jueves, 29 de octubre de 2009

Entrevista en el programa Borradores


El pasado lunes 19 de octubre grabamos la entrevista para el programa Borradores de Aragón televisión. Se emitió el día 25 por la noche y por fin he conseguido traerla al blog. Falta el poema leído al final, y la grabación se accidentó y quedó dividida, aunque la entrevista está entera (parte 1: arriba; parte 2: abajo). Me encantó formar parte de un programa que incluía entre sus invitados a gente tan interesante como el Lebrijano, la cantante Buika o los chicos de La locura de Mabuse. Aquí se anunciaba su contenido. Estaba nerviosa porque nunca había pisado un plató, pero al final me sentí mucho más a gusto de lo que yo pensaba, cosa que debo agradecerle a Antón Castro y a su cordialidad y su experiencia. No nos conocíamos pero, un par de días antes de la entrevista, Antón me invitó a un café y ya noté que charlar con él era todo un placer. Le agradezco infinitamente su interés por el libro. Espero que os guste, hice lo que pude; aunque sigo pensando que hablar de poesía participa de la misma imprudencia que hablar de sexo: nunca llegaremos a atrapar su misterio y nunca, nunca la experiencia de uno es igual a la de otro. Hablé un poco de la mía, nada más.
La tele es el lugar más extraño al que me han llevado las Caricias…








____________________________________________________________________
NOTICIERO
3 de noviembre: La versión íntegra de la entrevista publicada en el Heraldo el 31/10/09 de stá colgada desde el domingo en el blog de Antón Castro. 
1 de noviembre: Ayer salió publicada en el periódico Heraldo de Aragón parte de una entrevista que me hicieron. Podéis leerla en su versión virtual: AQUÍ o hacer click sobre la imagen de arriba para ampliarla
30 de octubre: Caricias perplejas estará por fin disponible esta semana en la Casa del Libro de Zaragoza (C/ San Miguel). Me avisan de que ayer estaba ya en la librería Antígona (Pedro Cerbuna, 25). También se encuentra en la librería Cálamo (Plaza San Francisco, 4). Despacito, pero van llegando...  Y os pongo el enlace para encargarlo directamente a la editorial, por internet: aquí. Y también en la librería Beta digital.
  
29 de octubre: La Portada de La revista Artes y letras del periódico Heraldo de Aragón muestra hoy una magnífica fotogragía de Fernando Gónzález Seral. No nos conocemos personalmente, pero ya hemos unido textos y fotos en más de una ocasión. Un honor y una alegría saber que Antón Castro llegó a su blog a traves del mío. Una prueba más de que internet es algo más que un inmenso chat, es también un escaparate alternativo y eficaz donde la exposición y el descubrimiento se complementan y donde elegir forma parte del juego interminable. Como muestra, Juan Manuel Macías publica unas traducciones de Alceo de Mitilene en Las razones del aviador, una revista literaria recién aparecida a la que deseamos el mejor de los vuelos.
____________________________________________________________________

Hace un año:
Escrito está
La isla
____________________________________________________________________

65 comentarios:

Agustín dijo...

Olga: Bravíssima!!!Ahí van mis aplausos (obviamente, en silencio)!!!! Enhorabuena a los aragoneses por un programa así en su tele y a los internautas por tener a una poeta como tú en la red, haciendo red y poesía.
Un gustazo verte.
Salud!
Agustín

Antonio Serrano Cueto dijo...

¡Qué maravilla de internet! Me siento en mi apartamento de Lovaina y os veo a ti y a Antón con una nitidez extraordinaria y disfruto con vuestra entrevista demediada. Sabes que me alegro muchísimo de tu éxito, pero a este ritmo seré el último en leer el libro. Muchos besos desde Flandes. (Sigue escribiendo, que te vigilo).

Rocío dijo...

Olga... qué gusto verte hablar!!! Me ha encantado cómo has "defendido" el libro... los has hecho realmente atrayente. ¿Sabes dónde puedo adquirirlo en Salamanca?

Besos y enhorabuena, de verdad.

Antonio Azuaga dijo...

Enhorabuena –¡cuántas te habré dado últimamente!–: yo también he podido disfrutar de tu entrevista gracias a Internet… Qué injusticia acabo de cometer: en realidad, lo que he disfrutado de la entrevista, ha sido gracias a ti.

Un beso.

P.S. para Don Antonio en Flandes:

"Rabia, rabiña,
que tengo una piña,
con muchos piñones
y tú no los comes."

¡Qué perversidad la mía!

Gemma dijo...

Jajaja (me río por lo de la piña de más arriba).
También ha sido estupendo veros (y escucharos) desde Berlín. ;-P
Gracias por colgarlo.
Un beso bien grande

sergio astorga dijo...

Olga, como un mandarina jugosa he visto la entrevista, como dice Antonio Serrano Cueto, con una nitidez, que parece que no hay océano de por medio. Aquí, en Los Álamos nieva, y tus palabras encendieron la hoguera, es una pena no haber podido escuchar uno de tus poemas con tu cadencia, respiración y silencio, mas por otro lado me digo que fue clemente esta imposibilidad técnica ya que hubieras incendiado la casa.

Un abrazo perplejo.
Sergio Astorga

Arsenio Bernal dijo...

Envidia que nos das, querida Olga.
Te mereces una entrevista así y muchas más. La perseverancia tiene sus frutos. Vendrán más sabrosos muy pronto.
Enhorabuena, poeta.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Uf, de un mal rato, a ser la protagonista de todo.

Mi más sentida felicidad, nada contenida Olga.

Un abrazo.

Olga B. dijo...

Ay, Agustín, estaba tan nerviosa como cuando te mandé los poemas a las Afinidades (que me costó cuatro meses decidirme:-). En este caso todo ha ido mucho más deprisa. Espero que la sinceridad haya suplido la falta de experiencia ante las cámaras, yo me veo rara, rara pero… gracias por ese aplauso.
Salud!

Olga B. dijo...

Antonio S., es verdad, internet tiene esas cosas maravillosas. Me encanta imaginarte en Lovaina, viendo la entrevista como si hubieses estado en el plató. Me alegro mucho de que te haya gustado. Lo del libro vendrá muy pronto, tengo mucha ganas de que lo leas entero. Últimamente escribo poco, tengo deberes y catarros, como los críos:-) y no me gusta forzar nada, pero juro que volveré por mis fueros.
Un beso hasta flandes.

Olga B. dijo...

Rocío, me tranquiliza mucho que la entrevista te haya hecho el libro más atrayente, ante las muchas dudas a la hora de hablar de él, lo mejor es contar exactamente lo que ha pasado y punto. Ando despistada con las librerías, aunque en Zaragoza sé que hoy ya estaba en Antígona. Si no quieres molestarte en preguntar o en encargarlo desde alguna, se puede adquirir directamente de la editorial, pinchando aquí.
Uf, y gracias por esa enhorabuena, esto no tiene nada que ver con escribir y es dificilillo, je.
Un besazo.

Olga B. dijo...

Antonio Azuaga, tus enhorabuenas me gustan mucho;-) Caigo en la cuenta de que es la primera vez que muchos de vosotros me veis, y no es la de la tele la situación más ventajosa para mí… En fin, a ver si un día puedo conocerte yo a ti, por no estar en desventaja, digo;-)))
Y no seas así con nuestros tercios en Flandes, que no te dejarán volver en sueños.
Un beso, caballero.

Olga B. dijo...

Gemma, una de las razones por las que me decidí a colgarlo es lo desperdigados que andais todos por el mundo. Con el blog llegamos a Berlín, a Flandes, a Edimburgo, al otro lado del océano y a cualquier parte de España. Qué gusto contar con semejante “audiencia”. Qué rabien los del sálvame (que no tienen salvación;-)
Un beso enorme.

Olga B. dijo...

Gracias por ese abrazo perplejo desde el otro lado, Sergio. Me encanta encender hogueras a distancia, haces que me sienta como una maga;-) Una maga feliz .
Abrazos de vuelta hacia la nieve de Los Álamos.

Olga B. dijo...

Uno nunca sabe lo que vendrá, Arsenio, hacemos lo posible con lo que hay; También soñamos. A veces perseverar es inevitable, no tiene mérito porque no queda más remedio: yo creo que uno acaba haciendo lo que tiene que hacer, por mucho que lo evite.
Gracias por esa enhorabuena y esos dulces presagios;-)

Olga B. dijo...

Javier; tú, que ya me vas conociendo un poco sabes de verdad lo mal que lo paso, pero también sabes que al final tengo una extraña seguridad. La que te da hablar de cosas que has llevado muy adentro mucho tiempo. Sólo se trata de pronunciarlas. Nada más.
Desde aquí siento esa felicidad tuya, que te aseguro que me llega.
Un fuerte abrazo.

José Miguel Ridao dijo...

¡¡Hija, qué desparpajo!! Parece que te estás tomando una cerveza conmigo en un bar de Sevilla.

Aquí va mi enésima enhorabuena.

Olga B. dijo...

¡Nos reíamos mucho más!, que en la entrevista estaba yo muy seria y muy formal;-) Pero a mí en cuanto me dejan hablar, me voy olvidando de la vergüenza, eso es verdad. Con decirte que mi hermana me recordó que, sobre todo, dejase hablar al presentador:-),y Antón hace que te sientas bien.
Un bar de Sevilla me parece un sitio ideal para hablar de libros y de lo que se tercie, muchos besos hacia allí.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Natural y cautivadora. Simpática.

Olga B. dijo...

Es dificilillo estar natural en una situación que para uno no lo es. Yo soy mucho más natural;-)
Pero se agradece mucho, tú sabes los ratos que se pasan, jeje.

lolo dijo...

Esa voz, y el ritmo de lo que piensas, de lo que escribes, siempre serán ventaja.
Suave, valiente, clara; ahora sonaran distinto tus palabras cuando te lea.
Gracias por colgarlo, no lo encontraba.

Sí, muy natural; ya más, no sé...

Olga B. dijo...

Me tranquiliza lo que dices, es que yo no puedo juzgar, porque llevo toda la vida hablando pero no viéndome hablar, me veo rarísima; parece una tontería, pero no. Es un experiencia esto de verse por la tele. Y si hubiese sido por un tema que me importase menos, pues aún puedes estar tranquila... pero tratándose de mi primer libro yo no sabía si podría expresar bien lo que pensaba.
En fin, desde luego me ha servido mucho.
Mil gracias, Lolo, de verdad.

Máster en Nubes dijo...

Anda, anda y anda. ¿Y tú estabas preocupada por la entrevista, por cómo lo ibas a hacer? Te voy a dar hasta en el carnet de identidad, guapa, parece que has estado en la tele toda tu vida, vamos, es que parece que has nacido hablando por la tele. Y encima diciendo las cosas que dices, lo de la vida y el callar antes de hablar, lo de las palabras, de verdad, Olguita, te voy a dar ... un abrazo por lo menos. Estupendamente, y me ha gustado mucho el programa en si, el presentador, y el texto tuyo a la derecha...
Lo dicho, un fuerte abrazo,

Aurora

MªTeresa Gómez Puertas dijo...

Estuviste magnifica Olga...sin artificios tal y como tu eres...tengo que comparar varios ejemplares para regalarlos...Besos.

Fernando Gonzalez Seral dijo...

Olga, ya sabes que me alegro mucho de todo esto.
Te lo dije, y te lo vuelvo a decir, has estado ¡genial!.

enrique dijo...

Gracias a ti, según leo, escucho y ahora veo...

Olga B. dijo...

Mujer, Aurora, cómo no iba a estar algo preocupada. No me digas, que la tele impone, sobre todo si no has ido nunca. Ahora, una vez allí hice lo único que podía hacer: intentar decir lo que pensaba y punto. Supongo que ayuda el hecho de hablar de cosas que has interiorizado hace mucho tiempo. Yo tengo más o menos claro lo que pienso, pero dudas si acertarás a expresarlo bien.
El programa es genial; tenemos suerte, como ha dicho Agustín, de contar con ese pequeño reducto para el cine, la literatura, la música … ya nada fácil de ver por la pequeña pantalla. Para mí ha sido un acontecimiento, la verdad.
Te acepto el abrazo, y te lo doblo, duquesa;-)

Olga B. dijo...

Gracias, Tere. Bueno, tú que me has hablado conmigo podrás juzgar, yo es que nunca había pensado en el asunto evidente de que uno mismo nunca se ve hablando, no se “conoce” en ese sentido;-)
Oye, tú compra todos los que quieras,(por cierto, ya está en La casa del libro, me han llamado esta tarde; ayer ya estaba en Antígona) pero tenemos que quedar. Si el catarro no me lo permite antes, nos vemos en la exposición. Colgaré cartel en el noticiario de la próxima entrada.
Un beso, compa.

Olga B. dijo...

Jeje, gracias, Fernando, ya se ha pasado el asunto. Me ha encantado ir contigo en esto. Y pensar que aún no nos conocemos…

Olga B. dijo...

Enrique, qué ratos se pasan a veces, menos mal que mientras se me desboca el corazón no me tiembla la voz y no se me aturulla (demasiado) el pensamiento. Este autocontrol me va a matar:-)))) No sé si eso se ve…

Anónimo dijo...

No te preocupes, estabas muy suelta, muy bien. Me encanta tu voz.
"Caricias perplejas" se me resiste. Tendré que probar en internet.
Un beso:
JLP

Olga B. dijo...

Bueno, te aseguro que Eva y tú estabais mucho más sueltos el día que os vi. Iré aprendiendo, si me quieren oír en algún sitio mas, claro;-)
Oye, lo de la voz también me lo dijo el que me puso el micro, me animó mucho.
Gracias por ese interés en el libro, José Luis; si no es por eso, nada de esto tendría ningún sentido.
Buen fin de semana (no lo pierdas).

Angós dijo...

Hablas desde dentro. Como siempre.
Tú no te das cuenta pero casi nadie lo hace.

Olga B. dijo...

Gracias, maestro Yoda y rugbylari, el hombre de las frases cortas;-)
¿Y desde dónde se puede hablar si no?, ¿qué contaríamos?
Me dejas pensando.

Miguel dijo...

Que no somos lo que leemos o escribimos, que bien lo dicen algunos poetas (entre las voces, una)y cuánto de la mejor poesía lo dice para bien de la perplejidad de este tesoro ilusorio en el lector, por una vez tan inocente y radical como la misma inocencia.
Qué bien has estado, Olga.
También me ha gustado mucho Antón, que ha releeido tu libro hasta apreciarlo con una visión ajustada a lo que se merece. Aunque yo pensaba que le faltaba algo a tanta cordialidad, es decir, que "nosotros" contamos con el cariño y la amistad de nuestra poeta y su desvelo por contestar a cada comentario. Por ello, muchas gracias siempre. El éxito le va de maravillas al corazón, cuando éste confía en la juticia del mundo que lo otorga. De modo que enhorabuena y mucha salud.

Ramiro Rosón dijo...

Has estado muy natural en la entrevista. Me ha gustado mucho la espontaneidad con que has hablado. Por otro lado, me alegra mucho y me asombra ver hasta dónde han ido llegando, poco a poco, esas “Caricias Perplejas” que un día comenzaron sin imaginarse que acabarían en un libro y saldrían en la televisión. Tienes razón en que hablar de poesía es tan imprudente como hablar de sexo, pero yo diría que es una imprudencia necesaria, incluso indispensable, pues en la buena poesía (como la tuya) el único principio sagrado es la libertad de su autor. Te felicito.

Un fuerte abrazo, Olga.

P.S.: Qué lástima que no pudieras colgar la lectura del poema. Pero, ¿qué le vamos a hacer?

gbp dijo...

Qué maravilla, Olga y "qué desparpajo", como diría tu madre. Parece que has nacido para expresarte en un plató. A ver si nos sorprendes con un programa propio para deleite de tus seguidores, nos ha sabido a poco.

Mil besos, cariño. Bravoooo!!

Olga B. dijo...

Miguel, muchísimas gracias. El interés de Antón por el libro me ha hecho muy feliz porque, como ocurre con casi todos vosotros, se ha acercado por lo que leía. Ni mi nombre dice nada a nadie, ni os conozco a prácticamente ninguno. Eso es muy reconfortante: es un cierto "éxito" que, como tú dices, es bueno para el corazón;-)
Besazo.

Olga B. dijo...

Ramiro, muchas gracias a ti también, me gusta que la entrevista no quede "afectada",supongo que se debe a que uno habla de algo natural, de un proceso vivido interiormente con mucha intensidad y muy sinceramente. Yo también estoy bastante sorprendida. Precisamente hace un rato me he llevado una nueva sorpresa: también ha salido en el Heraldo de Aragon parte de una entrevista que me hicieron. Enlazo aquí con la versión digital, aunque puede que más adelante la cuelgue íntegra (por seguir siendo necesariamente imprudentes;-).
Un fuerte abrazo.

Olga B. dijo...

Gemuchi; espero que, a falta de programa propio, te conformes de momento con verme en el periódico también;-) en nuestro Heraldo de Aragón de toda la vida, jo, casi toda la página 52 para mí con una foto enorme. Como en Edimburgo no creo que puedas comprarlo, te he guardado uno, y mira ¡¡¡AQUÍ!!!

Besos a montón.

gbp dijo...

Ay, qué ilusión. Es una entrevista majísima y como no, estas guapisima. Que no se pierda ese periodico que me guardas.

Besitos and spooky halloween!

Olga B. dijo...

Es la foto que me hizo Antonio cuando me dieron el alta definitiva, justo unos meses antes de abrir el blog, y la que uso aquí. Me da suerte.
Sólo es parte de una entrevista muy larga. Te lo guardo como oro en paño;-)
Y nada de Halloween, guapa, que aquí es la noche de difuntos, y mañana el día de todos los Santos. Léete el Tenorio que te nos vas a volver WASP...
Besitos.

Anabel dijo...

Vengo a tu blog de la mano de Fernando Glez. Seral. Es curioso cómo son los caminos de internet. Mi llegada a él fue tal y cómo tú misma le cuentas a Antón en la entrevista: buscaba fotos de Los Monegros para acompañar un poema.

Desde entonces soy adicta a las fotografías de Fernando, al que tampoco conozco, y espero afionarme a tu blog del que me llega calidad y calidez.

Un beso,

Anabel, la Cuentista

PD: Por cierto, estuviste fantástica en la entrevista. Tienes madera y tablas, sí señora.

ana dijo...

La primera vez que vi Los Monegros, el silencio se pegó a mi alma. Soledad, infinitud y humildad. Belleza en aquel espacio de formas tan desoladas.

Es cierto que al principio se te ve nerviosa... pero no es mucho tiempor, sólo dura dos respiros. Luego se te intuye relajada, tranquilamente hablando: ... saber vivir, saber callar... haber vivido y haber callado... poder escribir... y me dejas pensando. Y te vuelvo a escuchar.

Enhorabuena.
Y gracias por compartir tu presencia con nosotros.

Belén dijo...

Además de escribir bien, también hablas muy bien. Has manifestado en la entrevista la madurez como bien has dicho y la tranquilidad de quién sabe que lo que ha hecho está bien. Lo que más me gusta es la sencillez y la humildad de alguien que ha encontrado la "fama" desde la naturalidad, sin buscar nada, simplemente expresando lo de tantos años acumulados. Un besico

Olga B. dijo...

Anabel, yo creo que cualquiera que busque algo relacionado con los Monegros en internet, tiene que toparse con Fernando;-)
No hay nada mejor que hablar (o disparar la cámara)sobre lo que conocemos y hemos hecho nuestro. Se transmite. Me gusta mucho que hayas llegado aquí por él, yo también he leído alguna vez tus cuentos, que son preciosos, pero me pasaré más despacio. Muy bienvenida por aquí y muchas gracias por lo que dices sobre la entrevista, yo creo que cualquiera de vosotros se puede poner en mi lugar: ir a la tele a hablar de algo que te importa. La idea no te lo hace pasar bien al principio, pero al final ha sido estupendo.
Un beso, cuentista.

Olga B. dijo...

Ana, qué exacto lo que dices de los Monegros: Soledad, infinitud, humildad y belleza. Y una extraña fuerza. El textos del que hablo en la entrevista es este, coincidimos en nuestra sensación.
Me encanta que después de la entrevista te quedes pensando, eso es como darle vida a las palabras y multiplicar su sentido. Frente a la falta de experiencia, mi baza era la sinceridad. Y conversar con Antón es una cosa muy fácil: te guía lo suficiente, te da cancha y confianza. Tiene mucha experiencia, yo creo que a mí me "pilló" el tono a la primera, desde el día que tomamos café;-)
Mil gracias, Ana, tus visitas mejoran mis entradas.

Olga B. dijo...

Belén, que eso me lo diga toda una señora psicóloga me gusta mucho (aunque en el fondo desconfío por instinto de vuestro gremio,jeje, pero tal vez sea por desconocimiento: tú me has ayudado a cambiar mi opinión).
Como nos vemos todos los días en el trabajo, tu opinión me sirve mucho en cuanto a saber si doy un tono impostado o no, más que la mía propia: tú me ves hablar todos los días. Y en cuanto a la "fama", me ha hecho mucha gracia: con la poesía no son famosos ni los que lo son, el que la busque así está loco, pero para mí salir en la tele y en los periódicos es mucha más fama de la que nunca pensé. Me quedo a cuadros, la verdad.
Un besico, y muy buen puente.

Olga B. dijo...

Ana, el enlace al texto no ha salido en mi respuesta a tu comentario: es este;-)

Carlos Fernández Silva dijo...

Betty, qué bien das en la tele! Estoy deseando que llegue mi pedido para acariciarlo perplejo. Mil besos.

Olga B. dijo...

Que no, que yo donde daría bien sería en la radio;-)que en la tele te enfocan desde abajo y te sacan fatal. Yo quería de frente y con mesa, como las del telediario, pero me dio corte ir con exigencias, jeje.
Yo también tengo ganas de que lo leas, Loky. Ya casi nadie se acuerda de Betty: tú la viste construir el edificio.
Mil besos de vuelta.

DESDELDESVAN dijo...

Hola, Olga. Acabo de lelr tu entrevista en el blog de Antón Castro y cada vez estoy más interesado en leer tus poemas, de momento me contento con los que cuelgas en el blog.
Mi saludo y gracias.
Mariano Ibeas

Olga B. dijo...

Me acabo de enterar por tu comentario, sé que la entrevista le gustó pero no podía salir completa en el Heraldo, aunque él pensaba colgarla íntegra en su blog, pero ayer me metí y no la ví, y hoy he estado casi desconectada.
Oye, me dijeron que en Antígona ya estaba disponible el libro, y en la Casa del libro lo están encargando. Esto de la distribución. Es que es muy pronto. Yo también tengo muchas ganas de que lo leas, Mariano, y a ver si nos conocemos, que tú eres de aquí;-)
Un abrazo.

Blackbird dijo...

¿Y qué voy a añadir yo a lo dicho?
Sólo que eché en falta la salsa de tus poemas, sin ellos lo demás es una charla literaria, apasionante pero incompleta. Menos mal que leyó un poema tuyo al final. Yo te hubiera dejado leer no menos de dos poemas antes de hablar de tu libro, pero claro, ni soy poeta ni tengo acciones en la tele.
Por lo demás ya te lo han dicho: todo salió perfecto, hablaste muy bien y con locuacidad sin necesidad de recurrir a las costumbres espirituosas de Arrabal ni a las quejas de Umbral.

Y después de este frenesí, de la tele, del periódico ¿Qué más quieres Olga…?
No, no me contestes…ya sé la respuesta.

Besos.

Olga B. dijo...

Ay, yo creo también que los poemas son los que tienen la última palabra, pero una entrevista en la tele sigue sus propias reglas, y tal vez haga que algún lector se acerque a las Caricias. Antón me dirigió perfectamente sin que se notase, me dio la confianza que a mí me faltaba.
No te creas, me pensé lo de beberme algún martini antes de entrar, pero al final preferí no hacerlo;-))))
Si lo quisiera todo, pediría también la capacidad para soportarlo...
Échale un vistazo a la entrevista íntegra que me hicieron para el Heraldo, a ver qué te parece.
Hablamos esta semana, mi Black.
Besicos.

ONDA dijo...

Enhorabuena!

Olga B. dijo...

¡Gracias, Ignacio!
Una alegría volver a verte por aquí. Me acordé de Adriano del Valle (y de ti) en mi visita a Sevilla;-)

Alejandro Muñoz dijo...

Yo sí que llego tarde.
¡Vaya tablas! Si parece que cada semana acudes a un plató de televisión.
Me ha gustado mucho ver cómo explicas tu libro. Cuando un autor te acerca su obra, empiezas a entenderla de otra manera. Mi visión es ahora más completa.

Recibe de nuevo mi enhorabuena.

Olga B. dijo...

Eres muy amable, de verdad, me hace gracia lo de la tele (sobre todo ahora que ya se ha pasado:-). Me encantó ir. Con respecto a lo que dices, pues mira, yo respondo encantada a todo lo que me pregunten, cuento cómo fue, pero eso en el fondo da igual, no es imprescindible para el lector, que puede -y debe- leer el libro exactamente como quiera, es suyo. Es tuyo. Lo bueno es que, al oirlo nombrar, tal vez algún lector nuevo se acerca, no pueden conocerte por ciencia infusa. Ojalá lo haya hecho más atractivo, pero lo importante ya no es lo que piense yo.
Un abrazo y muchísimas gracias.

Mery dijo...

Ya te pongo gesto, expresión, tono; no eres sólo una foto y mil palabras fabulosas.
Quiero decirte que me ha gustado mucho la manera en que defines cómo has llegado a componer, esos años de silencio anterior e interior para lograr la madurez justa; que la poesía expresa y también controla los sentimientos
Desprendes serenidad y sabiduría, Olga.
Estoy encantada de verte y saber de tus éxitos. Eres todo un descubrimiento, en serio.
Un abrazo fuerte, fuerte.

Olga B. dijo...

Se sale muy mal por la tele, que te enfocan desde abajo, mal, pero bueno, es lo que hay;-) Me gusta que te fijes en las palabras y que te parezca que desprendo serenidad. Cuesta tanto conquistarla como la propia voz, y algo hay también de olla exprés que contiene el movimiento en su interior, sí.
Descubrimientos. Eso es la vida, encontrarnos y desencontrarnos.
Me alegra haberte encontrado a ti.
Un besazo.

Mery dijo...

Huy, añado : no sales nada mal, pero nada de nada.
Lo que pasa es que uno siempre se ve extraño, como si fuera otro.
Un abrazo

Olga B. dijo...

Eso sí, se ve uno raro, raro, como decía el padre de Julio Iglesias, pero supongo que es lo que hay y punto; debe ser que ante el espejo sólo ponemos la cara que nos favorece;-)))
Abrazos, morena.

miguel dijo...

Querida Olga: He leído el libro, he visto la entrevista y me alegro de tu éxito, el primero de muchos, ya verás. ¿Te acuerdas cuando recitaste en La Campana por primera vez? ¡Cuánto has crecido y cuánto me alrgro...! Besos.

Olga B. dijo...

Uf, fue el día de San Jorge... fines de abril, hace medio año. Yo no he crecido apenas, simplemente controlo mejor el temblor de manos en público;-))))) Supongo que hay que aprender deprisa, ya que te pones, pero los poemas estaban ahí, Caricias perplejas estaba terminado.
¿Estabas en la Campana aquel día? No acabo de saber qué Miguel eres... dame una pista.
Un beso y gracias por toda esa atención continuada.