miércoles, 9 de noviembre de 2011

En la radio con Javier Sánchez Menéndez



El pasado mes de septiembre, Luisa Miñana me invitó a participar en el programa VOCES ESCRITASuna coproducción de la Asociación Aragonesa de Escritores y TEA FM. En cada programa conocemos a dos autores desde una perspectiva especial: son los propios escritores quienes se entrevistan, desgranando en la conversación sus inquietudes, sus ideas y sus obras. 

TEA FM es un proyecto que echó a andar en el año 2008 en Zaragoza, bajo los auspicios de la Corporación Aragonesa de Radio y Televisión en el Centro de Tecnologías Avanzadas de Aragón.  Forma parte de la red de emisoras RADIA, dedicada a la creación radiofónica en su vertiente experimental, realizando programas conjuntos que son emitidos a través de las 21 emisoras repartidas por todo el mundo. También desarrollan proyectos de radioteatro y arte sonoro recuperando la ficción radiofónica, el radiodrama y los programas infantiles y juveniles. 

Estas VOCES ESCRITAS pueden sintonizarse en el 98.9 de la FM en Zaragoza, la TDT en todo Aragón y también a través de Internet: http:teafm.net. Quedan, además, en la web de TEA FM (que tiene una especial relación con muchos ámbitos y radios de Hispanoamérica) en formato podcast con la intención de constituir una auténtica biblioteca sonora de autores actuales.


Mi invitado para compartir esta experiencia fue Javier Sánchez Menéndez. La entrevista fue grabada el 3 de octubre y hoy se ha guardado allí nuestro podcast.  Es un placer compartirlo ahora, coincidiendo con la  nueva entrega de la Revista de poesía Isla de Siltolá, donde aparecen dos poemas míos en un número de lujo -y doble- cuya nómina completa podéis ver AQUÍ.






Nota de 17 de noviembre:
Si mañana estáis en Zaragoza, en el INTERFERENCIAS, a las 21,30, nos vemos las caras y nos contamos historias. Gracias a los organizadores por invitarme.
(Clic sobre la foto para ampliar)





37 comentarios:

samsa777 dijo...

¡Ahora mismo me la pongo! ¡Felicidades de antemano, a las que se une mi enhorabuena, una vez más, por la revista!

Abrazos

grande dijo...

¡GranD3!

Olga Bernad dijo...

¡Gracias, Francisco! Ya me dirás si se oye. Un desconocido me ha avisado de que uno de los enlaces no funcionaba bien. Soy bastante desastre para estas cosas;-) Lo que más me importa es la entrevista, yo la oigo perfectamente, pero ya me dirás. Me encantó la experiencia de la radio en el estudio. Creí que me pondría más nerviosa, pero ambos estuvimos muy, muy cómodos. Tú entiendes de esto... ¡Ojalá te guste oírla!

Olga Bernad dijo...

Muchas gracias, Grande, tú sí que lo eres;-))))

samsa777 dijo...

Acabo de probar el enlace y va bien: aparece en una ventana emergente de ivoox. Sin mayores problemas. Se puede descargar el mp3 o escuchar en "streaming".

Besos.

Olga Bernad dijo...

Vale, pues me quedo muy tranquila de que se pueda escuchar hasta en streaming, je;-)

Durrell dijo...

Se oye perfectamente, Olga, y es un auténtico placer escuchar esta conversación. Tu naturalidad, tu claridad de ideas e incluso la serena pasión que salpica tus versos pueden intuirse en esa voz delicada, libre de afectación y rigidez, como tu poesía, pero certeramente tajante cuando es necesario. Espléndido el contraste con la voz masculina y el acierto en el tono que ambos habéis adoptado para tocar temas fundamentales en pocos minutos, transmitiendo una cordialidad que en ningún momento cae en la frivolidad. Mis felicitaciones a ambos.

Olga Bernad dijo...

Vaya, muchas gracias, Durrell. A Javier le gustará saberlo. Yo estaba preocupada por no haber podido preparar la entrevista. Quedamos para comer con Antón y allí había ganas de hablar de tantas cosas, para una vez que nos reunimos, que no pudimos dedicar tiempo a preparar nada. Luego nos fuimos directos al estudio y casi fue lo mejor. En el taxi decidimos que poemas leeríamos. Fue una conversación como otras, con temas que hemos comentado a veces, sin mucho orden pero sin demasiado desconcierto;-) Yo lo disfruté mucho, quizá de las cosas que más he disfrutado hasta ahora. Me alegro mucho de que te haya gustado oírla.

Durrell dijo...

¡Y mi enhorabuena también por los poemas en la revista! Un plantel de lujo, sin duda.

Olga Bernad dijo...

Sin duda, Durrell, es un honor estar ahí.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Un placer Olga. Muchas gracias. Fue una tarde genial.
Un beso.

Olga Bernad dijo...

Muchas gracias a ti, por venir desde Sevilla y por todo. Fue una tarde genial, sí.
Un beso.

Dyhego dijo...

Os estoy escuchando.

Me ha parecido una conversación muy interesante y clarificadora.
Ha sido como asistir a una clase.
Gracias a ambos.
Un deseo: seguir leyendo poemas vuestros.
Un sueño:llegar a sentir la "poesía" com vosotros la sentís.
Una necesidad: poder leer con tranquilidad y sosiego.

Saludos armados y cabroncetes.

Olga Bernad dijo...

No, de clase nada, es precisamente lo que nooooooor! Pero tu forma de sentir la poesía es perfecta, es la tuya, la del Dhyego que conozco ya un poco y que es irrepetible. Ninguna es mejor que otra, y ninguna sirve para otro;-) Lo de la tranquilidad y el sosiego lo suscribo, mesié. Pero en fin, hay que lidiar con lo que toque;-)
Un fuerte abrazo y muchas gracias.

Juanma dijo...

Cálidos los dos, tremendamente interesantes y muy radiofónicos (que para el caso también cuenta mucho, ¿no?).

Besos.

Olga Bernad dijo...

Pues muchas gracias, Juanma, tú entiendes un rato de radio! Si a ti te lo parece, me doy por satisfecha;-)
Un beso.

Jesus Esnaola dijo...

Me ha encantado esta entrevista doble, Olga. Me han interesado los temas (coincido con muchas de tus reflexiones sobre los blogs) y ha sido un placer muy grande escucharos a los dos leer poemas propios y ajenos, genial "Feliz donde no hay nada" (y qué bien leído).

Besos

Olga Bernad dijo...

Me alegro muchísimo de que te haya gustado, Jesús. Fue un rato agradable y yo creo que se nota que son temas que tratamos habitualmente, con nuestras coincidencias y nuestros matices. Me sentí muy bien grabándola y me encanta que esta cosa tan moderna del podcast permita guardarla como recuerdo y compartirla.
Un beso.

Angós dijo...

Recuerdo lo contenta que volviste y lo bien que te salió luego la presentación del libro de Javier. El mejor momento al final, en la terraza. Con la entrevista me ha pasado como con la conversación después en la terraza, que me sentía oyente entre Antón, Julio, Fernando, Javier, tú y los demás. Pero me encantaba escuchar. Me ha encantado escuchar.

Olga Bernad dijo...

Sí, estaba contenta porque había disfrutado de la entrevista más de lo que en principio pensaba. La radio me gustó mucho. Después nos fuimos corriendo a la tele y luego a la presentación. Pero el final en la terraza estuvo muy bien, sí, porque tú también estabas;-) Yo no pensé que se nos haría tan tarde. Da gusto escuchar en estos casos, es verdad; cuando todo el mundo se distiende se aprende mucho más (y mucho mejor). Gracias por estar, Angós, como siempre.

samsa777 dijo...

Me gustó mucho, Olga. Interesante, fluida, muy entretenida. ¡Bravo por los dos!

Un abrazo.

Olga Bernad dijo...

Gracias por escuchar.
Un abrazo.

sergio astorga dijo...

Olga, si el poema no suena...
Te leo por libertad no cabe duda.
El blog es un soporte sin intermediarios, tal vez por eso saca ronchas.

Por escrito el abrazo.
Sergio Astorga

Olga Bernad dijo...

Si no suena, como si no;-)
Hay una parte de libertad que a veces se paga muy cara, sí, pero la hay. Esa misma libertad impide controles que tal vez serían deseables, pero también impide a la vez otros más indeseables y que son inevitables fuera de aquí. En cualquier caso (de momento) aquí estamos. Y encantada de haber encontrado gente como tú.
Abrazo de vuelta, firmado y rubricado.

Anónimo dijo...

Which came first? chicken or the egg

veridiana dijo...

Está muy bien la entrevista.
Me gusta tu voz:es muy gradable,infantil,melosa.
Felicidades a los dos!

Un beso

Olga Bernad dijo...

¡Gracias, Circe! Javier tiene un acento muy bonito; en mi caso, cuando leo mis poemas en público, los nervios suelen ponerme una voz mucho más grave. Supongo que aquí la conversación favorece que salga más la mía, la normal. La verdad es que no soy muy melosa que digamos, pero, en buena compañía, creo que sí soy una persona bastante afectiva. De todas formas, qué extrañeza produce escuchar la propia voz...
Un beso.

L.N.J. dijo...

Hola Olga, lejos de romper un poco tu humilde blog que define muy bien tu pasión por la lectura, escritura y trabajo bien reconocido por tu esfuerzo, quiero añadir algunos detalles que para mí son importantes.

Me gusta mucho la radio y sinceramente no estoy de acuerdo que una presentación sea sólo por parte de ambos poetas, en este caso también editor, JSM. Entre otras cosas porque a esto le llamo "Favoritismo": preferencia del favor sobre el mérito".

Ahora bien, empezáis acorde con una conversación que requiere un tono relajado y suave; después seguís con el mismo tono pero os contradecís en las palabras. Habláis de un control de calidad que bien habéis comentado, ha pasado y pasará siempre. Cometéis el _grave error_ de sanar esa calidad en vuestros poemas leídos, cuando la palabra talento ya de por sí hay que dejarla en palabras de los demás porque tiene un significado muy delicado. No por ello una persona no debe dejar de reconocer su propio mérito, pero si cabe la duda dejemos por favor, que esos desconocimientos y desprecios hacia la literatura que comentas no sean de una ignorancia tan grande como para ir coronándose uno o una, sin más.

Cualquiera que se preste a una lectura digna y con tanta entrega, ya de por sí: la soledad, el silencio, el lector y el escritor son los verdaderos protagonistas. Sobre todo en nuestras horas de lectura a solas, con nosotros mismos o si se tercia como habéis echo Javier y tú, compartir.

Me pregunto como un editor puede hablar desde su propia experiencia sobre control de calidad cuando su libro "Una aproximación al desconcierto" no es un buen libro de poemas. ¿Que se puede editar?, claro que sí. Esto demuestra la contrariedad de nuestra palabras y acciones.
Entonces le digo a Javier, que si el control de calidad pasa como él dice por uno mismo ¿qué hacen los editores? ¿las personas de un jurado?. Lo que dice pues, lo tiene bastante fácil y lo digna (que me parece muy bien) por quien él apuesta. Uno mismo apuesta por uno mismo toda la vida, no tenemos otra elección para vivir.

Personalmente llevo tres años experimentado este mundo de poetas, editores y escritores, bien he de decir que de muchos actos literarios, en muchas reflexiones tomadas de los demás hay que andar de puntillas, con las orejas bien puestas y con ojos de sapo.

En definitiva hablamos de la vida, que de ser caprichosa, lo es para todo.

Perdona por la extensión y gracias.

Lourdes.

Olga Bernad dijo...

L.N.J., es absurdo establecer una discusión intentando que el otro defienda cosas que ni ha dicho ni tenía intención de decir. Respeto tu libertad de opinar lo que quieras y te abro las puertas de estas casa pero, objetivamente, la redacción del correo lo convierte en algo de difícil comprensión.

L.N.J. dijo...

Olga, una persona comprende lo que desea y si no, lo deja apartado. Así de sencillo.

De verdad que te felicito por lo que consigues, no te quito tu mérito ni a J.S.M el suyo. Pero reconozco, que me quemo poniendo la mano en el fuego.

Gracias de nuevo.

Olga Bernad dijo...

Es cierto que uno comprende lo que desea movido por vete a saber qué. Tu texto es prueba de ello. Pero, además, hay unas normas mínimas de concordancias, estilo e incluso ortografía que ayudan o dificultan objetivamente la comprensión (y cuyo uso argumenta sobre nosotros con mucha eficacia) Gracias, por tanto, por ser tan clara y, si te parece, demos el asunto por concluido.

L.N.J dijo...

Si lo pides así, claro que lo haré. Y perdona por no saber explicarme tan bien como tú.

Saludos.

Olga Bernad dijo...

L.N.J., esto es infantil: entras a opinar sobre una conversación que versa sobre generalidades interpretándola como bien te viene y juzgando hasta lo que no se ha dicho, juzgando intenciones. Pero tus palabras también se pueden contestar (y juzgar). Lo he hecho mínimamente y te he abierto las puertas de este blog, que no tiene vocación de dar cancha a los problemas que no puedo solucionar. Ahora sí te lo pido: déjalo ya.

L.N.J. dijo...

Entonces no sería infantil que te dijera ¡Bravo Olga! ¡es genial!.

Para mí, son ideas, no problemas. Y puedes contestar a lo que creas conveniente porque no se trata de opiniones que se deban tomar a la defensiva.

En fin, es tu blog y te respeto. Aquí lo dejo.

Olga Bernad dijo...

Nuevamente te proyectas en tus propias "críticas", L.N.J. Tu "Bravo" sería igualmente infantil. Y contestar no es ponerse a la defensiva, es contestar. De verdad, no quiero ser descortés, pero es que esto no aporta nada.

Mery dijo...

Como dice Javier: "cuando uno vale, llega".
Me ha encantado oiros a ambos en este mano mano literario y humano.
Un beso enorme

Olga Bernad dijo...

No lo sé, Mery, lo que sé es que es mucho mejor pensar en escribir que en "llegar" a una u otra parte: eso nos deja en manos de la frustración, y eso se nota (como casi todo) en poesía, aunque se diga lo contrario. No quiero verme así.
Fue un momento muy agradable y un buen recuerdo para mí.
Besazo.