuramos que la correspondencia esté viva, aunque suelo tener que atenderla un poco tarde por la noche pero "ustedes me entendéis";-) No hace falta que todo y siempre tenga un tono solemne, aunque no lo evitamos si es necesario.
Me gusta muchísimo que disfrutes entrada y comentarios, tú eres ya de la casa. El carnet de habitual sólo otorga un derecho: el de ser echado de menos cuando no vengas;-)
Un beso, Miguel.

Izarbe dijo...

Tarde como siempre, pero al menos llego. He estado "fuera" unos días y desde casa no hay forma de entrar a tu blog, se ha hecho gigantesco. Lo que también ha crecido es la gente que te quiere y aprecia de verdad lo que escribes. Me gustó mucho la presentación y a los míos también, mi niño se estuvo leyendo tu libro y ni se notó que estaba, y la enana... creo que aguantó bastante bien, tenía miedo de que se uniera al tuyo porque ella es más de ese estilo. En fin, me encantó escuchar tus poemas, qué bien suenan con nuestro acento y con el del sur. Aún me falta por firmar algún ejemplar que tuve que prestar a nuestra amiga, porque su cabecita le falló en el momento de salir de casa, así que tomemos un café tan pronto como sea posible. Yo también soy de la opinión de Javier de que el nuevo poemario va a ser aún mejor, estoy convencida y por supuesto tu andábata,tu andábata en papel por favor....
Un abrazo

Olga B. dijo...

Tu niña se portó como un ángel, qué señorita más mona;-) A mí me encantó contar con vosotros, es que hay gente que nunca falla, y eso es para estar muy contenta, Izarbe. El nuevo poemario seguirá su curso como lo hizo en su momento éste, y ya iremos viendo. Andábata, ay, debo tenerla corregida para el día 20, ya te contaré, creo que voy a verme obligada a abandonar incluso el blog, o no llego, porque tengo que teclearla entera;-((
Igual contacto contigo para quedar hoy, creo que os debo dinero por la lotería de la Universidad, ag... mira, te llamo.

Juan Manuel Macías dijo...

Bueno, a ver si me deja poner comentario, porque tengo el dichoso internet patas arriba y en reparaciones.

Sabes lo mucho que me hubiera gustado estar allí. Y conocer a Blackbird, a tus amigos y a tu familia. Y al segundo poeta Bernad (que publicó antes que tú, no lo olvides :-) y al gran maestre de la play station. Pero esto no ha hecho más que empezar, así que habrá más oportunidades. Muchas más.

Leo los noticieros que vas dejando por aquí, y siento mucho orgullo de ti.

Besos, Olga.

Miguel dijo...

Muchas gracias, Olga.

Olga B. dijo...

Lo sé, Juan Manuel, yo también lo sentí muchísimo. Black se quedó todo chafado;-) Espero que estés bien y que también mejore tu conexión. Mi hermana, otra de las ausencias que más sentí, está igual: tiene un virus raro que a veces la deja conectarse y a veces no. Víctor estuvo encantado, hasta hizo pregunta y todo al final, jeje, le gustan estas cosas; pero Adrián pasa por completo, como bien has podido ver en el vídeo. Hubiera querido presentarte al gran maestre de la "pley", si. Recuerdo que a partir de una anécdota suya escribiste aquel texto que me gustó tanto, aquel "Poetas y cometas" que algún día le leeré.
Habrá más ocasiones y, si no, las inventaremos;-)
Besos.

Olga B. dijo...

Miguel, gracias a ti por tanta atención.

Maria Luisa dijo...

Mi querida Olga-

¡ ENHORABUENA !

Me alegro y mucho de todo lo bueno que te pase.
Voy a cantarte:
¡ Te lo mereces, Te lo mereces...!
Soy feliz por conocerte, leerte y además:
¡ Te quiero mucho!

Manuel Arribas dijo...

Felicidades Olga, ya ves que apesar de las circunstancias hice un esfuerzo por acompañarte, aunque calladito. Espero verte.
Un abrazo
Manuel.

Olga B. dijo...

María Luisa, mil gracias. Oye, tengo un montón de blogs abandonados, a ver si me doy una buena vuelta... Desde Monzón me llegaba un viento de buenos deseos. Eso tiene que ayudar, por fuerza;-)
Un besazo y todo mi cariño, Reina Madre.

Olga B. dijo...

Manuel, te vi entrar y fue una sorpresa, estabas disculpado, lo sabes. Luego, al final, no te vi salir, sé que se montó mucho revuelo en la mesa y comprendo que no te apeteciera todo ese jaleo.
Espero que las cosas estén mejor.
Sé que no te encontrabas bien e hiciste un esfuerzo que te agradezco de corazón. Ojalá al menos te sirviera para distraerte.
Nos vemos.
Abrazos.

sergio astorga dijo...

Olga, un verdadero acontecimiento.
Me uno a los buenos deseos.
Un abrazo con fuerza.
Sergio Astorga

Olga B. dijo...

Gracias, Sergio, esos buenos deseos desde tan lejos llegan con la misma fuerza, es lo que tiene la red y las palabras;-)
Enorme abrazo para ti.

Anónimo dijo...

Ya no tarde, sino tardíiiisimo. Pero me paso y bueno, qué decir...
Que te deseo muchas más alegrías con tus Caricias y muchas más también con esos bichejos que reptan y nos hacen la vida tan real. Felicidades Olga, y no es tarde, ahora que pienso; estamos en Diciembre, seguimos vivos, y veremos cómo crecen los poemas y los niños.

Lolo.

Olga B. dijo...

Claro que no es tarde, mujer, aquí vamos y venimos cuando queremos y podemos. Y para traer esos deseos nunca es tarde;-) Que crezcan los críos y los poemas, que se superen todos los noviembres aunque sea enfrentando diciembres (ay, qué lejos queda el buen tiempo, pero ya vendrá, tiene esa manía;-)
Y usted que lo vea.
Besazo.

Capitán dijo...

Enhorabuena por el libro. Lo he leído tres veces, la primera lectura, hecha con prisas, me llevó a pensar que la poesía se perdía en las formas, demasiadas figuras.

La segunda, más reposada, me permitió enconrtrar el fondo en las formas.

Estoy en la tercera y saboreo cada poema, ya no corro para terminarlo y pasar al siguiente.

Estoy disfruándo el libro y aprendiendo, mucho.

De nuevo enhorabuena.

Olga B. dijo...

A mí me pasa muchísimas veces, mis primeras lecturas están nubladas por una cierta "avidez", creo que la poesía nos da todas las oportunidades que queramos, hay poemas que van haciéndose nuestros hasta que nos metemos en ellos, fundimos forma, fondo, sentimiento e intelecto de una manera natural. Es una experiencia.
Muchas gracias por esas tres lecturas, por disfrutarlo... y por venir a decírmelo, cosa que te agradezco muchísimo.
Bienvenido, Capitán;-)

Julio Castelló dijo...

Jajajajajajaja... El niño es fantástico, un atrevido, un aventurero...
Enhorabuena por todo el eco que está recibiendo, como corresponde, tu magnífico libro. ¿Intuyo que no lo presentas en Madrid, en la capital del mundo... :O ? ¿Podemos hacer algo al respecto?

Olga B. dijo...

El niño tiene más cara que espalda (y ha sacado la espalda de su padre, el rugbylari;-)
Estoy muy contenta por la trayectoria del libro, y muy agradecida a los que lo habéis leído y habéis hablado de él. Tu reseña fue preciosa. Yo creo que es la única baza de los humildes desconocidos: conseguir llegar a algunos lectores.
Presentamos en Sevilla y Zaragoza. Yo iría a Madrid encantada, pero de momento no hay nada previsto. Bueno, sí, voy en marzo a ver a Les Luthiers;-) Te avisaré por si podemos quedar a tomar un café y conocernos, ¿vale?

Mery dijo...

Siento llegar con tanto restraso a felicitarte. Me ha alegrado mucho ver las fotos, tan bien acompañada estás de esos otros poetas amigos.
Seguro que esta presentación en tu tierra ha sido doblemente emotiva para tí.
Un beso y que sigas siempre así

Olga B. dijo...

Fue una noche preciosa, Mery. Ya casi hace un mes, qué cosas.
Sí que fue emotiva, para mí todo esto es tan nuevo, me marea un poco, pero me marea de emoción.
Mil gracias por venir, siempre cuando tú quieras, para eso están los comentarios y la puerta abierta.
Un beso.

ángel dijo...

Siempre es un gusto pasar a leerte.


Feliz 2010.

Olga B. dijo...

Muchas gracias, Ángel, me alegro de verte de nuevo por aquí;-)
Feliz año para ti también.