martes, 24 de abril de 2012

Libros


Me gustan todos los gatos, muchas personas, casi todos los desiertos y el mar, que es siempre el mismo.  También me gustan los libros y, curiosamente, acabo considerándolos gatos, personas, desiertos y mares. Algunos son distantes como gatos, diosecitos antiguos que viven entre nosotros y se dejan acariciar solo cuando quieren, tal vez solo cuando deciden que lo merecemos según su misteriosa manera de juzgar.  Otros son un desierto, con su árida autenticidad y su profunda calma y esa llanura inmensa que nos permite ver el cielo sobre ellos.  Otros son como el mar: jamás voy a cansarme de mirarlos.  Sólo algunos son personas. Con su grandeza y su miseria a cuestas, son los únicos con los que he podido hablar.

Es cierto que muchos acaban siendo nada, quizá un suspiro de tedio más o menos amable o una odiosa respiración a la espalda de mi olvido, pero unos pocos son mar y son desierto, tienen la humanidad y la animalidad de lo que está vivo, el misterio delicado de los símbolos y la contundencia de lo real, son todo eso y mucho más, y no han encontrado aún su exacto sitio en mi clasificación intuitiva que, al fin y al cabo, solo habla de mi empobrecida manera de entenderlos.  Espero sobre todo a estos últimos.  No sé si esperar es ya una forma de búsqueda ni si en ellos encontraré algo mío o algo tan ajeno que leerlos será como quitarme una venda de los ojos.  Uno nunca sabe, pero quiere.

Nota: El pasado 14 de abril estuve leyendo en La Campana de los Perdidos junto a Silvia Castro. Nos acompañó la música de Tierra Vertical.  Gracias a los organizadores y al numeroso público asistente.  Fue una noche estupenda:  
    
  
 
El Mar del otro lado apareció, junto a otras recomendaciones, entre las sugerencias de lectura del Heraldo de Aragón para el día del libro celebrado ayer.  Las comparto.  Quizá en alguna de ellas encontréis uno de "vuestros" libros. 

29 comentarios:

Dyhego dijo...

Olga:
Interesantes comparaciones.
Me alegro por tus éxitos.
Salu2.

Eduardo González Ascanio dijo...

Muy acertado y breve este homenaje a los libros, y también muy juguetón en el uso del lenguaje. Por un momento me has hecho olvidar una casa -la mía- que es más bien casa de ellos, de los libros, cuya cantidad me angustia. Aparecen por todas partes: sobre la cama, debajo de la cama, en los armarios, en los cajones junto a los calcetines, sobre la mesa de escritorio acaparando toda la superficie...
En fin, no deje usted de jugar.
Un saludo.

Durrell dijo...

Observo en esta entrada una evidente continuidad con la anterior en la idea de que lo ajeno nos quita vendas de los ojos´e implica la misma búsqueda de la otredad. La vida es esa aventura desde nuestro diminuto yo hacia el mundo. Todo jardín cerrado acaba siendo prisión. Curiosa e intuitiva clasificación libresca en esta tu personal referencia al día del libro.
Mis felicitaciones por ese camino de pequeños y grandes pasos.

Olga Bernad dijo...

Jeje, Diego, ya he dicho alguna vez que éxito me parece una palabra un poco grandilocuente para referirse a la poesía. Pero me alegro de estas pequeñas cosas, ya lo creo, y de que mis libros también puedan acompañar, tal vez, la vida de los demás igual que la mía se siente a veces acompañada por otros.
Gracias siempre, mesié, por la lectura.

Olga Bernad dijo...

Eduardo, el homenaje tiene algo de informal, como la clasificación, pero también algo muy íntimo. A veces es más fácil encontrar un libro en las estanterías de nuestro recuerdo que en las reales, creo que esa especie de invasión de nuestro espacio vital es algo con lo que todos los amantes de los libros tenemos que lidiar. En mi caso (alérgica a los ácaros) son casi una amenaza con la que convivo como puedo... Juego serio al que procuro dirigir una mirada amable, porque necesito algunos de esos libros gato, libros desierto, libros persona, libros mar. Y aún espero que alguno rompa esos esquemas. Seguiremos jugando (y usted que lo lea;-)

Olga Bernad dijo...

Durrell, muchas gracias. Yo no planeé esa continuidad, pero sí parece que a veces un tema nos ronda el pensamiento y acaba apareciendo de una u otra forma en varias entradas. La clasificación no tiene, desde luego, nada de científica, pero quizá cada uno pueda pensar en sus propias categorías porque al final nuestra manera de mirar el mundo se repite en casi todas las cosas, y con ello tal vez repitamos nuestra parte de error. Por eso quiero tanto a algunos libros, porque ellos nos abren tal vez un poco más los ojos.

Mery dijo...

Muchacha, tus reflexiones bibliófilas son delicadas e interesantísimas, de hecho dejas tu marca como un ex libris personal e intransferible.
Un abrazo en mitad de la noche, como de costumbre

Olga Bernad dijo...

Un ex libris que más que una marca de agua es una marca de pensamiento;-) Hay una pequeña biblioteca personal que uno siempre lleva a cuestas, incluso tras alguna capa de olvido.
Te devuelvo el abrazo ya de mañana, Mery morena, ayer me rendí muy pronto. Que me hago mayor;-)

Aurora Pimentel Igea dijo...

Huy, cómo me gustado. Creo además que los libros tienen vida propia, Olga. Como en Toy Story o en Noche en el museo, apuesto a que tienen sus peleas en las estanterías cuando no estamos, sus aventurillas, sus penas. Te imaginas a la pobre Jane Eyre toda subrayada y un poco ya harta y al otro que no lo coge nadie, un regalo de esos que te hacen y no lees jamás... Y el pobrico solo... sin nadie que lo abra. Besos desde el frío, la crio esa que dicen, no sé, bueno, el clima es un espanto...

Olga Bernad dijo...

Pobrete, sin nadie que lo abra... esos libros me pesan, pero a veces soy incapaz y ya está. ¿Y esos otros lujosos y señoriales que compramos en algún arrebato, te los imaginas mirando por encima del hombro a las ediciones de bolsillo de nuestros preferidos, envidiando en el fondo que los queramos más? Qué dramas literarios, como la vida misma;-)
Cógete una manta de sofá y un amante de esos (que no excluyen a los otros)y a vivir, que la crio son dos días...

sergio astorga dijo...

Olga, el amado rostro de los libros, no todos, los que hemos leído.
Los libros como las palabras y los zapatos los vamos gastando por nuestra manera de pisar y dar el paso.

Abrazos siempre dispuesto.

Olga Bernad dijo...

Algunos de los míos están verdaderamente tan gastados como zapatos viejos, esos pocos que he llevado durante alguna temporada siempre conmigo, y que luego siempre han seguido, de una manera u otra, en mi memoria. Vividos, se dice;-)
Abrazos de vuelta!

RETABLO dijo...

Las circunstancias ennoblecen al libro. No es igual un ejemplar de La Iliada en una biblioteca o en un quiosco que en la mochila de un soldado.
Saludos.

Olga Bernad dijo...

Interesante matiz: un libro es él y sus circunstancias. Como un hombre.
Gracias por la lectura y por la pincelada, GdL.
Saludos.

MªTeresa Gómez Puertas dijo...

El libro puede ser un magnifico compañero....o la manera de vivir otras vidas.....y siempre sera didactico.

Olga Bernad dijo...

Puede ser un magnífico compañero, exacto... y ¿siempre será didáctico? Todo sirve, aunque sea como mal ejemplo;-) Es, desde luego, una manera de vivir otras vidas o de hacer la nuestra un poco menos limitada. Ojalá nos queden muchos por encontrar y mucho por vivir.

Angós dijo...

Si es verdad lo que dice Aurora seguro que los libros de mi mesilla no se hablan con los de la tuya!!!

Olga Bernad dijo...

¿Cómo que no? Seguro que se insultan;-))))

NINGUNO dijo...

¡Que tenemos que quedaaaaaaar un día de estos... para hablar del mar!.
Un abrazo
Mariano Ibeas

Olga Bernad dijo...

¡Te ha salido con rima! Pero es cierto, tenemos que quedar para hablar de un libro (aunque sea mío:-) Esta semana sin falta, palabrita.
Un fuerte abrazo.

Anónimo dijo...

wassup cariciasperplejas.blogspot.com admin discovered your blog via yahoo but it was hard to find and I see you could have more visitors because there are not so many comments yet. I have discovered site which offer to dramatically increase traffic to your website http://xrumerservice.org they claim they managed to get close to 1000 visitors/day using their services you could also get lot more targeted traffic from search engines as you have now. I used their services and got significantly more visitors to my website. Hope this helps :) They offer best backlinks Take care. Jason

samsa777 dijo...

Qué maravillosa definición, Olga. Qué exacta y hermosa (valga la redundancia).

Besos.

Olga Bernad dijo...

Gracias, Francisco. Siempre me gustaría que las palabras fueran exactas y hermosas(¡qué difícil!) y eso es también lo que busco en los libros. Pero tu lectura es generosa, como siempre, y la generosidad suple muchas carencias;-)
Besos.

samsa777 dijo...

No es solo generosidad: tu alegoría me ha parecido muy exacta y, por ende, hermosa. Dudo más si Keats tenía razón con aquello de la verdad y la belleza, pero no cabe duda (y este texto lo demuestra) de que la exactitud es hermosura: eso sí, seguro.

¡Un beso fuerte!

Posdata: ¡y felicidades de nuevo por la lectura y por aparecer en las recomendaciones! ¡Bravo!

Olga Bernad dijo...

Bueno, pues iremos haciendo lo que podamos con la exactitud y con todo lo demás;-)
Un fuerte abrazo, Francisco.

Eva Maria Tomas Alvira 6º dijo...

Ola olga soy eva del tomas alvira de 6º me alegro de que tus exitos de vayan bien y te queria decir que disfrutes ahora que tienes muchos exitos que disfrutes de ellos porque seguramente solo los viviras 1 una vez en tu vida.

Adios olga espero que contestes gracias

EVA Maria 6º tomas alvira

Olga Bernad dijo...

Querida Eva, ¿cómo no te voy a contestar? El comentario de una niña a quien no conozco pero que se molesta en leer y buscar es una de las cosas que más valoro de todo esto.
Mira, el concepto de éxito, especialmente cuando de poesía se trata, no tiene nada que ver con el habitual. Hay que celebrar las cosas y disfrutarlas, porque es una manera de agradecer lo bueno y cada suceso es único, pero... me he acordado de unos versos de Arquíloco, un poeta griego que vivió hace miles de años:
"Y ni, al vencer, presumas largamente,
ni, vencida, te hundas en tu casa quejándote.
Ríe las dichas, llora los males, sin excesos:
comprende el ritmo que sujeta al hombre".

Un beso y muchísimas gracias, Eva, y bienvenida por estas Caricias.

Paola L. dijo...

Interesante post,sobretodo porque das una clasificaciòn de los libros muy precisa;me ha gustado mucho la frase :"La espera es una forma de busqueda",la cual formara parte de mi bagaje cultural.Un abrazo.Paola L.

Olga Bernad dijo...

Muchas gracias, Paola. Me alegro de que estas líneas te hayan parecido interesantes. Gracias por tu lectura.
Un abrazo.