sábado, 31 de agosto de 2013

¡Salto al cine!

Creo que las cosas más increíbles pasan sin que uno haya pensado en ellas.  Hace unos meses, Raúl Guíu, un joven director de cortos, me mandó un correo sorprendente: me contaba que había leído por internet una antigua entrada de este blog, mi poema “Los ojos de los muertos” (poema que luego formó parte del libro Nostalgia armada, publicado en Siltolá en 2011) y que le parecía perfecto para banda sonora del proyecto en el que estaba entonces trabajando.  Quedamos, me pasó el guión y me contó su idea. Ahora es más que una idea. Cuti Vericad ha puesto música y voz a esta especie de blues que acompaña a los títulos de crédito de una pequeña comedia negra. La producción es de José María Guíu y Francisco Javier Millán; la fotografía y edición, de Roberto Torrado; los protagonistas: la guapísima María Díez de Rada y Alfonso Palomares, de mis admirados de Oregón Televisión.

El miércoles pasado asistimos al pase privado en la productora y el próximo viernes 13 de septiembre se proyecta por primera vez en la Muestra de Delicias, para la que ha sido seleccionado.  La presentación oficial, el sábado 28 de septiembre en el Centro de Historia.  Os esperamos a todos y, de momento, aquí queda cartel promocional, canción y poema.



Esos ojos abiertos de los muertos
cuando nadie ha mirado su desvelo
ni su ausencia del sueño de los vivos;
cuando nadie ha hecho el gesto de entenderlos
cerrando sus inútiles ventanas
hacia un mundo perdido para siempre.

Aún atados por la fiel memoria
a la costumbre de mirar las cosas,
qué verdad suspendida de sus párpados,
qué terrible pureza ensimismada,
definitivo asombro de los ojos
inmóviles y ciertos de los muertos.

Y la vacía voz de su mirada
y la imposible luz que acaso intuyen
los nuevos ojos ciegos de los muertos.

Olga Bernad (Nostalgia armada, Ediciones de la Isla de Siltolá, 2011)

22 comentarios:

Elías dijo...

¡Qué preciosidad, Olga!
Los autores han dado con el estilo preciso para el poema: el blues.
Quién te lo iba a decir cuando lo estabas escribiendo.
Pero la vida, querida Olga, no da puntada sin hilo.
No sabes cuánto me alegro por ti.

Un beso.

Durrell dijo...

Anonadado. El poema -bellísimo- se deja tocar espléndidamente por la música. Felicidades por este nuevo logro.

Olga Bernad dijo...

Muchas gracias, Elías. El corto también es una pequeña maravilla. Asistí el miércoles al pase privado en la productora y me quedé encantada.
Es cierto lo que dices, tal vez la vida no dé puntada sin hilo y las mejores cosas ocurran simplemente porque tenían que ocurrir. Yo, desde luego, no pensaba que había escrito la letra de un blues, te lo aseguro;-)
Un beso.

Olga Bernad dijo...

Se deja tocar, es cierto. Como los pemas acaban siendo de quien los lee, la mirada (y en este caso la voz) de los demás les suma matices. Matices sonoros esta vez. Me gusta la voz de Cuti, grave y sin estridencias, sobre estos ojos.
Mil gracias.

Dyhego dijo...

Olga:
¡Enhorabuena de nuevo!
Ya pude leer las traducciones.
A ver si alguna vez podemos ver el vídeo por internet.
El poema ha quedado muy bien con esa música.
Salu2.

Olga Bernad dijo...

Merci! Al final pude colgar incluso el archivo con la lectura de Caroline Lepage. Espero que te haya gustado.
El vídeo de momento no puede colgarse, pues el corto no está estrenado y tiene que participar en varias muestras. Más adelante.
A mí, la verdad, me hace mucha ilusión tener un poema convertido en canción.-)
Salu2, mesié. Y buena entrada en el curso...

Dyhego dijo...

Olga:
No me había dado cuenta, pero acabo de escuchar la grabación.
¡Enhorabuena!
Salu2.

Olga Bernad dijo...

:-)

RETABLO dijo...

Nada igual al misterio de ese silencio y de esa quietud.

Saludos de su lector

Olga Bernad dijo...

Nada igual. ¿Lo definitivo?
Saludos de su lectora.

sergio astorga dijo...

Olga, es fascinante!

Abrazos ciegos vivos.

Olga Bernad dijo...

Muchas gracias, Sergio.
Abrazos de vuelta (bien vivos;-)

Juan Manuel Macías dijo...

¡Muchísimas y merecidísimas felicidades, Olga! Como dice Elías, el blues es un acierto por parte del compositor. Bueno, ya sabes que a mí siempre me encantó este blues tuyo
:-)
Besos

Olga Bernad dijo...

Sí, recuerdo que siempre me lo decías, cuáanto me gusta ese blues, ese blues...;-))))
Ojo clínico, capitán.
Besos y gracias.

Isabel Barceló Chico dijo...

Lo tuyo, olga, es increíble e imparable... Me causa mucha satisfacción que se vea así premiado el arte, la dedicación y el amor que pones en todo lo que haces. Un abrazo y enhorabuena.

Iseo dijo...

Ha quedado precioso. La música perfecta para un poema que ahora, sonará distinto. Ya no podremos leerlo sin escuchar en silencio ese blues. Espero poder ver el corto.
Besos y felicidades guapa!!

Olga Bernad dijo...

Algo parecido al amor pongo,eso es verdad. (Lo demás, ya no lo sé;-)
Eres muy generosa, Isabel, y muy inteligente, no todo el mundo sabe convertir las alegrías ajenas en satisfacciones propias. A ti te sale con total naturalidad.
Un fuerte abrazo.

Olga Bernad dijo...

Si no puedes venir al estreno, Iseo, te pasaré la copia que me van a regalar. O podemos verlo juntas y así tenemos otra excusa para quedar;-)
¡Besos y gracias!

Gbp dijo...

Qué maravilla! Ya sabes como me gusta lla música que le pusieron a tu magnífico poema.
Desafortunadamente y como de costumbre, me pierdo el estreno!!
XXX

Olga Bernad dijo...

Bueno, ya lo veremos en private unos días más tarde;-) Otro estreno en casa, je!
Besos a todos.

Alfredo J. Ramos dijo...

Bueno, yo diría que es un blues enrockado a cámara lenta (signifique lo que signifique "enrockado"). Pero suena estupendo: se nota que la música ya estaba dentro de la letra. Enhorabuena, Olga, un disfrute. Y ya buscaré el corto.

Olga Bernad dijo...

Blues enrockado suena bien, sí;-) La letra siempre lleva su música, pero los demás pueden sacarle otras que estaban ahí como agazapadas. Me alegro de que te guste, Alfreddo. Yo, tan contenta con mi canción, je. Muchas gracias.