miércoles, 26 de marzo de 2014

Buscadores


“Aquel amor insólito que alguien
encontró en cualquier parte
y fue el comienzo
o el fin de una tristeza”.
Víctor Botas

BUSCADORES

Qué buscaba yo en ti, o en todos o en mí misma.
Qué buscas tú en los libros y en los rostros,
en las fotografías que cobijas
como un dios o un pastor
inquieto por la huida constante de un inmenso
rebaño, un rebaño de imágenes que guardas
para que en la memoria no se pierdan,
aunque posiblemente tú jamás
volverás a mirarlas.
Qué salvamos en todas las costumbres
alzadas como lanzas
contra el feroz engaño de la vida
y el atroz desengaño de la muerte.

Yo te recuerdo a veces en medio de la tarde.
No eras el primero pero eras
por aquel tiempo el único.

El tiempo, mi elección, la coincidencia.
Aunque queramos reducirlo todo
a paisajes quemados de cal y de ironía
-tan aburrida y triste, tan vulgar-,
aunque no te sorprenda
que te niegue tres veces cada noche
ni a mí que tú me vendas cada vez que me nombres
y que entonces
setenta veces siete te perdone,
y aunque jure que no y lo repitamos
hasta que un día me parezca cierto,
yo sé que al elegirte seguía una llamada
desde el sitio en que duerme tu conciencia.
Tú movías las olas de un mar superviviente
como un hondo hechicero,
y su lento oleaje me arrastraba
y en la llamada oía una verdad.

Pero ya no sé más. No sé explicarlo


14 comentarios:

Durrell dijo...

Maravilloso. Sin más explicaciones. Gracias.

Olga Bernad dijo...

A ti, Durrell. Siempre.

NINGUNO dijo...

¿Qué buscamos cuando buscamos? Como en la felicidad o el amor, o el camino la búsqueda es lo que nos constituye como humanos... y la búsqueda de palabras, como poetas... quizás...!

Olga Bernad dijo...

No siempre´es fácil precisarlo en palabras... pero cuando lo encontramos, lo reconocemos aunque no queramos reconocerlo. Y es el comienzo o el fin de una tristeza. Y si no, mejor morirse :)

Dyhego dijo...

Olga:
Lo interpreto como un desamor, como un recuerdo, como una añoranza, como un pasado que no se terminó de esfumar en el mar.
Muy sugerente.
Salu2.

Gemma dijo...

"yo sé que al elegirte seguía una llamada/
desde el sitio en que duerme tu conciencia."

Tan bello.

Olga Bernad dijo...

Yo no lo sé explicar, Diego:) Pero usted puede interpretar lo que quiera, faltaría más.
Gracias siempre por la lectura y salu2, mesié.

Olga Bernad dijo...

Así de bello, sister. Oír, ver y..., si no callar, al menos volverlo poema.
Besos.

Gbp dijo...

No sabría explicarte lo mucho que me gusta.
Dejase llevar..., sin más explicaciones...
Deberíamos de permitírnoslo mucho más a menudo Precioso, cariño.

Doña A. dijo...

"Yo te recuerdo a veces en medio de la tarde"
Dices que no sabes explicarlo... No se, pero si que me has hecho sentirlo.
Es precioso, Olga
Un beso

Olga Bernad dijo...

Es curioso cómo cada cual llega a tan distintas conclusiones, Gema. No hablo exactamente de dejarse llevar, sino de sentirse arrastrada por una llamada muy profunda... pero quizá tengas razón, el poema es siempre del que lo lee :)
Lo que me gusta es que te guste.

Olga Bernad dijo...

Y no lo sé explicar, doña A, no sé explicar más, te lo aseguro.
Un beso.

rubén dijo...

Hola, he iniciado un proyecto para escribir un relato cada día del año. He encontrado tu blog por internet, y estoy pensando en añadirte como blog amigo. Si quieres, puedes darte una vuelta por mi blog y quizás añadirme como amigo. Soy http://pepitas-de-oro.blogspot.com

Olga Bernad dijo...

Gracias, Rubén. Suerte con tu proyecto.