jueves, 31 de marzo de 2011

El tiempo de las dudas y los pactos

Tazas de porcelana,
comediantes ausentes,
trocitos de amapolas entre los cuentos viejos
y largas trenzas negras
rozando sin saberlo una cintura nueva.


Soy una japonesa,
soy una senda blanca,
un jinete y un mapa, un cofre del tesoro.
Ven a ser abanico,
caballo, huella nueva. Abre mi corazón.


Y guárdame el secreto.


Cumplir años siempre nos hace volver la vista atrás.  El año pasado me dio por repasar mi vida al hilo de los perfumes, el tabaco, los libros.  Esta vez lo celebro con este poema, uno de los incluidos en la antología de poetas contemporáneos Poesía para niños de 4 a 120 años, publicada en diciembre por Ediciones de la Isla de Siltolá, en su nueva colección Agua.  Espero que os guste. 

55 comentarios:

Juan Manuel Macías dijo...

Dan ganas de que le acunen a uno con este poema. Qué delicia. Y qué extraña hondura tienen estos versos.

Por cierto (y bis): muchas felicidades y mucha salud y mucha poesía y muchas rumbas, y muchos besos.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

¡Muchas felicidades!

Olga Bernad dijo...

Alguien despierto a estas horas. Me encanta;-)
Ya voy necesitando ánimos, que no me acostumbro a estar en esta década tan seria.

Los niños necesitan hondura, son muy exigentes. Los niños de todas las edades, mucho más. Por eso el poema no va en broma.

Besos y gracias, Juan Manuel. Salud, poesía... y alguna rumba. (No me parece mal plan).

Olga Bernad dijo...

Mil gracias, gaditano. Me encanta que seais tan nocturnos como yo, sois los primeros!
Un beso.

Durrell dijo...

Hondura, gracia, sencillez y rigor. Extraña belleza.
Tan extraña como la del texto del año pasado, tan diferente. Tienes muchos registros distintos y todos gozan de espléndida salud.
Felicidades, Olga.
Por todo.

Paloma Corrales dijo...

El poema rebosa vida y magia, tanta como tú. ¡¡Felicidades!!

Un beso.

Olga Bernad dijo...

Gracias, Durrell. Somos muchas cosas distintas y eso deja su rastro en verso, en prosa, en nuestra manera de hablar, en nuestra forma de actuar. Distintas y características. Todo forma parte de la misma búsqueda. O lo que sea (ya sabes que prefiero no teorizar;-)
Un abrazo.

Olga Bernad dijo...

Muchas gracias, Paloma, me alegro un montón de que te guste... y me voy a la cama de una vez, que sois peores que yo con esto de los horarios nocturnos;-) A la cama!
Buenas noches, guapa.

Pepa dijo...

¡FELICIDADES! Por un montón de cosas: tu cumple, tus poemas, tu nuevo libro... A estas horas tan madrugadoras no puedo decir más, perdona...Hablaremos más adelante.
Besos

Menosquemarx dijo...

Ya de mañana, felicidades. Que cumplas muchos, con alegría.

Manuel Arribas dijo...

Porcelana+japonesa+amapola+abanico+corazón+.... Ingredientes que sabes amasar con tu pluma del insomnio de la noche tranquila para que podamos alimentar nuestro espíritu con el sosiego de tu poesía.
Felicidades Olga.

Dyhego dijo...

OLGA:
El diseño del libro es una preciosidad y la selección de poemas se lee con agrado.
Seguro que estás esperando el "pero"...
El "pero" está en los lectores. El lector de poesía tiene que ser avezado (da igual la edad que tenga, 4 ó 120).
Hace poco les presenté a mis alumnos una selección de microrrelatos, de lo más corto y "fácil" que encontré y los resultados no fueron muy satisfactorios. Lo entendían literalmente o las asociaciones que hacían eran simplísimas.
Para entenderlos hay que ser un lector maduro.
Salu2.

Aurora Pimentel Igea dijo...

Felicidades, Olga. Y la década no es seria, es estupenda, por Dios, anda que no se te está dando bien. Me acuerdo del año pasado y del otro, prohibida, guapa. Un fuerte abrazo. Las amapolas y trenzas que no falten.

Elías dijo...

Sin saberlo, Olga, a mí lo que me roza esta mañana es tu mirada en Sevilla, la belleza de este poema.
Eres todo eso que dices y mucho más.

Felicidades por tus espléndidos años.

Un beso.

Sara dijo...

Eres única hasta para celebrar tu cumpleaños, Olga. Entrar en una nueva década con esta delicadeza de poema.... ¡qué maravilla! Bueno, muchísimas felicidades - por las dos cosas: por tu día, y por haber conservado esa sensibilidad. Un abrazo

Dyhego dijo...

OLGA:
¡¡¡Y que cummmmmmplas muuuuuchos másssssssss!!!
¡Felicidades!
Como a una dama no se le pregunta la edad, me abstengo...
Salu2.

Gemma dijo...

He empezado a leerlo y es otra maravilla. (Ya sabes, de maravilla en maravilla y tiro porque me toca).
Besos y enhorabuena, Sister

Antonio Azuaga dijo...

Felicidades al tiempo porque hoy es su cumpleolgas, y cumplir una Olga más es una bendición para los calendarios. Como lo es para cualquier poema tuyo saber que eres tú quien lo ha escrito.

Un beso.

gbp dijo...

¡Felicidades, Cariño!
El poema es un regalo para tu seguidores, una preciosidad.
(Te acuerdas de cuando nos poníamos celo en los ojos para parecer japonesas?)
Qué ganas tengo de estirarte de las orejas!, este año no te libras.

Besitos

Angós dijo...

Muchas felicidades! Casi el que más tarda, pero aun a tiempo de dcirte que guapa estabas con trenza y guapa estás sin trenza.

Olga Bernad dijo...

Bueno, he llegado un poco tarde a casa y no he tenido la calma con la que me gusta contestar hasta ahora. Se acabó el cumple, pero es un gusto que se acabe así, con vosotros (aunque otra vez a altas horas de la noche). Al asunto:
Gracias, Pepa, sólo vienes en ocasiones especiales, pero me das un alegrón. La verdad es que hay cosas que celebrar en este cumple. ¡Mañana comemos! Más bien dentro de un rato. Qué emoción, chica…

Olga Bernad dijo...

Muy de madrugada, Menosquemarx, agradecida por tu felicitación. Muy bienvenido por aquí.

Olga Bernad dijo...

Muchas gracias, Manuel. Es un poema de aventura y sosiego, el tiempo de las dudas puede soportarse con algunos pactos. Por ejemplo, el que ofrece el poema, una especie de “ Yo abro mi corazón si tú me guardas”. Algo así.

Olga Bernad dijo...

Diego, me temo que la poesía no es para todo el mundo, pero esas personas no están siempre en el mundo adulto. Creo que de niña sentí poemas mucho mejor que ahora. ¿Los entendí? Ni lo sé ni me importa. Algo en mí se sintió descubierto por ellos. No hay que ser un lector maduro, eso vale para hacer comentarios de texto y aprobar la selectividad (cosa también bastante aconsejable;-) Un beso y mil gracias por tu felicitación… ¡y ánimo con tus alumnos! Tienen suerte de que tú lo intentes, es una opción que disfrutarán o no según lo que deseen. No se puede atraer a nadie ni a nada a la fuerza. Da mal resultado.

Olga Bernad dijo...

Aurora, la década es estupenda, pero seria se pone, no me digas. Yo no me quejo, y reconozco que la estoy disfrutando con bastante plenitud y sin aspavientos. Ay, ese prohibida, qué buenos recuerdos (cómo hiciste llorar a este presunto témpano. Que no nos falte de ná!
Un fuerte abrazo.

Olga Bernad dijo...

Qué bonito recuerdo, Elías. Sevilla. Es curioso que dos personas de ciudades tan “recias” tuviesen que conocerse allí. Cosas que pasan. Mil gracias. Un beso.

Olga Bernad dijo...

Ay, Sara, no “entro” en la década, que entré ya hace ahora dos años, pero no me acostumbro del todo, me suena seria, mucho. Yo me siento igual ahora con tidós que cuanto tenía ticinco. Conservaremos lo que podamos (e incluso añadiremos cosas, si nos dejan;-) Y tú que las veas.
Un abrazo, guapa.

Olga Bernad dijo...

El libro es una maravilla, Gemma. Para mí es emocionante estar ahí entre esos nombres, la verdad. Y me gusta que estén las dudas y estén los pactos. Los cumpleaños me vuelven siempre a la niñez. Pues nada, poesía para niños… de 4 a 120 años;-)
Kisses.

Olga Bernad dijo...

Antonio, me gusta eso del "cumpleolgas". Una más, esta de los tidós… Pienso que ya son tres las que te conocen y que todas te quieren mucho. Un beso.

Olga Bernad dijo...

Anda, lo había olvidado, de aquellos celos vinieron estas (leves, levísimas) patitas de gallo… ¡el celo que nos poníamos para parecer japonesas! Qué de juegos raros hacíamos. Lo peor era el duo de equilibristas. N sé cómo no sufrimos algún percance serio (especialmente tú, la verdad;-). Aquí estamos, cumpliendo años, después de juegos y de cosas que no han sido precisamente un juego. Lo celebraremos como Dios manda bien pronto. Muchos besos, sister.

Olga Bernad dijo...

Lo que tú digas, Angós. Tú me recuerdas con trenza, con gafas, con coletas, con tan pocos cumples acuestas… Ay.

enrique dijo...

Felicitaciones máximas!!
En ese extraño pacto que tienes con el tiempo, en virtud del cual el cumplir años juega a tu favor, dentro de poco te van a incluir en las antologías de poetas adolescentes...

Los pactos están de moda, si. Prefiero los que se incluyen en poemas...

NINGUNO dijo...

Veo que llego un poco tarde, pero de todas formas ¡Felicidades! Un abrazo
Mariano Ibeas

Iseo dijo...

Felicidades!!!!!! por el poema, por el libro Nostalgia Armada que ya tengo desde hoy en mi mesilla esperando a ser leido, y sobre todo felicidades a tí por tu cumpleaños, un año más lleno de talento con sus merecidos éxitos. Olga, estás en el mejor momento de la vida. Disfrútalo (y compártelo conmigo, claro) Muchos muchos besos.

Olga Bernad dijo...

Muchas gracias, Enrique! No me extrañaría nada, podría entrar por derecho propio en cualquier antología adolescente porque ya estoy iniciando mi tercera adolescencia, jejejej. Y, bueno, hay pactos hermosos, como algunos de los que firmamos con nuestra propia vida y siempre me recuerdan a aquel bíblico: el pacto del arco iris.
Buen fin de semana!

Olga Bernad dijo...

Nada de tarde, Mariano, que nunca es tarde si la dicha es buena. ¿Dónde te metes? Te llevé el otro día un regalo a la presentación de Antón y no te vi... No trabajes tanto!
Nos vemos.
Un beso y muchísimas gracias.

Olga Bernad dijo...

Iseo, es un buen momento de la vida. Se van soltando servidumbres absurdas, eso es verdad. Pero nada merece demasiado la pena si no hay otros que quieran compartirlo. Eso es una verdad como un templo. Cuidar las personas y las palabras; descuidar lo que no, lo que nunca.
Gracias por estar ahí.
¡Y qué bien que te hayas puesto -por fin- internet en casa!
Un besazo.

Blackbird dijo...

¡¡Feliz cumpleaños Olga!!
Tons of love!! Tons of books!!

Olga Bernad dijo...

¡Gracias, Black! Con lo justo de cada cosa ya no hay que pedir más;-)
Disfruta el finde.
Muaks.

Agustín dijo...

Sería genial descumplir años! Descúmplelos mucho! Felicidades Olga!

Agustín

lolo dijo...

Acaba de empezar para mí tu cumpleaños. Mira, unos días de más. Te los regalo enteritos, Olga; para cuando los necesites, para que los disrutes o para que vuelvas a ponerte celo en los ojos y parezcas japonesa, que es de los mejores juegos que he leído jamás. Ea, ya está.

Olga Bernad dijo...

Pues mira, Agustín, eso ya se les ha ocurrido a algunas amigas mías, que han cumplido los 39 un par de veces;-))))
Cumpliendo o descumpliendo, lo importante es seguir aquí y felicitarse, chico, que siempre son 4 días (aunque sean 90 años).
Mil gracias, Agustín. A ver si este mayo nos vemos por Barcelona, que ya toca...

Olga Bernad dijo...

Lola, está muy bien esto, así sigo de cumple unos días despues, jejejej. No recordaba ya ese juego, qué cosas, nos poníamos una bata de seda de mi abuela y unos celos bien tirantes en las sienes, nos llenábamos la cara de polvos de talco y nos pintábamos los labios rojos. Eso y poner cara de buenas, con sonrisas tímidas, manos juntas y reverencias, nos parecía muy típico japonés, ya ves tú...
Gracias por esos días de regalo, me los guardaré;-)

veridiana dijo...

¡Qué preciosidad!
¡Es tan excitante despertar a la juventud,y tan brillante como lo expresas!
¡¡Felicidades!! Andamos de cumples,el de Antonio,el mio...

Besos

Olga Bernad dijo...

Gracias, Circe, es verdad que se acumulan cumples estos días, recuerdo del año pasado que tú quoque (¡felicidades!) y Antonio, Juan Manuel, la madre de Mery... qué mes más vital, no me digas!
Muchos besos.

Sombras Chinescas dijo...

Precioso título. Es cierto que, de cuando en cuando, debiéramos tratar de contemplar el mundo con la inocencia y la curiosidad de los ojos del niño.

Un abrazo.

Olga Bernad dijo...

Muy difícil es, pero con un gran sentido de la realidad hablas de "intentarlo", y sí, deberíamos intentarlo.
Muchas gracias, S.C., me alegro de que te guste;-)

Miguel Baquero dijo...

¡Qué precioso! Y qué difícil tiene que ser escribir poesía para niños. Admirable

Retablo de la Vida Antigua dijo...

El inicio del poema vuelve a mostrar cierto parentesco decadentista. Una vez más veo en sus escritos un aire fin de siglo.

Por otra parte, también, todo lo restante es espléndido.

Gracias y un saludo de su lector.

Olga Bernad dijo...

¡Gracias, Miguel! La verdad es que yo no pensaba en escribir para niños, pero sí es un poema que vuelve a la infancia, al último momento, cuando los juegos quedan muy cerca y los pactos empiezan a fraguarse...

Olga Bernad dijo...

mmmm, quizá esas tazas de porcelana, sí, y el recuerdo a la comedia, los cuentos viejos, la trenza negra... y, sobre todo, la mirada de cada cual, que se posa con naturalidad sobre lo que lee;-)
Muchas gracias, GdL, es un lujo tenerlo como lector.

Mery dijo...

Olga, he estado tantos días fuera que se me ha pasado tu cumpleaños (que es el mismo día que mi madre).

Date x tirones de oreja, y unos pequeñitos por los días de retraso.

Un abrazo muy fuerte

Olga Bernad dijo...

Ya te he visto por Holanda y por ahí, guapa, qué vida te pegas;-) Yo sí me acordé de que coincide con el de tu madre, creo que la he nombrado unos comentarios más arriba. La felicitas (un poco tarde) de mi parte.
Ya estoy hecha a la nueva edad, qué remedio.
Un abrazo y muchas gracias.

Vianney dijo...

Querida Olga... Y lo digo así porque los quereres no se condicionan con el tiempo, sino con la entrega del corazón como tú lo das en cada palabra, palabras tuyas abrazadas ya por mí desde la primera vez que te leí...Mil Gracias, Mil Querer...

Olga Bernad dijo...

Por supuesto, Vianney, el querer es libre. Sí que me entrego, últimamente pienso que a lo mejor lo hago más de lo que debiera... pero no sé escribir tomando precauciones, que distraen mucho de lo importante;-)
Muchas gracias por ese afecto y bienvenido o bienvenida por aquí.