miércoles, 31 de octubre de 2012

Poetas muertos (y versos en la noche en Radio TEA FM)



Un día no querré escuchar más esta canción; entonces estaré muerta y formaré parte de la (más o menos) santa compaña que asusta a los niños o descansa en cementerios o se dispersa en cenizas sobre mares, montes y desiertos.  ¿Nos recordará alguien?, ¿seguirán nuestras cuentas abiertas, flotando en el limbo de las redes como fantasmas que no saben que están?  Cuando nos lleven flores y todos los vecinos hablen bien de nosotros, como si fuésemos poetas muertos, y alguien nos nombre (como si fuésemos poetas muertos) y alguien nos recuerde y no, ya no podamos volver, como les pasa a los poetas muertos. ¿No es bueno estar vivo?, seguiré preguntando.

Angie, odio esa tristeza en tus ojos, me diré a mí misma, como si estuviese viva.


Nota de 1 de noviembre: Ayer fui invitada a programa "Con versos en la noche" en TEA FM para conversar un rato con Fran picón e Ines Ramón. La experiencia en directo fue estupenda. Ya está disponible el podcast. Noviembre y unas pocas palabras.  

30 comentarios:

MªTeresa Gómez Puertas dijo...

A ti si...porque seguro que tu obra perdura en el tiempo.....y recordaran la fecha de tu nacimiento....seras la poeta muerta mas viva

Olga Bernad dijo...

Me conformo, de momento, con estar viva y seguir escuchando canciones tristes.-)

Durrell dijo...

Olga, poeta viva, odio esa tristeza en tus ojos.

Olga Bernad dijo...

Where will it lead us from here?

Durrell dijo...

Come on, baby, dry your eyes...

Olga Bernad dijo...

:-)

Dyhego dijo...

Olga:
Tienes una bonita voz que transmite serenidad y relax. Gracias.

Bonito escrito a la vida.
Salu2.

Olga Bernad dijo...

Acabo de oírlo y es curioso cómo me reconozco a veces y me extraño de mí misma otras. Pero es verdad que al final me sentí cómoda y eso facilita las cosas. Y lo de la serenidad..., es una rara serenidad la mía,-)
Me alegro de que te haya gustado, Diego.
Salu2.

Carlos Hernández dijo...

Para todo aquel que ame la vida a pesar del dolor, de la brevedad, de que todos los que viven empeñados en complicarla, a pesar de la injusticia, de la incomprensión, de la soledad, del abandono..., a pesar de todos los pesares... es bueno estar vivo. No me parece tan bueno vivir sin amar.

Anabel dijo...

He disfrutado mucho de la charla, ha sido más una charla que una entrevista porque el tono ha sido cálido y cercano. De acuerdo con muchas de las cosas que has dicho y con ganas de tu segundo poemario. Que el próximo viaje a la capital maña me lo agencio.

Un beso grande,

Anabel

Olga Bernad dijo...

Supongo que a nadie le parece bueno vivir sin amor, es vivir a medias. O sobrevivir. Es bueno estar vivo (lo que no quiere decir que sea siempre maravilloso,-)
Bienvenido por aquí, Carlos.

Olga Bernad dijo...

Ha sido una charla más bien, Anabel, sí. Fue bonito compartir ese espacio nocturno.
Una buena forma de empezar un mes que me aterra y me fascina, como este día de Todos los Santos.
Y en el próximo viaje tuyo a Z espero verte!
Un beso.

Durrell dijo...

Qué inesperada sorpresa de regalo.
Me conmueve profundamente tu voz.
Cuando la oigo y cuando la pienso.

Olga Bernad dijo...

Gracias, Durrell. No sé qué más decir.

Carlos Hernández dijo...

A mí me parece que es un hecho que hay mucha gente que vive (si a esto se le puede llamar vivir) sin amor: se les distingue fácilmente por cómo van sembrando el mal a su alrededor, mala gente que, según caminan, van apestando la tierra.

A mi modo de ver los malos momentos (los momentos poco maravillosos) son los que hacen que los buenos momentos sean aún mejores, por una especie de ley de compensación.

Quien ama la vida y es consciente de esto último esta habilitado para amarla en su totalidad, como el verdadero amante que ama a la otra persona incluso con sus defectos.

Olga Bernad dijo...

En cuestiones de amor, tal vez nada sea exactamente fácil, ni de distinguir ni de entender. Pero en general la falta de amor produce una amargura más o menos dañina, sí.
Y es verdad que los malos momentos hacen brillar más otros y que a la buena gente todo lo malo que le toca pasar la va haciendo incluso mejor. A la vida no nos queda más remedio que amarla en su totalidad, con lo bueno y con lo malo, pues no conozco a nadie que solo encuentre rosas. En un día como hoy, cuando recordamos especialmente a los que no están, me gusta pensar que es bueno estar aquí aún, con todos los interrogantes abiertos.
Saludos y gracias por la atención y las palabras.

Antonio Azuaga dijo...

Descuida, estarás viva. Yo no sé quiénes son los poetas muertos, no conozco a ninguno. Tú sabes mejor que nadie que los poetas pertenecen a las palabras, a la enigmática combinación de sus palabras. Haya o no haya lector, destinatario o hermeneuta de las mismas, existan o no el tiempo y su parafernalia, ellas seguirán siempre con su “miedo a bailar entre los coches”, negándose a “ser feliz donde no hay nada” y sintiendo “un río antiguo y un temblor de tierra / en el circuito ciego de la sangre.”

Un beso.

P.D.: He escuchado atentamente tu entrevista; brillante, como siempre (no sé por qué me ha venido a la memoria Betty B.). Tu voz me ha parecido más frágil que otras veces, más apretada al alma. Sin duda eres más tú.

Olga Bernad dijo...

Ay, Antonio, Betty B. es un poco como Andábata, forma parte de mi y, a la vez, ya no sé dónde está. Pero está viva porque tú la recuerdas y me haces recordarla, porque la acogiste con sus incomprensiones y sus leones y sus puzzles inacabados y sus ganas de hablar, "como si el ser viniera anónimo pretendiéndose decir en piel y gesto desde el remoto caldo primitivo. Todo un pasado lleno de estrategias para lograr que la vida no fuera sólo radiante metabolismo, sino secreto mensaje que espera un lector capaz de comprenderla".
No sé si soy más frágil o, simplemente, ya no me importa que se note tanto,-) ¿Será valentía o será cansancio? Buscaba respuestas y encontré personas, buscaba personas que nunca encontré... y con todo eso he ido haciendo unos pocos poemas que ahora ya no son ni míos. Pero es bueno estar vivo y tus palabras me suenan como un susurro que dice mi nombre y los sostiene un poco en el aire. Gracias por escuchar, maestro.
Un beso.

Roberto LopezGarcia dijo...

Ciertas canciones son como nuestras voces en dado momento.

Olga Bernad dijo...

Puede ser, Roberto, y ya decía Jacques Brel "que si c'est pas sûr. C'est quand même peut-être".
Bienvenido.

ONDA dijo...

Querida Olga no se porque hablo tanto lo intento hacer sutilmente de la muerte en mi blog este octubre negro en mi familia me hizo recordar a un ángel Rubio que murió hace demasiado tiempo y con el casual o causalmente me vino a la memoria un bello poema de mi abuelo Adriano del Valle que te invito a leer. Y con respecto a tu reflexiva entrada musical entonces...cuando eso ocurra,,,,,dentro de muchos libros por ti escrito ya nada importara solo cuidar de los nuestros desde arriba,
Un beso

Olga Bernad dijo...

Quizá el recuerdo de tu abuelo, protagonista de tu blog, te lleva a escribir también sobre otros seres queridos que se han ido. Qúé recuerdo tan dulce de una experiencia amarga, y qué bien le sienta la recuperación de ese poema de Adriano del Valle.
Me alegra mucho saber de ti y me gusta que esta entrada termine con el eco de esos versos y con la certeza, sí, de que seguramente tendrás razón: la muerte es una preocupación de los vivos, "cuando eso ocurra, ya nada importará". Solo cuidar de los nuestros desde arriba.
un beso.

pispireta dijo...

CON ESA HERMOSA VOZ como no van a salir hermosos poemas!!!!

Olga Bernad dijo...

Tú, que me oyes con buenos oídos. Esa imparcialidad tuya, tan similar a la de mi hermana, me hace mucha ilusión,-))

Sergio Fernández Salvador dijo...

Cuando yo me muera, que esparzan las cenizas de mi blog por el espacio.
Un abrazo.

Olga Bernad dijo...

En el fondo, cada entrada se esparce por el espacio de este mundo raro (sin necesidad de que te mueras ni nada;-)
y va dejando su pequeña mordedura (de belleza, en tu caso).
Un abrazo, Sergio, y bienvenido por aquí.

veridiana dijo...

Interesante entrevista.

Tu poesía tiene la magia de identificarnos con el dolor de los personajes.Esto es reconfortante,hace que nos sintamos menos solos.
Tienes una voz muy sensual.

Un beso.

Olga Bernad dijo...

Muchas gracias, Circe. Me gusta que algunos de mis poemas te acompañen así. Veo que has superado vientos y huracanes...
Un beso.

veridiana dijo...

jaja...Sí,fué una odisea.
Gracias.

Olga Bernad dijo...

Las odiseas pasadas generan buenos libros,-) Me alegro de que estés bien.