martes, 30 de abril de 2013

Duermevela en Cuaderno ático

Se puede descargar en formatos PDF y DJVU
clic AQUÍ 
Acaba de nacer Cuaderno ático, una revista de poesía. La dirige Juan Manuel Macías. Su marca: una sobria y elegante factura, perfección tipográfica y textos de muy distintos autores.  Tengo el honor de haber colaborado en su número inaugural con un poema, junto a textos de Martín López-VegaEduardo Moga Julio César Galán, María Ángeles Pérez López, Sergio GasparAntonio Rivero TaravilloJuan VicoJavier Lostalé,Mario Domínguez Parra, Ángel CerviñoLuis Miguel Rabanal, Jeannette L. ClariondMaría Antonia Ortega, Álex Chico y José Luis Piquero, además de traducciones de Goethe , Vasilis Laliotis y Cavafisa cargo de José Luis Gómez Toré,  Mario Domínguez Parra y el propio Juan Manuel, respectivamente.
Larga vida. 


DUERMEVELA

Las noches de los pensamientos ciegos
avanzan
aterradas de mar.
La vela que navega,
la que ya se ha apagado para siempre;
el mar, como un fantasma,
cede su sangre al viento y la marea
tira y tira de mí.
Mi corazón y el mundo hipnotizados,
los niños en el vientre de sus madres,
la arena de las playas,
los días de verano:
todo acaba danzando,
buceando,
moviendo las caderas de la tierra
agotada e impúdica.
Penélope, perdida la esperanza y el nombre,
es una mujer lenta que recuerda
un baile que olvidó.
Y el baile es ley y número y misterio.

El principio del sueño tiene una voz de coro
de doncellas, caballos y muchachos
que buscaban su muerte en ese mar.
Mis pensamientos dejan su costura,
como bellas y ajadas putas ensimismadas,
sacerdotisas presas
cuyo destino el tiempo envileció,
que no saben si esperan o descansan o son
más allá de este mar y de esta noche larga.
Como si todo fuese una tormenta
a punto de caer
sobre una plaza llena
de músicos rotundos y cobardes
(tan rectos, jesuíticos, soberbios)
los condenados santos del reino del rencor.

¿Y de qué me acusaban esos músicos?
¿Y qué les hice yo?
¿Por qué se suicidaban los caballos?
¿Por qué me puse alegre cuando el viento
se llevaba muy lejos los papeles?
Y por qué vuelve ahora la mirada tristísima
de aquel amigo al que insulté en mi infancia,
aquel dolor tan limpio en otros ojos
(si luego ha habido tantos otros ojos).
La carita de niña de la virgen
en los cuadros antiguos.
La mirada de hambre de aquel hombre
que inundó de palomas mis pulmones.
(Fumaba
como si él estuviera bebiéndose mi alma,
y respiraba yo de su ansiedad asmática
como si el aire fuera de cal caliente y vino).
La vez que me perdí sobre una cama.
La vez que me perdí dentro de un bosque.
Todas las veces que alguien me buscaba.
La vez que te encontré.
La vez que yo miraba fijamente
tu copa de cristal y se hizo añicos.
Sé que me asusté tanto que quería
pensar en otra cosa. Pero nunca
paraba de llover. Nunca paraba.
No sé, todas las veces
que no me has visto hundirme en estas aguas.
Un millón de caballos angustiados
cansados de callarse,
viniendo en avalancha y aún callados,
parecen pronunciar con la mirada
que todo tiene fin salvo el silencio
y las olas del mar.

Y por qué regresar si no podré salvarlos,
si al sueño viene todo menos tú.
Mira otra vez y duerme.
Todo se va cayendo sin ruido al mismo pozo
acogedor y oscuro
como el beso de un príncipe,
como la suavidad de su tiniebla.

22 comentarios:

Dyhego dijo...

Es una maravilla, Olga.
Salu2.

Olga Bernad dijo...

La revista es una maravilla, Diego. Mis duermevelas son...momentos raros.
Salu2, mesié.

Miguel Cobo dijo...

El arte mayor es otro concepto en tu voz. Es simplemente Arte Mayor.

Si todo tiene fin salvo el silencio, que tarden en perderse tus palabras.

Olga Bernad dijo...

Yo soy muy dada a perderme (supongo que mis palabras también lo serán), pero gracias por guardarlas un rato en tu memoria, Miguel, y por acompañarlas con las tuyas.

Durrell dijo...

Sin duda un duermevela que arrastra, emborracha y mece. Es una maravilla. Sigue creciendo.

Olga Bernad dijo...

Como el sueño, Durrell.
Se hará lo que se pueda,-)

Juan Manuel Macías dijo...

Un verdadero lujo en el inicio de Cuaderno ático, poder contar con poemas tan maravillosos como este Duermevela tuyo :-)
Una vez más, mi gratitud.
Muchos besos.

Olga Bernad dijo...

Una buena noticia de esta primavera, ese Cuaderno ático. Esperaremos también los de verano, otoño e invierno;-) Se merece una larga vida.
Besos, capitán, y gracias a ti por contar conmigo. Un placer.

Araceli Esteves dijo...

Estás que no paras, Olga. Enhorabuena.

Olga Bernad dijo...

Vamos andando... y lo que surge. Estas cosas si las planeas no te salen. A veces se amontonan las noticias y a veces no pasa nada. Igualmente sigo (que a eso estoy acostumbrada,-)
Mil gracias, Araceli.

Doña A. dijo...

Es un poema preciosísimo Olga, no me extraña que lo publiquen, ese y cualquier otra cosa que escribas. Da gusto leerte. Enhorabuena y que siga la racha.
Un beso

Olga Bernad dijo...

Bueno, gracias por el entusiasmo, doña. Es necesario llegar a algún lector, sí, lo demás... periferia (y en el caso de la poesía periferia muy limitada,-)
Un beso.

Antonio Azuaga dijo...

Ya había disfrutado, gracias a un correo de Juan Manuel, de este primer número de tan espléndido proyecto. Espléndido y loable, dados los tiempos que corren. Pero el “Capitán” es hombre de timón firme y horizontes claros. Mi enhorabuena a los dos; a ti en particular por este poema tan brillantemente construido, tan auténticamente “tú”.

Un beso.

Olga Bernad dijo...

La verdad es que es un gran proyecto y, de momento, una primera realidad. Espero que tenga una larga vida. Y es un honor y un placer estar ahí, entre tantas firmas distintas (y más que vendrán).
Nada tan particular como las imaginarias y los duermevelas de cada cual... Gracias por la amable lectura, maestro. Carpe noctem,-)
Un beso.

José María JURADO dijo...

Buen poema!!
Enhirabuena y larga vida a la revista.

Olga Bernad dijo...

Muchas gracias, José María! Deseamos que la revista, como el rock&roll, haya llegado para quedarse,-)

Iseo dijo...

Enhorabuena por TU poema, un poco DE TODOS ahora. No dejes de crear y compartirlo con los demás. Besos

Olga Bernad dijo...

Ahora, como sabes, estoy a otras cosas, ay,-( pero procuraremos no abandonar.
Un beso.

Gbp dijo...

Cariño, qué preciosidad de poema Duermevela, me encantó. Enhorabuena por su publicación en Cuaderno ático.xxx

José María Souza Costa dijo...


Invitación - E
Soy brasileño.
Pasei acá leendo , y visitando su blog.
También tengo un, sólo que mucho más simple.
Estoy invitando a visitarme, y si es posible seguir juntos por ellos y con ellos. Siempre me gustó escribir, exponer y compartir mis ideas con las personas, independientemente de su clase Social, Creed Religiosa, Orientación Sexual, o la Etnicidad.
A mí, lo que es nuestro interés el intercambio de ideas, y, pensamientos.
Estoy ahí en mi Simpleton espacio, esperando.
Y yo ya estoy siguiendo tu blog.
Fortaleza, la Paz, Amistad y felicidad
para ti, un abrazo desde Brasil.
www.josemariacosta.com

Olga Bernad dijo...

Gracias, Gemuchi,-) Descárgate la revista, es buenísima! Ya menos para vernos...
Muchos besos para todos.

Olga Bernad dijo...

Gracias, José María. Y bienvenido por aquí.