lunes, 12 de abril de 2010

La duda

Otro sexteto lira:

Sexteto lira: Lira de seis versos. Combinación métrica de seis versos heptasílabos y endecasílabos, en la que riman, en consonante, los primeros cuatro versos de forma alterna, y los dos últimos entre sí. Sirve como estrofa de la canción alirada.
___________________________________________________________________________________
Hace un añoLa pesadora de perlas
___________________________________________________________________________________
NOTICIERO:
12 de abril: Me entero hoy, en mi retrasadísima lectura de las páginas vecinas, de que Mariano Ibeas eligió el viernes santo uno de mis poemas para acompañar una foto suya, lo extrajo de una colaboración en el blog de Antón Castro, un poema dedicado a Belchite que apareció también en la Revista Siltolá.  Impresionante foto, Mariano.  Un día iré de verdad.  Gracias por pensar en él.

    14 de abril: Isabel del Río, que acaba de publicar con la editorial Akron "Las chicas del óleo", un ensayo sobre pintoras y escultoras anteriores a 1789,  muestra la portada de Andábata en su blog.  Gracias, Isabel.  Ella se siente como en casa entre tus chicas;-)


    15 de abril: Me mandan unas cuantas fotos desde la Casa de la Mujer de Zaragoza del curso que allí se imparte sobre ESCRITORAS ARAGONESAS, bajo la batuta del incombustible Antón Castro, y al que asistí ayer como invitada. Las palabras, la atención y el interés de las participantes hicieron que la clase me permitiera aprender seguramente mucho más de lo que enseñaba. Poemas y prosas, conversación, compañía. Un buen plan para una tarde de abril.  Gracias.

      41 comentarios:

      Durrell dijo...

      Inteligente juego de sonidos –“uyó/ úllo”- en el primer verso, y también en el segundo -“amár/ cerrár/ sellár”- , dando al endecasílabo un ritmo trepidante. Hermosa la rima. Se agradece no echar mano de gerundios, participios y pretéritos prefectos e imperfectos. Fáciles soluciones que han arrastrado por el suelo a esa “maldita preceptiva” a la que rindes tu particular y valiente homenaje. La duda como noria y precipicio sin paz que, a pesar de todo, parece salvarnos, es un bellísimo hallazgo conceptual y una imagen muy poética.
      Me parece increíble que mantengas en nivel y de alguna manera nos sorprendas en cada entrada.
      Mis respetos.

      Por cierto, preciosa letra.

      Dyhego dijo...

      Elegante grafía y sugerente poema.
      Pero como soy tan burro, no termino de entenderlo. El amante pierde cualquier vergüenza o altanería ante su amada, pero blinda el amor para que nada ni nadie lo altere. Pero mantiene dudas (¿su amor, el de la amada?). Si habla de memoria, indica que es un amor pasado. Si lo compara a una noria es que espera que resurja el amor.
      Ay, Olga, no entiendo a ese amante.
      Un saludo, más que de noria, de montaña rusa, uhhhhhhhhhhhhhhhh.

      Olga B. dijo...

      Durrell, ves cosas en las que yo no siempre pienso. Y me haces verlas también. Esa es una de las cosas que más me gusta de esta posibilidad de contacto directo. Sí, la duda salva. No nos deja caer definitivamente del lado del error. Lo malo es que tampoco nos deja acertar del todo, pero nadie es perfecto;-) La preceptiva está demasiado maldita y no siempre por boca de quien debiera. Ahí está, con todas sus posibilidades (que no son pocas).
      Muchas gracias por tu comentario.

      Olga B. dijo...

      No se preocupe, mesié, quédese con el no sé qué, quédese con la duda. El título no es gratuito;-)
      A veces la memoria es más que una noria, y más que una montaña rusa; se parece a la ruleta rusa, un juego que nos puede acabar.
      Salu2 rusos(como quiera que sean).

      Olga B. dijo...

      Isabel Barceló, dejo el comentario que me has mandado por correo:

      "No sé qué ocurre, Olga, que no puedo dejar un comentario en tu blog. Se me bloquea el ordenador, no sé si será cosa de brujas. He leído tus tres poemas en el blog de Antón. Son preciosos y emocionantes, como todo lo que escribes. Tienes una voz poética muy personal, como te he repetido tantas veces... Me gusta esa sensibilidad tuya tan distinta.

      Un abrazo muy fuerte."

      Isabel Barceló


      No tengo ni idea de lo que ocurre, ya me lo han dicho varias veces y creo que tengo todas las opciones bien. Será, como tú dices, cosa de brujas. Si mañana sigue sin funcionar escribiré a Blogger o algo. Ainssss.
      Gracias igualmente por tus palabras y, sobre todo, por tus varios intentos. Un fuerte abrazo y enhorabuena por la buena marcha de esa Dido estupenda;-)

      Alejandro dijo...

      Así debería ser: sellar con lacre el mundo y no con lacras como solemos hacer... creando precipicios sin paz.

      Te deseo una buena semana, Olga.

      Olga B. dijo...

      Esa sensación tengo siempre cuando sello una carta con lacre (aún lo uso, sí, siempre que alguien me da una excusa:-) la sensación de cerrar un mundo que sólo puede ser abierto por el destinatario. Esa parte que sólo damos a alguien en concreto, a nadie más, y que tal vez puede perderse por el camino. En fin. Cosas.
      Muy buena semana también para ti, Alejandro. Muchas gracias.

      Herman dijo...

      Precioso poema. Y preciosa caligrafía. Mi felicitación.

      Olga B. dijo...

      No me había dado cuenta de lo difícil que es hacer una letra inteligible hasta que no me ha dado por ponerme. Por tanto, mi letra "real" es así pero en raro;-)
      Lo que más me importa son siempre los poemas, Hernan. Muchas gracias.

      enrique dijo...

      Una combinación métrica de lo más renacentista.
      Hermosos y poderosos infinitivos...

      Olga B. dijo...

      Es cierto, Enrique; otro día nos iremos a la Baja Edad Media... o donde queramos.
      Esos infinitivos juntos tienen algo de tambor y ladrido, como si se pudiera lacrar un poema encerrado en una carta con cierta rabia. ¿Usted me entiende?

      MªTeresa Gómez Puertas dijo...

      Sellar con lacre un mundo,tu mundo,una buena idea.....besos,gracias por compartir.

      Olga B. dijo...

      No sé si es una buena idea, Teresa, pero sé que a veces es una tentación. Sin embargo, eso sería incompatible con la idea de compartir. No sé.
      Gracias a ti por tus fotos, guapa;-)

      Anabel dijo...

      ¿Utilizas lacre? Me parece genial y todavía me parece más genial que se siga vendiendo.

      Iba a poner desgraciadamente ya no se escriben cartas hoy en día, pero no, es afortunadamente hoy en día sí se escriben cartas: mails y, ¿por qué no?, estos comentarios no dejan de ser misivas. Hemos vuelto a una sana costumbre adaptando los medios.

      Que me he ido del tema. Que me gusta tu capacidad de hacer poesía con métrica clásica: es lo más difícil del mundo mundial.

      Estoy disfrutando "Caricias Perplejas". Lo bueno de los libros de poemas es que los coges y los dejas; hoy, un poema, mañana, dos. Y así, sin querer, te lo acabas y te das cuenta de has leído algo hermoso.

      El próximo: "Andábata".

      Besos,

      Anabel, la Cuentista

      Gemma dijo...

      Que se resuelva lo que sea en la duda me parece un sinsentido precioso. Y no sé qué te parecerá a ti, pero ese precipio sin paz me lleva a pensar que ningún lacre es capaz de sellar tu mundo.
      Abrazos, querida Olga ;-)

      Olga B. dijo...

      Lo utilizo siempre que alguien me da una excusa para mandarle una carta;-) Es cierto que lo importante son las palabras, y que las nuevas tecnologías ofrecen muchas ventajas, pero a mí me gusta desde comprar el lacre(yo lo compro en unas barritas que se derriten a mechero, y luego uso un viejo sello de mi tía Joaquina) hasta tocar el papel casi amarillo en el que escribo, su textura rugosa y el ruido de la pluma sobre esos surcos. Un placer. Igual que recordar la preceptiva, tan denostada (y desconocida, es más sencillo ignorarla que superarla).
      Bueno, hay tres o cuatro poemas bajo esta etiqueta, no más, pero supongo que irá creciendo. Todo poco a poco, todo tiene sus momentos;-)
      Gracias por el comentario y las lecturas de mis libros. Nos vemos el viernes, ¿no?
      Hasta entonces.

      Olga B. dijo...

      No, sister, ningún lacre mantiene a salvo nada, pero es bonito pensarlo; a veces lo parece, como si pudiésemos guardar y proteger sentimientos en palabras, palabras en cartas, cartas en su sobre, y luego lacrar ese sobre y enviarlo exactamente a quien van dirigidos los sentimientos y las palabras.
      Casi mejor. Todo perfume, mejor con el frasco roto y derramado. Igual esto es otra forma de consuelo. Yo qué sé, sister.
      Pero besos.

      Angós dijo...

      Clavas los poemas cortos. Casi nunca haces rimas, pero a mí me parece, como dice Anabel, muy difícil hacerlo bien.
      Me gusta ver tu letra ahí.

      Olga B. dijo...

      El oído moderno no acepta bien la rima, en ocasiones, con muchísimos prejuicios; en otras... bueno, el peligro del ripio siempre acecha;-)
      Son cosas que me dio por hacer este verano y a las que no renuncio. Me gustan mucho. La rima y la noria "casan" bien, porque ambas vuelven. La verdad, prefiero mi letra cuando escribo deprisa... pero convenía que se entendiese alguna palabra;-)
      Gracias, Angós, a mí me gusta verte aquí, je.

      Alfaraz dijo...

      Pues otro que me apunto.
      Seis sextetos pueden quedar redondos.

      Bss.


      .

      Olga B. dijo...

      Sólo tengo cuatro, que suena más bien cuadrado;-) Pero se hará lo que se pueda.
      Muchas gracias, Alfaraz, y un beso.

      gbp dijo...

      Sin duda, precioso. En la memoria se queda su "dulce ritmo".

      Besitos

      Olga B. dijo...

      ¡Sister! La sister, sister;-) Qué alegría. Tú también estás en mi memoria...
      kisses.

      Mery dijo...

      También bordas las liras.
      ¡ De qué me extraño yo !
      Agosto te sentó muy bien, de eso no hay duda.
      Un beso

      Olga B. dijo...

      Hija, Mery, te he contestado hace veinte minutos y mi comentario sigue sin aparecer. Yo no sé lo que pasa. Esto no me acepta ni mis propios comentarios;-) En fin, te decía que la imagen de alguien bordando una lira me resulta muy poética. Te imagino a ti, morena morena, enhebrando hilos brillantes para pespuntear las cuerdas...
      En agosto pasado sufrí mucho. Cosas que pasan;-)
      Beso ya un poco nocturno.

      lolo dijo...

      También creo que está bordada a mano tu letra.
      A ver si hay suerte y abril quiere mandarte este mensaje.

      Olga B. dijo...

      Pues lo he publicado desde el correo y nada, luego lo he publicado metida en la página de moderación de comentarios y ya sí aparece, pero no cambia el cómputo. Esto está medio loco ¿no le pasa a nadie más?

      En cualquier caso, me gusta esa comparación, escribir se parece un poco a bordar; y la punta afilada del lápiz, a una aguja trabando una amistad peligrosa con su bastidor y nuestros dedos;-)

      veridiana dijo...

      Si de mi baja lira
      tanto pudiese el son,que en su momento
      aplacase la ira
      del animoso viento
      y la furia del mar y el movimiento...

      ( Garcilaso de la Vega)

      Olga B. dijo...

      Ay, Garcilaso, la lira clásica y su ritmo de cantidad, cómo limpia a veces el pensamiento.
      Es ese "manso rüido / d’agua corriente y clara" de su canción tercera...
      Con él me quedo.
      Buenas noches, Circe.

      veridiana dijo...

      Buenas noches,poeta.

      Un beso

      Blackbird dijo...

      Otra vuelta de noria más y casi nada recordaremos ya.
      Es cierto, la memoria es un abismo donte enterramos los sentimientos.

      Preciosa tu grafía (¡lástima de eñe!), me quedo con la zeta de rabito.

      Besos Olga

      Olga B. dijo...

      Sí, Black, lo malo de la noria, del péndulo del reloj, de las estaciones del año, de todo lo que vuelve sin parar, es que en algún momento -para nosotros- se para. Uno nunca sabe ni cuánto tiempo recordará. Jo.
      En fin, procuraré incluir la eñe si algún día completo esos seis sextetos lira que a Alfaraz le parecían redondos. De momento hay cuatro, son una especie de capricho;-) Y la zeta es una de mis letras preferidas, jeje, será por vivir aquí.
      Un beso y gracias por tu visita nocturna.

      Miguel dijo...

      Son las 12´30 de la noche, y me voy a la cama. Cambio de hábitos. Consejos del angel bueno para que no me atrape durante la madrugada, una tristeza severa, solitario.
      En la bonita lira haces mención de dudas, certezas, precipicios, memoria. Todo se asemeja a una poética propia, facilmente reconocible, que aún me inquieta, "me remueve la sangre". Bueno, ya veo que abril no resiste tu atractivo y te deja en las nubes, a la espera de que mayo sea tan prometedor.
      ¡He leido Andábata! Qué divertida, lo primero; qué inteligencia tan genial, derrochada; qué dignamente queda todo en su sitio cuando la novela acaba (qué pena también) y que gran escritora tan evidente. Perdona si piensas que esto que balbuceo no hace justicia a la novela.Sé que lo que te importa es que disfrutemos de la lectura de tus versos y prosas, y yo estoy completamente satisfecho.
      Muchas gracias por escribirla, Olga. Ojalá que tengas todo el éxito que mereces; por ahora está creciendo el número de tus lectores, que es lo que importa.
      Es un lujo, para mi, poder enviarte estas palabras de felicitación y reiterar siempre la admiración que te tengo.
      Un beso muy cariñoso.¡Felicidades!

      Olga B. dijo...

      Corriendo al sueño, Miguel, nada de dejarse atrapar por tristezas severas... Me alegro de que al menos Andábata te haya hecho sonreír, y no pienses que tu opinión, tu impresión, tu lectura, es un pobre balbuceo. Cada lector es importante y los que - por haber pasado muchas madrugadas coincidiendo por estas raras redes- son ya amigos, mucho más.
      Esa pena cuando la novela acaba es algo que me pasa también cuando leo algo que me gusta. ES tu mejor enhorabuena. Lo que me hace sentir que piso terreno firme entre las dusas, las certezas y los precipicios de la lira. Mayo está enfrente, qué duda cabe:-)
      Un beso y felices sueños.

      Mery dijo...

      Olga, siento oir que el pasado agosto sufriste mucho. Se dice que el alma revuelta, las penurias de la vida, crean hermosas obras, y la Literatura (todas la Artes) nos dan muestras de sobra.
      Pero es una faena tremenda que se tenga que pasar por calvarios personales para ello. Espero que esos sufrimientos cerraran su puerta para siempre y no te molesten mas, porque en tu caso está comprobado que la felicidad te hace igual de próspera.
      Un beso (esta vez de mediodía)

      Olga B. dijo...

      El sufrimiento no es arte, ni la alegría, ni nuestros sentimientos. Yo creo que escribí esto y otras cosas "a pesar de" y no por lo mal que me sentía. No lo sé. Me da igual. Aquello ya pasó y vendrán mas cosas, buenas, malas y regulares. Pero a veces lamento sentirlo todo tan intensamente, me gustaría que no fuese así para que las cosas no me hicieran polvo.
      Aunque a veces viene bien morder el polvo, supongo.
      Al final soy razonablemente optimista. No sé, qué más da.
      Me gusta tu rara visita al mediodía;-)
      Un beso con sueño de siesta, mmmm, voy a desaparecer...

      Izarbe dijo...

      Hoy voy a hacer todos mis deberes atrasados, qué bonitos son tus versos escritos a mano, como antaño se hacía todo. Me ha gustado mucho, todo en su conjunto, no ponemos ni quitamos nada, no puedo "elegir" un verso más que otro.
      Por cierto, estás en todas partes, ahora también en la casa de la mujer, me alegro mucho por ti.
      Besicos

      Olga B. dijo...

      Pasé una tarde estupenda, Izarbe, quizá ha sido de las cosas que más he disfrutado. Acabamos hablando de métrica, de ritmo, de poetas antiguos, de versos libres, de ganas de escribir... Aprendí muchísimo.
      Me alegro de que te haya gustado este capricho, tenía ganas también de ir colgando alguno de éstos.
      Besicos.

      Anónimo dijo...

      Thank for this great post, i like what you

      read.

      Olga Bernad dijo...

      Thank you.
      It's very kind of you.

      Hosting y Dominios dijo...

      Simplemente espectacular, logras conectarnos totalmente con lo que dices y buscas en nosotros como tus lectores, gracias y un saludo.