martes, 1 de abril de 2014

75



BELCHITE

¿Recuerdas aquel día?
La última visita al pueblo viejo.
Allí danzaban todos los fantasmas
que no pudimos ver, y lo visible
estaba lleno de huesudas manos
que agarraban con fuerza nuestros rostros.

Mirábamos la iglesia, el esqueleto
de un ángel que murió cuando existían.
Con mimbres de noviembre se ha tejido
el pueblo muerto.
Con deseo y con rabia,
con odio minucioso y laberíntico
se edificó esta destrucción paciente
que ahora respira así junto a mi boca.

Todo es cierto y es nuestro y, sin embargo,
no estuvimos allí; sobrevivimos
en la supervivencia de otros hombres.


Este poema formó parte de mi segundo libro, "Nostalgia armada" (Ediciones de la isla de Siltolá, 2011), se publicó también en revistas, antologías y varios blogs pero nunca lo había traído a casa.  Hoy ha venido solo. 
    

12 comentarios:

Dyhego dijo...

Tremendo.
Salu2, Olga.

Olga Bernad dijo...

Pues sí.

Durrell dijo...

Es un poema impresionante.

Olga Bernad dijo...

Gracias, Durrell.

Dyhego dijo...

¡Y felicidades por tu cumpleaños, Olga!
¡Y queeee cummmmmmplas muuuuuchos máaaaaaaaaaaaas!
Salu2 cumpleañosos.

Juan Manuel Macías dijo...

Me gusta eso que dices de que el poema ha vuelto solo. Un grandísimo poema, inolvidable. Besos.

Olga Bernad dijo...

El cumple fue el 31, mesié, pero gracias, se acostumbra una a recibir felicitaciones ese día y luego siempre gusta recibir alguna rezagada:)

Olga Bernad dijo...

No sé por qué nunca lo subí al blog. Quizá porque me costó escribirlo y, aunque me gusta que esté escrito, me cuesta (re)leerlo. O porque cada cosa tiene su momento. Éste sería el suyo.
Besos, Juan Manuel, y muchas gracias.

Angós dijo...

Es mi favorito.

Olga Bernad dijo...

Ya :)

veridiana dijo...

La nostalgia a veces es dura...

Un beso.

Olga Bernad dijo...

Duro fue todo en general. Hasta el recuerdo, sí.
Un beso, Circe.