lunes, 20 de diciembre de 2010

La pureza


No abrir jamás la puerta del peligro,
tan sólo convivir con su advertencia
-su cerrada presencia silenciosa-
como con la lejana idea de la muerte.
No pensar demasiado en su inflexible
manera de existir sobre nosotros.
Al fondo del salón hay una puerta
que no debéis abrir. Pero mirarla
tuerce la voluntad hacia lo oscuro.
En tardes de silencio me he acercado
a imaginar su aliento en mis pulmones.
La noche que te odié, soñé que abría
y el hueco ciego y lento me observaba.
A su merced estaba mi tristeza.
Aquella sed oscura era mi alma,
la negra, la salvaje, la enclaustrada.
Puesto que amó la luz que nunca tuvo,
atrapó en el deseo las palabras:
mi alma dice voz, dice durmiendo,
dice azul, dice cielo y despedidas;
dice ¿vendrás conmigo alguna noche?
Y aquella oscuridad me perdonaba.
Me senté en los umbrales de sus ojos,
la acaricié despacio
como a un monstruo tranquilo tras su crimen
condenado al dolor y a una dulzura
que sabe a soledad.
Acogí entre mis manos su impúdica pureza,
la que no comerció con las palabras
ni mendigó el amor con la mirada.
La que nunca negó lo que escondía.

Dado el parón invernal en el que me encuentro perdida, puede que esta entrada sea la última del año.  Dejo aquí uno de los poemas que más quiero y un dibujo que hice para él.  Aprovecho para desearles una buena salida de este 2010 que aún nos ocupa y una perfecta entrada en el 2011.  Un poco de pureza no nos vendría mal, aunque intentar protegerla dé ya una especie de vergüenza estética.  Esperemos que ella encuentre su ángulo, por oscuro que sea, entre anuncios navideños y excesos materiales y sentimentales, y que allí se guarde -como la poesía- incluso de sus dueños.
Feliz Navidad a todos.
  
30/12/2010:  Para acabar bien el año, lo terminamos presentando Suegras. Retratos del gran enemigo.  Con humor, al menos;-)  Os esperamos en  El Corte Inglés y su ámbito cultural a las 19,30 h.
  
Y se publica en la revista de Artes& Letras del Heraldo de Aragón una reseña mía sobre El juego de la taba, de Elías Moro.  Podéis verla en el blog LOS OTROS

69 comentarios:

Durrell dijo...

Leerte es un raro placer. Nos acerca a esa oscura pureza que convocas y que parece contenerse mientras se derrama como la belleza en tus versos.
Misteriosa pureza.
Como tú.
Feliz Navidad.

Olga Bernad dijo...

No vuelvo a cantarte la canción, aunque me lo has puesto fácil;-)
Gracias, Durrell; convoco y temo a esa pureza porque no la siento como algo complaciente ni sentimental, pero me alegro de que exista (o de creerlo aún) aunque sobreviva como pueda, oscurecida en su encierro.
Feliz Navidad para ti también.

Sara dijo...

Yo no podría vivir sin convivir con esa oscura presencia, aunque el pudor moral de protegerla sea para mi (que no soy artista ni poeta) mucho más grande que la vergüenza estética...Admiro la profundidad de tus poemas, Olga: leer éste, como dice Durrell, provoca un misterioso placer (¡ay, esa voz!)...Y no sabía que "pintabas" tus poemas- una preciosidad este dibujo! Feliz navidad.

Olga Bernad dijo...

Pinto algunos, Sara. Dibujo casi compulsivamente. Hay una etiqueta con "dibujos", pero dejo pocos por aquí.
Gracias por venir a escuchar esa voz y su misterio y por mostrar la tuya. El placer, ay, es otro de los temas que me gustan. Un fronterizo.
Tal vez el año que viene lo dedique a él, a sentirlo y escribirlo(no es mal plan, pero tiene su peligro;-)
Que pases unos días estupendos, Sara, un fuerte abrazo.

Dyhego dijo...

¡Ay, OLGA, esa espada de Damocles!
¿Hay algo que hagas mal? Lo digo porque te enfrentas a la poesía, a la prosa, al dibujo,... con acierto y aciertos.
Salu2 atinados.

Sombras Chinescas dijo...

Precioso poema, además con densidad de contenidos para nutrir un ensayo de 200 páginas.

Saludos.

Olga Bernad dijo...

Hago muchas cosas mal, Diego, pero no será por ganas;-) Odio la desidia, en serio, y necesito la perfección aunque sea como horizonte. Es "xodido", no te creas.
Saludos agradecidos, mesié.

Olga Bernad dijo...

Gracias, S.C., la verdad es que me gusta el tema, es una de mis obsesiones. Y me gusta también que te sugiera cosas. La poesía procura sugerir lo más posible con el menor número de palabras. Es la leche (condensada;-)
Saludos y gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Muchas felicidades¡¡¡¡

Olga Bernad dijo...

Lo mismo para ti, Javier,.
¡Estoy esperando algo tuyo!
A ver si me llega hoy y me alegra el día.

Javier Puche dijo...

Feliz Navidad, Olga. Qué gran poema.

Eduardo González Ascanio dijo...

Hola, Olga. Gracias por este saludo navideño de imagen y palabras. Te felicito también y te deseo lo mejor.

Olga Bernad dijo...

Gracias, Javier. Me alegro muchísimo de que te guste.
Felices días.

Olga Bernad dijo...

Eduardo, el poema no era en sí muy navideño, pero no sé si escribiré algo más estos días - estoy más bien en época de pensar- así que he aprovechado para, dadas las fechas, desearos también de corazón unas felices fiestas.
Abrazos hacia las islas.

enrique dijo...

Desde los umbrales, Feliz Navidad y Año Nuevo!!

Fernando Gonzalez Seral dijo...

...que buen regalo con esa poesía y ese dibujo.
FELIZ NAVIDAD, y que pases unos buenos días en compañía de tu familia.

María M. Bautista dijo...

Creo que lo mejor, y una de las cosas más difíciles, que puede hacer un poema es dejarte uno o más de sus versos volando por la mente. Éste lo hace.

Muchas gracias y feliz Navidad.

Olga Bernad dijo...

Desde los umbrales (de sus ojos:-), sí, Enrique; ya verás qué pronto se pasan los pocos días de fiesta. Ag. Muy feliz navidad.

Olga Bernad dijo...

Aquí cada cual deja lo que tiene, Fernando, tú tus cielos y yo los míos (e incluso algunos infiernos o, por lo menos, algunos fantasmas). Gracias por mirarlos siempre bien, maestro.
Muchos recuerdos a tu familia.

Olga Bernad dijo...

Creo que lo mejor, María, es escribir algunos versos y que al final alguien te diga algo así. Gracias a ti por dejar que vuelen un poco por tu mente.
Feliz Navidad.

MAROCHA dijo...

Pues yo sólo desearte un buen año lleno de inspiraciónes.
Entre tanto, te seguiré leyendo a poquitos, que ya me falta menos.

Un abrazo, morena.

Olga Bernad dijo...

Muchas gracias, mañica; intentaremos que el año sea bueno, o por lo menos esperarlo con buena disposición (y eso que tengo tendencia al sentimiento trágico también en lo que se refiere a la inspiración;-).
Gracias por la lectura dosificada y un fuerte abrazo.

MªTeresa Gómez Puertas dijo...

Feliz Navidad a ti también Olga...precioso el broche final del año que nos dejas....besicos y nos vemos el próximo año con más éxitos que lo habrá seguro.

Olga Bernad dijo...

Me alegro de que te guste el final (bien está lo que bien acaba, dicen;-) Ahora, a coger fuerzas para todo lo que nos espere.
Gracias por estar, compa, y muy felices días para ti y los tuyos.

Carmen Aliaga dijo...

Querida Olga, me pongo en contacto contigo virtualmente esperando verte pronto de nuevo. Felicidades por todo lo maravilloso que ha ocurrido en tu vida a lo largo de este año y que el próximo sea muy próspero también.

Olga Bernad dijo...

Carmen, qué alegría. Muchas gracias; nos veremos, claro que sí, y con ocasión de acontecimientos agradables. El año ha sido muy intenso para mí en muchos sentidos. Todo eso me ayudará a comprender mejor lo que traiga el siguiente (digo yo;-)
Un fuerte abrazo y mis mejores deseos.

Miguel Estrada Pérez-Carasa dijo...

Querida Olga: No estoy conectado a Internet en casa, de modo que te escribo desde el hospitalario y gratuito ciber de mi Distrito, que tiene un nobre poético, La torre del agua.
Desconectarme por un tiempo ha sido fantástico.Todavía no sé si me rendiré a las tarifas abusivas de algunas compañías, pero "la soledad de siempre" de mi pequeño estudio, me ha venido de maravilla.
Y, como no,a la vuelta, acabo de leer el poema tan querido por ti y rescatado del tiempo, que me ha gustado muchísimo. No me creo capaz de comentarlo, es verdad, pero sí de apreciarlo justamente.
Aunque quedo a la espera, lo doy por bueno si los poemas no tardan.
Pero todo va bien, Olga. Incluso esa aridez que, como dice el poeta, es el primer estado de gracia.Tú sabes poner las cosas en su sitio, y respirar con gentileza en las cuestiones personales o literarias, haciendo camino. Confío en ti, plenamente.
Muchas felicidades para ti y los tuyos, y un fuerte abrazo.

Araceli Esteves dijo...

Excelente elección para despedir el año. Mi deseo para ti, para el que viene, es que siga tu buena estrella narrativa.

Olga Bernad dijo...

Miguel, me extrañaba y me preocupaba un poco tu ausencia, pensé que podrías estar enfermo. La verdad es que yo he estado casi desaparecida (he contado 16 entradas en los últimos seis meses, madre mía) pero cada entrada era un punto de encuentro. Me alegro de que tu desconexión te haya resultado purificadora. Esto es así, a veces alimenta y a veces cansa, pero es un hilo que yo no quisiera romper. Gracias por la lectura, por la espera, por la lealtad.
Que pases unos días muy felices, Miguel, y que empieces el año exactamente como tú quieras.
Un beso enorme camino de Sevilla.

Olga Bernad dijo...

Alguna buena estrella nunca viene mal, Araceli; que esté por ahí encima y sepamos verla y seguirla;-)
Mis mejores deseos también para ti y tu guapísima hija.

Mery dijo...

Me quedo con tu segundo verso: tan sólo convivir con su advertencia.

Yo también te deseo una muy Felíz Navidad y que entres en el 2011 con los dos pies bien plantados.
La Pureza la tienes asegurada en casa, con los niños plenos de iluiones.
Un beso vespertino y cuídate mucho

Olga Bernad dijo...

Pues para ti el segundo verso, como usted guste. Yo procuro andar con los dos pies bien plantados, pero me tropiezo bastante, je. Supongo que, en ese sentido, el 2011 será igual, ay. En lo de la pureza en casa tienes razón. No me entusiasman las navidades, pero con los críos no puedes evitar que te contagien toda esa ilusión tan verdadera.
Beso vespertino de vuelta (creo que ya hemos repasado el reloj entero) y cuídate también, of course.

Juan Manuel Macías dijo...

Bien está dar carpetazo al año con versos como estos.
Feliz Navidad para ti y los tuyos. Y que el año entrante te traiga muchas alegrías bibliográficas y biográficas, siempre sin contaminar, como usted sabe. Y a ver si vienes pronto por Madrid a presentar. Ya estamos preparando los mojitos en serie.
besos

Olga Bernad dijo...

Se hace lo que se puede, capitán. Lo mismo haremos al año próximo y, sí, los recuerdos de los mojitos madrileños me son tan gratos como la estatua de Calderón y sus alrededores. Intenté emularlos todo el verano (a los mojitos) y soy ya una virtuosa. Guardo una foto con nuestro común amigo en plan jotero y eso hay que repetirlo y mejorarlo.
Y todo sin contaminar, como siempre.
Que pases unos días felices junto a (o en contacto con) todos tus seres queridos.
Besos.

Mery dijo...

En efecto, ya hemos repasado el reloj entero...y quizás le hayamos dado alguna vuelta de mas. Jajajaja.
Pero sobre todo, somos noctámbulas.

Otro beso

Antonio Azuaga dijo...

Bueno, Olga, hoy no voy a alabarte ni a aplaudirte como acostumbro; hoy sólo voy a citarte:

…la que no comerció con las palabras
ni mendigó el amor con la mirada.
La que nunca negó lo que escondía.


En realidad, una cita es mucho más que un aplauso o una alabanza: es la impotencia de una y otro para añadir nada a lo que en ella se dice.

Un beso ya acostumbrado a ser reverencia.

Olga Bernad dijo...

Sobre todo noctámbulas, Mery, pero ayer me dormí pronto (alguna vez hay que ceder;-). Buenos días, guapa.

Olga Bernad dijo...

Cuando se ofrecen unos versos, Antonio, no hay nada como que alguien se los quede. Es el mejor aplauso. Gracias por acoger siempre lo que lees por aquí con tanto afecto.
La reverencia me hace mucha gracia;-)
Un beso, caballero.

veridiana dijo...

También yo me quedo con tus versos.
Versos azules, de dolor,tristeza,soledades,sueños,alegrias;tan misteriosos y reales,tan poéticos y hermosos.

Disfruta mucho estos dias con tus peques,yo creo que la Navidad es de los niños.

Un beso.

Olga Bernad dijo...

Muchas gracias, Circe; la Navidad es de todos, pero los niños están muy bien preparados para entenderla. Lástima que esté tan "desnaturalizada", parece que el mundo es una enorme superficie comercial enloquecida, pero en fin...
Un beso y que pases muy buenos días.

Angós dijo...

Es uno de los poemas que me da miedo y uno de los dibujos que más me gusta.
Feliz navidad para todos.
Será una feliz navidad.

Olga Bernad dijo...

Será, Angós;-)
Gracias por estar, este año y el anterior y el que venga y para siempre (con extrañeza incluida). A veces la comparto, no acabo de comprender hasta el final por qué escribo lo que escribo. Pero quién dijo miedo, rugbylari, si ahí estamos.

lolo dijo...

Olga... a felicitarte vengo y me encuentro con la pureza. Qué descanso.

Pues eso, que sea una Navidad feliz. Y que podamos acoger el nuevo año.

Un abrazo, poeta, guapa.

Olga Bernad dijo...

Lolo, es verdad, que el nuevo año se sienta acogido. A poco sentido común que tenga, igual le da miedo venir;-)
Muy felices días para ti y los tuyos, seguro que estás rodeada de gente que te quiere.

Miguel Baquero dijo...

Me ha gustado mucho esta poesía, como reflejo de la forma en que todos vivimos sin querer saber, ni siquiera mirar, a la puerta que aguarda al fondo

Olga Bernad dijo...

Toda una forma de mirarla y entenderla, Miguel.
Gracias.

ONDA dijo...

Yo te rectifico un poco y recordando a mi padre que decia...

- Feliz salida y entrada, pero sobre todo FELIZ ESTANCIA durante todo el nuevo año.


Mis mejores deseos para tí querida amiga y mucha inspiracion y pocos peligros aunque sean inevitables

Olga Bernad dijo...

Buena rectificación, Ignacio, ¡y qué alegría saber de ti!
Feliz estancia también en el próximo año y en todo lo que quede por venir para ti y para los tuyos.
Gracias por tus deseos (mucha inspiración y pocos peligros, me haces sonreír;-)y gracias por tus palabras que dejan, además, el recuerdo de tu padre.
Un fuerte abrazo.

Javier Quiñones Pozuelo dijo...

"Me senté en los umbrales de sus ojos".... ¡qué buen verso, Olga!

Me paso por aquí para desearte a ti a los tuyos una buena entrada de año y que el 2011 sea algo mejor que el año que ahora se va llevándose tantas ilusiones y tantas cosas, que si la crisis, que si el paro, que si el empobrecimiento repentino de tantos y un largo atcétera.

Un saludo, Javier.

Olga Bernad dijo...

Gracias, Javier. Por las palabras sobre el poema y por los deseos y, sí, que el 2011 sea mejor para todos aquellos a los que el 2010 ha puesto a prueba, que han sido muchos, cercanos y lejanos, y que superemos todas las pruebas que el 2011 tenga pensado ponernos.
Un saludo y mis mejores deseos.

Miguel Estrada Pérez-Carasa dijo...

No sé si leerás este correo tardío que comenta tus versos. De nuevo he vuelto a tu poema, una vez despejada la ansiedad que tanto me entorpece e incapacita, y no puedo evitar dejar otro testimonio más de admiración por lo que he leido.
Sin duda, tenías la llave de esta puerta caprichosa, la clave del poema que algún exégeta arrancaría de tu inconsciente como una adivinanza. Parece que te has rendido a hablar en sueños; esos sueños de día, como una vez te dije.El poema no es una ensoñación ligera que se precipita
deslavazada,es una gran verdad que trata un gran asunto. Y yo lo guardaré conmigo porque tú lo has convertido en referente con solo tu poema.Mis felicitaciones y mi gratitud, Olga.
Ay,verte en Sevilla. Ya estás en camino...
Muchas felicidades para el próximo año. Y un gran abrazo.

Blackbird dijo...

Dejemos la puerta entreabierta… aunque nos asuste un poco.

Te iba a dedicar una canción que me había inspirado la pureza, pero hoy estoy más navideño, así que te envió esta de John Lennon: Happy Christmas (War Is Over)

Besos.

José María JURADO dijo...

Felicidades, sí, pureza, es lo que más falta nos hace.

Olga Bernad dijo...

Miguel, no he tenido fácil acceso a Internet estos días ni lo tendré en los siguientes, aprovecho este ratito para decir que sí leí tu comentario casi nada más enviarlo y, como siempre, me hizo sonreír en medio de esas noches largas en las que escribo o pienso en escribir o leo (o lo que sea;-)
No sabría decirte qué es exactamente este poema, pero no importa. Importa él y que alguien lo guarde. Todo lo demás...

Y, sí, para el nuevo año iré a Sevilla, ya es seguro. Allí nos veremos de nuevo. Hasta entonces, un fuerte abrazo y un buenísimo comienzo de año para ti.

Olga Bernad dijo...

Black, toda puerta cerrada es una sutil invitación a que la abramos. ¿Debemos?
Mejor quedarnos ahora con una canción navideña sonando en los oídos, y aplacemos las decisiones hasta el 3 de enero. O el 11. O para San Valero, que al menos trae roscones;-)
Muchos besos.

Olga Bernad dijo...

La necesitamos, José María. Y, si no la necesitamos, que al menos sepamos preferirla.

A ti también espero verte en Sevilla...

Sara dijo...

¿Cuándo vas para Sevilla, Olga? Te pregunto porque yo voy a estar por allí unos días en enero (6-12). Me encantaría conocerte en persona... ¡Feliz año!

Olga Bernad dijo...

Voy en la segunda quincena de marzo, Sara. Estaré dos días (ojalá pudieran ser tres). A mí también me encantaría conocerte. Cuando sepa fechas seguras, te las digo, por si tienes pensado estar por allí.
Veo que pasas el fin de año en las islas. Yo también estaré en un paisaje helado, ay. Marzo será una bendición...
Feliz año también para ti y los tuyos.

Sara dijo...

Si no en Sevilla, Olga, será en Zaragoza...Mi madre me quiere enseñar su ciudad de infancia y adolescencia y yo ese viaje se lo tengo prometido... Besos.

Olga Bernad dijo...

¡Pero entonces no vengas en marzo!
Si vienes a Zaragoza, yo os hago de guía a tu madre y a ti;-)
Kisses.

Elsa dijo...

Feliz Año 2011, Olga. Feliz y fructífero año; como mínimo, como el 2010. Te sigo, te leo. ¡enhorabuena!.

Un fuerte abrazo.

Olga Bernad dijo...

¡Feliz año, Elsa, qué alegría!
Intentaremos aprovechar el 2011 muy bien. El 2010 ha sido raro e intenso, muy bueno en unas cosas y no tanto en otras pero... no ha podido con nosotras (toquemos madera;-)y ya -casi- es pasado.
Un abrazo muy presente.

Alfaraz dijo...

Tu poema me ha recordado, Olga, aquel Elogio de la impureza que escribiera otro maño. Y era otra impureza, desde luego. Para el año que empieza mañana te deseo toda la felicidad y todos los versos.


.

Olga Bernad dijo...

No he leído ese elogio (siempre que hablo contigo me queda la sensación de que tengo a medio mundo sin leer;-) Pero la pureza, sus contrarios y sus contenidos anexos dan para mucho, sí. Tendré que informarme al respecto.

Yo también te deseo toda la felicidad y ¿todos los versos? Nos conformaremos con algunos, los necesarios, los suficientes, los mejores... Nada más;-)

Mery dijo...

FELIZ SALIDA Y ENTRADA DE AÑO, Olga.

Besos desde la meseta

Olga Bernad dijo...

¡No he podido publicarte ni contestarte hasta hoy, Mery!
El internet rural no funciona en el pueblo de mi madre, así que hoy, que nos hemos venido a dar una vuelta por este precioso lugar: Daroca, te deseo lo mismo y mando un beso casi medieval para inaugurar el futuro;-)

Hernán Díaz de Leyre dijo...

Te deseo lo mejor para 2011: será más que merecido.

Olga Bernad dijo...

Hernan, ¡ha resucitado en año nuevo!;-))))
Me alegro de su visita y agradezco sus palabras.

También te deseo lo mejor, ya lo sabes.

Anónimo dijo...

hi, new to the site, thanks.