lunes, 4 de junio de 2012

El tiempo de los otros



Hay cosas en la vida a las que no hay que dedicar más esfuerzo.
Ni para arreglarlas, ni para destruirlas. 
Quedan en la cuneta y en el fondo está bien así. 
Lorenzo  Silva (La estrategia del agua)  

Nunca estarás en Áulide.  Tuvimos
la nada y todo el mar de los espejos.
El lugar que le hicimos a algún sueño.
El plazo que salvamos de este mundo.
Aunque lleve una luz atada al pecho
y sea verdad la luz y sea nuestra,
los ojos dicen no y se acaba el tiempo.
Y no fuimos nosotros.  Fuimos otros:
otros los que bebieron, los que hablaron,
los que alzaron la copa para luego
decir sencillamente sí.  Decirlo
y con ello olvidar que éramos otros.


Buen verano a todos.
Que este tiempo os lleve hasta donde vosotros queráis llegar.  

41 comentarios:

Dyhego dijo...

Olga:
Quizás también nosotros podamos ser esos "otros".
¿Suena a despedida hasta otoño?
¡No será usted capaz de dejarnos durante tanto tiempo!
Salu2.

Durrell dijo...

Qué bellísima sencillez. Qué perfecta tristeza.
¿Podrá el fuego seguir la estrategia del agua?

Miguel Cobo dijo...

Tener la nada fue tener la eternidad. Y aunque los ojos nieguen la luz y el tiempo se consuma, la huella de haber sido quedó ya para siempre en estos versos.
Del mar de lo espejos conservaré esta imagen. No es posible el olvido.

Que suene Summertime.Y que este tiempo nos lleve a donde quiera, Olga.

Gracias por compartir esta belleza

Aurora Pimentel Igea dijo...

Gracias, Olga, por compartir El tiempo de los otros. Da tristeza pero es de las tristezas suaves. Un abrazo.

Reyes dijo...

El plazo que salvamos de este mundo...
Muy bueno: siempre intentando rascar tiempo para llenarlo de vida.
¿Te vas de por aquí?

antonio dijo...

Aprovechemos la nada para vivir plenamente.
Muy Bello.

Abrazos,saludos afectuosos y feliz verano!

Olga Bernad dijo...

Todos podemos ser otros, mesié, o llegar a creerlo…
He llegado hasta aquí arrastrando el alma este año. Siempre descanso algo en verano y esta vez no sé si será hasta otoño o hasta cuándo. Hasta que tenga algo que ofrecer, no quiero escribir por escribir o tirar de cosas antiguas o estar como sin ganas. Nadie nos lo pide, así que supongo que hay que estar para dar lo mejor.
Salu2 y gracias siempre por tu amabilidad.

Olga Bernad dijo...

No sé si el fuego puede seguir la estrategia del agua, Durrell… pero puede hacer como que sí;-)
Gracias por tu constante generosidad.

Olga Bernad dijo...

La huella de haber sido queda siempre, Miguel. Yo también soy de conservar lo bueno y de no quejarme mientras juego. Pero a veces está bien dejar de jugar. Ese Summertime sonó AQUÍ hace un par de años, justo en el momento en que (también) se imponía un descanso o lo que venga. Hoy te lo dedico a ti.
Gracias a ti por “acoger” este poema con tanta delicadeza.

Olga Bernad dijo...

Aurori! ¿quién dijo miedo? Será el mismo que dijo tristeza;-) Suave para nosotras, claro que sí. Y, si no, a aguantarse;-) Un abrazo, condesa. Que pases un verano muy feliz.

Olga Bernad dijo...

Reyes, muchas gracias. Me retiro un poco. Suelo hacerlo en verano, aunque a veces aparezco de repente alguna noche. No hago planes. No tendría ninguna importancia que no volviésemos, la verdad;-) Me acuerdo de unos versos “Te fuiste así, dispuesto a regresar/ creyendo que volver sería natural…”

Olga Bernad dijo...

Aprovecharemos lo que podamos, Antonio… o, si no, lo dejaremos pasar. Vivir plenamente me da mucha pereza.
Saludos afectuosos y muy feliz verano también para ti.

Juan Manuel Macías dijo...

Aún queda un poco para el verano. También es verdad que el verano lo empieza y acaba uno donde quiere. Faltaría más: que nos vengan a decir las dimensiones de nuestros veranos. Bueno, espero que vuelvas pronto, con poemas como este.
Besos.

Olga Bernad dijo...

Se hará lo que se pueda, Juan Manuel, como siempre.
Besos y gracias por todo.

Alice vio la luna... dijo...

Qué sugerente eso de dejar ciertas cosas, ciertos paquetes, en la cuneta. Feliz verano para ti también, Olga.

Un beso,

Olga Bernad dijo...

Eso o andar hacia atrás para siempre, siempre, siempre...
Y para siempre es demasiado tiempo, decían Los Ilegales, en el remoto pasado de los 80.
Feliz verano, Arantxa.
Un beso.

NINGUNO dijo...

Gracias, Olga, por dejarnos este regalo y también, como siempre, nos ofreces de forma generosa "el don de la otredad".
Abrazos y hasta pronto.
Mariano Ibeas

Olga Bernad dijo...

Si hubiese algún don, lo único que tendría sentido sería darlo. Espero tener algo más que dar en el futuro y, si no, dicen que el que da lo que tiene no está obligado a más;-)
En serio: el regalo, el don, es vuestra lectura.
Hasta pronto, Mariano.
Abrazos.

Ramiro Gairín Muñoz dijo...

Hola, Olga;
me ha gustado mucho lo de "no quejarme mientras juego"; me lo voy a apropiar, con tu permiso.
Que pases un buen verano, que seguro que queda mucho juego por delante.
Enhorabuena por tus Cisnes Negros.
Un fuerte abrazo!

Olga Bernad dijo...

En todos los tajos se fuma (o se fumaba) y en todo partido de baloncesto hay algún tiempo muerto;-)
Mientras se juega no se puede quejar uno por lo cansado que está ni por casi nada. Si a uno no le gusta la baraja, mejor romperla. Yo no creo que esto sea una ruptura (aunque no lo sé). Más bien lo entiendo como un "paciencia y barajar". Veremos.
He iniciado el descanso con tu poemario. Gracias por el envío y por tus palabras, Ramiro, y muy buen verano.
Un fuerte abrazo.

Gemma dijo...

"Éramos otros", dicen tus versos, y al repetírmelo no puedo dejar de leer entre líneas que, de algún modo extraño, siempre seguimos siendo. Que tengas un feliz verano, querida Olga.

Olga Bernad dijo...

Es extraña la sensación de otredad en uno mismo, pero la tenemos muchas veces: cuando miramos hacia atrás y vemos que el tiempo nos ha cambiado, cuando el amor nos vuelve más valientes de lo que creíamos ser (o más cobardes), cuando decimos unas cosas y hacemos otras... muy diveresas formas de sentir ese complejo asunto de ser y estar. Ese "seguir siendo" que tú no puedes dejar de leer y que yo no pude dejar de escribir está en el poema en la verdad de la luz atada al pecho. Quizá. Sí.
Feliz verano, sister, y enhorabuena por tu libro!

Iseo dijo...

Se va a hacer muy largo el verano con una despedida a principios de junio. Espero que regreses igual de pronto con regalos como este poema. Se te echará de menos. De todos modos espero verte este verano, así que no me despido de tí del todo. Nos vemos guapa! Besos

Olga Bernad dijo...

A mí el cuerpo me dice que ya es verano, y que el otoño empieza el 1 de septiembre. Y escribo los poemas a mayo en abril y los poemas a noviembre en agosto. Hija, yo qué sé: lo que sea, será;-)
Pero este verano nos vemos, claro que sí. No voy a emplear los recreos escribiendo (creo;-)
Besos, Iseo, gracias siempre por tu lectura.

Mery dijo...

Bella entrada para decirnos "hasta luego".
De acuerdo con las palabras de Silva-cómo no estarlo-.
Este año adelantas un poco tu retiro, así que imagino que lo necesitas mas que nunca.
Estaremos por aquí, esperando tus palabras como agua de mayo...digo, de verano u otoño.
Un besaos, Olga, cuídate mucho

sergio astorga dijo...

Olga, el otro, con el peso ligero oye el ladrido de la noche en el vagabundeo de los perros. Hace muchos años que uno se acurruca con la manta de palabras y otro de otro madura por febrero, haciendo círculos en la tierra como los naranjos.

Que tengas un descanso por decir y silencios leves que guardar.

Nos vemos, como se dice en México, que es un tiempo que se alarga o se acorta a voluntad.

Abrazos quietos.
Sergio Astorga

Sara Encabo dijo...

Cada vez que te leo Olga, me inspiro y me animo a escribir algo, lo que sea, un soneto, un cuarteto, una redondilla, pero es poesía en definitiva...
De verdad que hacer este uso de las palabras es increíble...
Poder leer algo así, es un privilegio de caprichosos... Gracias por hacerme caprichosa y sobre todo por animarme a escribir y a querer ser quien quiero ser...
Pd: Te he visto en persona, pues estudio en un colegio PÚBLICO.

Anónimo dijo...

Gracias por escribir Olga, tus palabras me arman de valor... Hacen que pueda y tenga confianza de escribir, lo que sea, no importa, escribo tercetos, cuartetos, redondillas e incluso sonetos, pero es poesía en definitiva, es magia humilde, magia que calla y magia que habla... Tus palabras son solo para el que las entienda, para sabios, para caprichosos de los libros, así que gracias por hacerme caprichosa.
Pd: Te conozco en persona, viniste a mi colegio PÚBLICO.

Olga Bernad dijo...

Muchas gracias, Mery. Sí que estoy un poco cansada. Tal vez soltar amarras de todo lo posible nos ayuda a sentirnos un poco más ligeros. Tengo demasiados frentes que atender en verano, y viene bien tomar un poco de distancia. Darse un tiempo para andar hacia dentro, y luego ya veremos a dónde nos llevan los pasos. Yo tengo toda la intención de volver en septiembre... y otros veranos he vuelto alguna noche. Yo qué sé lo que haré;-) Seguiré leyendo a los demás, eso seguro.
Un beso, Mery morena. Cuídate.

Olga Bernad dijo...

Sí, Sergio, esto que hago de vez en cuando se parece un poco a acurrucarse en un rincón oscuro. Lo hacía de pequeña;-) Es como una necesidad de hacerse invisible por un tiempo. Otra saldrá de ahí, a veces parece que dispuesta a comerse el mundo(o al meno a saborearlo;-)
Nos vemos, Sergio, claro que sí.
Abrazos. ¡Y viva Mexico!

Olga Bernad dijo...

Querida Sara, sé que eres de la clase del colegio Tomás Alvira, la que visité el año pasado por mayo, compañera de Lizer. Pilar, vuestra profesora, me hizo uno de los regalos más bonitos que he recibido. Ninguno de los sitios a los que me ha llevado esto de escribir ha sido como ir a vuestra clase, hablar con vosotros, recibir aquel libro con vuestros dibujos y vuestras palabras sobre el "Terco mayo". Este año me invitaron también a la Escuela de teatro, y los alumnos de 3º hicieron unas representaciones preciosas de mis poemas, pero eran chicos mucho mayores! Creo que tu dibujo fue uno lleno de estrellas, y hablaste de la alegría de mayo. Leo tus dos comentarios y me parece increíble que con ¿once? ¿doce años? escribas así. Leerás en el futuro cosas mucho mejores que te ayudarán mucho más que yo a ser quien quieres ser... pero yo recordaré estas palabras "caprichosas" y formarán parte de mi tesoro particular.
Muchísimas gracias, Sara, y muy bienvenida por aquí.

Maria Z. dijo...

Bellisimo el poema ,me ha encantado.Decia un escritor :"Todo tiempo pasado fue mejor",y es verdad todas las cosas que hagamos perteneceran siempre al pasado,porque el presente es efìmero y el futuro no existe.Un abrazo.Maria Z.

Olga Bernad dijo...

Manrique decía que "a nuestro parecer" así era.
Yo no lo sé y, en el fondo, siempre espero. Hasta el tiempo futuro parece que se me escurre entre los dedos, y acabo añorando lo que probablemente nunca ocurrirá. A ver si el verano me recoloca el tempus fugit en su exacta dimensión;-)
Gracias, María. Bienvenida.

Alfredo J. Ramos dijo...

Una inspirada canción este poema, Olga, eso me parece. Y Triana es para mí punto y aparte: agua fresca (aunque el vídeo que has colgado no les hace justicia).
Feliz verano también para ti. Después de tantas intensidades, seguro que disfrutarás el descanso como una bendición. Un abrazo.

Olga Bernad dijo...

Ah, esa chica del vídeo me fascina, me parece una rareza (chocante, eso sí;-) y nada cuadraba mejor con mi gesto interior. De Triana, qué te voy a decir. Recuerdo esa voz desde mi infancia, y recuerdo que ya entonces me soprendían sus canciones.
Tengo el paladar un poco estragado de sabores intensos, Alfredo. Necesito agua y tiempo. Agua bendita, también;-)
Que sientas el poema como canción me gusta mucho, yo siempre espero que tengan su extraña melodía.
Un abrazo y muy feliz verano también para ti.

MªTeresa Gómez Puertas dijo...

Simplemente bellisimo.

Olga Bernad dijo...

Gracias, compa;-) ¿Nos veremos?

veridiana dijo...

Tan precioso como todo lo que escribes.

Ya me gustaría que mi tiempo fuera en este momento de "otros".

Disfruta y descansa en verano,Olga.

Besitos.

Olga Bernad dijo...

¡Gracias, Circe! Las diosas no se cansan... ánimo. Y feliz verano.
Muaks.

Blackbird dijo...

Es verano, al menos el calor en Zaragoza nos lo dice, aunque quizás llegue la primavera en julio, como otros años.

¿Y tendremos que sobrevivir este verano en que todo se hunde con el único consuelo de los que van en pantaloncitos cortos o los atletas que no anhelaba Lluis Llach?

Si dejas caer algo, lo agradeceremos, y si no, pasaremos lista a la vuelta para contar los supervivientes a la lluvia de billetes envenenados.

Besos Olga

Olga Bernad dijo...

Zaragoza es muy exagerada, tanto para el frío como para el calor. No le va lo tibio, como a mí, y se salta primaveras y otoños o los coloca brevemente en las fechas que le da la gana;-)
Creo que la semana que viene colgaré una noticia, pues aunque quiero descansar, ha habido algo más o menos inesperado que me está haciendo redactar un texto. Pero ya sabes que yo soy pueblo, no tengo remedio... y estoy disfrutando un montón con la Eurocopa;-) Me ayuda a olvidar la economía. Los supervivientes en septiembre seremos todos, si Dios quiere. Porque ya todo es para rezar, ay.
Besos y gracias siempre, Black, por estar y esperar.