lunes, 18 de mayo de 2009

Un año de blog

Hoy hace un año que comencé el blog. Recuerdo que apenas había visitado tres o cuatro bitácoras y no sabía prácticamente nada del asunto: ni poner enlaces, ni colgar fotos ni vídeos, ni comprendía muy bien la mitad de las opciones de la página principal. Nada de eso me importaba demasiado. Empezó siendo una emocionante manera de compartir prosas y versos, tal vez de preguntar, porque en mi entorno no hay ningún interés hacia la literatura. Han pasado 365 días, 74 entradas y más de cien comentaristas distintos. Ignoro el número total de las visitas, puesto que tampoco sabía incorporar un contador. Sé que desde el 28 de julio han sido unas 15.300 y que en los últimos meses están pasando las dos mil por mes. Es mucho más de lo que esperaba aquella tarde.

Antonio Azuaga me animó a empezar (no es que quiera echarle la culpa;-) Sólo se lo dije a mi hermana y a un par de amigos; vinieron pronto ellos: Juan Manuel Macías, Antonio Serrano, Samsa, Fa Mayor. Todos se hicieron habituales -para mi sorpresa- y algunos se han convertido en amigos insustituibles y compañeros de pupitre. Luego fueron llegando muchos más y yo fui aprendiendo y conociendo otras bitácoras. Todavía me tiembla el dedo para darle a la tecla de publicar; a mí esto me importa, me importa cada entrada y cada conversación. No sé si alguna vez habré decepcionado u ofendido a alguien, pero la preocupación de cada entrada fue dejar algo que mereciese la pena y hablar un rato con esas otras personas que estaban por ahí buscando lo mismo.

Simplemente quiero dar las gracias por la atención que me habéis prestado y por el cuidado con el que habéis participado. Creo sinceramente que algunos comentarios podían haber sido entradas perfectas para bitácoras mucho mejores que ésta, y es un lujo guardarlos.

La apuesta sigue ahí, sin más reglas que las que el sentido común dicta cuando llamas voluntariamente en una casa que va a abrirte la puerta, si lo que quieres es pasar a charlar.

Muchísimas gracias a todos.

Olga Bernad
_______________________
Hace un año: Ella y yo
_______________________

76 comentarios:

colorprimario dijo...

Felicidad, Olga. ¿Un año es mucho tiempo? Esperemos que no...


Saludos.

D.

José Miguel Ridao dijo...

Te conocí hace unos meses y desde ese día me enganché a tu blog. Sólo puedo decirte que sigas con él para que podamos disfrutar de tu escritura, y que cumplas muuuuchos más.

Un fuerte abrazo.

Sergio dijo...

Gracias a ti por compartir tus estupendas palabras. Felicidades.

Abrazo.

Olga B. dijo...

Gracias, D. No sé si es mucho o poco, estaremos hasta que podamos, queramos o nos dejen. Siempre hay gente nueva que llega como un regalo:-)
Un abrazo.

Carlos Fernández SIlva dijo...

Felicidades Olga! Yo también celebro, de manera particular; 144 entradas, una gruesa. Gracias por este año.

Olga B. dijo...

Sí, José Miguel, me acuerdo de tu entrada al blog. "¿Y este quién será?", pensé. Pues era el Ridao:-)
Ha sido un placer (y lo que queda, que no perdono el jamón).
Muchas gracias, en serio.
Un beso.

Olga B. dijo...

Gracias, Sergio. Tú ya eres veterano por estos lares. Tú y tus palabras tenéis aquí ya vuestro sitio propio y vuestra casa, lo sabes.
Abrazo.

Juan Manuel Macías dijo...

Un día, Olga, tendría que escribir un ensayo sobre cómo llegué a tu blog y las tribulaciones que pasé por internet y el puñetero google. La historia tiene su punto de épica :-) pero lo cierto es que desde la segunda entrada, desde ese petrolero, no me he marchado de aquí. Si eso no es fidelidad que venga Dios y lo vea. Un año y se dice pronto. Recuerdo los brindis de madrugada con Azuaga, las confesiones intempestivas de estampitas a la luz de la imagen de Lucrecia. En fin, lo escrito, escrito está, y ahí quedará para la osteridad mientras se sostenga internet. Más allá de los comentarios más o menos enfáticos y entusiasmados que uno ha podido dejar por aquí, más allá del "culeranismo" y otros disgustos de mi antiguo teclado (cielos, lo echo de menos :-), me reafirmo en lo que siempre he dicho. Aquí hay una literatura de muchos kilates, de muchísimos kilates. Y eso es una verdad como un templo o un petrolero.

Felicidades, Olga. Y un Loch Lomond. Me encanta sentirme como en casa.

Besos.

Olga B. dijo...

144, Carlos (mi Loky, mi blade runner particular) Son muchas, muchas ganas, mucha fe en que la verdad esté ahí fuera. Qué extraño es todo esto si te paras a pensarlo.
Quizá el mejor pago es esta sencilla y gratuita complicidad que a veces sucede. Y que se afianza con el tiempo.
Felicidades por tus 144 y gracias a ti por estar. Estás por libre, pero estás;-)

Pedro dijo...

¡Muchas felicidades! Un año de aventura bloguera para ti, un año de descubrimientos, de magia, de versos como espadas, como sombras, como luz, como besos, de relatos que se enredan en tu vida, de comentarios inteligentes que siguen latiendo cuando apagas la computadora... Una actitud, una mirada que arriesga la palabra. Gracias.
(Y sí, sigo vivo, lejos, inactivo en la escritura -no en la lectura-, pero vivo. Y feliz. No es poco.)

Olga B. dijo...

Bueno, Juan Manuel. Escríbelo, nos lo debemos, y tú lo harías como sueles: muy bien. Cuando me lo contaste no me lo podía creer, y es quizá una de las cosas más bonitas que me han contado nunca. Esa búsqueda de Betty B., pero la pobre no tenía blog, y hay que ver a qué sitios llega uno;-))))) Pero yo te encontré antes y dejé un “qué maravilla”. Luego Azuaga fue el responsable y empezaron las caricias estas, que me han traído tantas alegrías y algún disgusto, pero es que era imposible que todo esto saliese gratis.
Sin embargo, que alguien que no conoces de nada te busque por lo que escribes es lo mejor que nunca me dirá nadie. Y si encima te encuentra, ni te cuento.
El otro día releí aquella entrada, “mujeres sin corazón”, y aún me reí con tu culeranismo y modernismo;-) Y a veces vuelvo al brindis de Lucrecia, aquellas entradas nocturnas en las que estábamos cuatro y la de la guitarra, que supongo que era yo. Sólo por eso ya hubiera merecido la pena escribir esas entradas. Y siempre os tengo en mente.
Gracias por tu fidelidad, por tu apoyo, por tu amistad y por cada una de las cosas que dejas escritas, aquí, en tu blog o en las piedras del camino de Puriceli.
Besos, Juan Manuel.

Olga B. dijo...

¡Pedro! Me alegro un montón, precisamente el otro día comentaba con Juan Manuel que me extrañaba mucho tu ausencia, en serio, empezamos a hacer cábalas y me preocupé. Es tan raro todo esto; sí, le pese a quien le pese tiene algo de magia, la que podamos ponerle, si es que la vida nos deja alguna para regalar.
Me alegro de que sigas bien y de tenerte hoy por aquí. Si eres feliz, no te preocupes de más.-)
Mil gracias por venir.

sergio astorga dijo...

Olaga, que tus perplejidades no acaben para que las palabras acaricien.
Felicidades.
Un abrazo inédito.
Sergio Astorga

Olga B. dijo...

Vaya, muchas gracias, Sergio. Me encanta que precisamente hoy se anime a comentar gente nueva. Bienvenido ese abrazo inédito, aunque ya te he leído en otras bitácoras, donde Gema y Antonio, por ejemplo.
Un abrazo.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Mi felicitación, Olga, en este momento en que soplas las velas. Este blog me ha permitido conocer a toda una poeta. ¿Se puede pedir más? Por cierto, hoy participo en una mesa redonda sobre los futuros del libro y expondré el caso de los blogs que sirven para descubrir autores. Y hablaré de una bitácora de una chica de Zaragoza... ¡Enhorabuena!

Manuel Arribas dijo...

Felicidades y adelante que, aún que callado muchas veces, te sigo.

Un abrazo.

Jabalí Feliz dijo...

Perdonadme por la horterada:
... ¡Y que cumplas muchos máaaaaas!

Me ha encantado el título de esta entrada en el Blog. Me he sentido muy identificado:
http://jabalifeliz.blogspot.com/2007/11/un-ao-de-blog.html

Un abrazo, y gracias por dejarte leer.

39escalones dijo...

Pues nada, nada, enhorabuena a los premiados. Un año en estas cosas es un indicativo de veteranía.
Saludos.

Ángeles dijo...

Felicidades Olga, y a por otro año para deleite nuestro.
Un besazo

Mega dijo...

Felicidades, Olga. Ojalá esta página aguante, por lo pronto, otro año más. ;-P
Besos y un abrazo

Antonio Serrano Cueto dijo...

Feliz Cumpleaños, Olga. Conocer tu blog y tus versos ha sido una de las grandes satisfacciones de este año de navegación. Sigue escribiendo, por favor. Espero que algún día podamos conocernos fuera de la red y, quién sabe, quizás compartir algún acto en torno a la poesía. Un beso.

enrique dijo...

Enhorabuena por este año de blog y palabras y versos y sentimientos y colores y sonrisas...
Besos.

Máster en Nubes dijo...

Felicidades, Olga, un año en un blog es mucho, me parece a mí. Y con la dedicación que cada entrada tuya tiene, más.

Te leí un día a través de Antonio Azuaga y ya me quedé en tu casa. Se está a gusto, muy a gusto.

Un abrazo
Aurora

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Recorrer tus caricias perplejas es siempre un motivo de placer, amiga Olga. Enhorabuena por este primer aniversario y, por anticipado, por los próximos que quedan por venir, que esperemos sean muchos.
Un abrazo.

Enrique Baltanás dijo...

Felicidades, Olga, por el aniversario. Y que cumplas muchos más.

Iseo dijo...

Muchas felicidades!!!!!!! ¿qué pensabas, que me iba a ir a casa sin felicitar a nuestro tema de conversación desde hace una año? Pues casi, pero no.
Cuando leí Ella y yo hace un añito me di cuenta que todavía había mucho por descrubrir de esa compañera de trabajo con la que me he echado tantas risas (como niñas en esas clases de inglés, "dividing" a los que no lo estaban, o sí, vete tú a saber). Espero que sigamos compartiendo el blog por mucho tiempo, pero sobre todo tu amistad. Besos.

MarianGardi dijo...

Olga, felicidades por tu primer año, serás muy joven en esto de los blogs, pero la cierto es que tus escritos gustan.
A mí me encanta leerte y vengo a visitarte de vez en cuando, tu serenidad y talento se transmiten en tus letras.
Besos

Luis Spencer dijo...

Felicidades, querida Olga, sigue con la buena siembra, y felicidades también a los buenos comentaristas y amigos de este blog.

Un beso

Olga B. dijo...

Bueno, contesté a todos los que me escribisteis anoche, pero la mañana de trabajo no me permite conectarme. Lo siento mucho.
Antonio Rivero Taravillo, seguro que esa mesa sobre los futuros del libro está de lo más interesante, en los últimos días se ha debatido mucho por la blogosfera; yo sigo creyendo que no es tan fácil acabar con el libro aunque no desprecio ninguna otra aventura. Pero creo que el libro llegó para quedarse. Muchas gracias por nombrarme y por tenerme en cuenta y, sobre todo, gracias siempre por tu lectura y por estar. Para mí es importante.
Un abrazo.

Olga B. dijo...

Manuel, sé que me sigues, formas parte de los lectores fieles de este blog y, por tanto, de lo que da sentido a esta cosa un poco rara. Tú comenta cuando te apetezca y ya está. Siempre serás muy bien recibido.
Abrazos.

Olga B. dijo...

Miguel, gracias a ti por venir a leer. Yo tampoco estaba segura de cuánto duraría el asunto. Ni lo estoy. De momento, aquí estamos. Y encantada de recibir a gente como tú y de darte siempre la bienvenida.
Ay, si te tuviera más cerca… la de problemas informáticos que te contaría;-)

Olga B. dijo...

39escalones. Bienvenido. Un poco más abajo verás una referencia de mi amiga Iseo a un famoso curso de inglés en nuestra bienamada Universidad de Zaragoza. Éramos las dos pánfilas que estábamos a tu lado, riéndonos sin parar. Espero que nuestro comportamiento no tuviese que ver con tu rápido abandono;-))) Entonces me estaba pensando el tema del blog, acababa de descubrir todo esto. Me hace mucha ilusión haber coincidido contigo en la noche Zaragozana y compartir la blogosfera. Yo no me veo muy capacitada para aportar nada en tu estupendo blog sobre cine, pero aprendo leyéndote.
Saludos.

Olga B. dijo...

Ángeles, gracias. Seguiremos por aquí. Un placer haberte encontrado y haberte conocido.
Un besazo.

Olga B. dijo...

Mega-Gema, aguantaremos lo que podamos y lo que nos dejen. Mejor no poner fechas, seguir es suficiente, ¿no?
Besos y gracias por todo, también por meterme en uno de esos fantásticos sueños en tu memoria… Y os espero en Barcelona;-)

Olga B. dijo...

Antonio Serrano. Gracias. Ya te lo he dicho unas cuantas veces, fue una sorpresa empezar y que viniese alguien. A mí aquellas conversaciones me gustaban, quizá con más gente es un poco más difícil, aunque fuera de estas entradas de celebración creo que no es imposible, me gusta hablar del tema de la entrada, sea el que sea, con vosotros. Parte de la ilusión para seguir se la debo a ese pequeño grupo del principio y a la lectura de vuestros blogs.
Un beso.

Olga B. dijo...

¡Enrique! Gracias, te metiste en el symca 1200 y me llevaste también a esos grandes caminos. A ver si un día hago esa entrada sobre caballeros barrocos como tú te mereces… Ya me la estoy pensando, no te creas;-)
Un beso.

Olga B. dijo...

Aurora, lo de la dedicación a cada entrada sí es verdad, siempre me ha preocupado la entrada, igual que siempre he disfrutado escribiéndola y comentándola con vosotros. Vienes a través de uno de mis mejores amigos por estos lares, un maestro y una persona estupenda. El primer caballero;-)
Un fuerte abrazo, gata.

Olga B. dijo...

Antonio Glez., tú eres de los pocos a los que había leído antes de tener blog, estabas en los poquísimos sitios que entonces frecuentaba, bien como lectora o, más raramente, como comentarista. Sigo aprendiendo de esas bitácoras, aun a fuerza de torpezas;-). Tengo la sensación, por eso, de saludar a un viejo conocido.
Ésta es su casa.

Olga B. dijo...

Enrique, muchísimas gracias. Un honor.

Olga B. dijo...

Iseo, ya me estabas preocupando, ha venido el del cursillo, el del “dividing” que no entendiste ni entenderás jamás;-)))) Tenemos que mejorar ese inglés, pero no me digas que el mundo no es un pañuelo y la blogosfera una cosa increíble. A mí me llegó a saludar en una entrada un viejo amigo de Rodez al que conocí en Bath en 1991. Compartiremos lo que toque, blog o como se llame. No es fácil sacar según qué cosas en la vida cotidiana, sobre todo si llevas toda la vida callándotelas. Es un pudor raro, pero supongo que tenía su sentido. Cada cosa se hace a su tiempo y ya está. Lo de la amistad lo tienes asegurado.
Besos y gracias por tu apoyo desde el principio, a pesar del corte que te daba;-)

Olga B. dijo...

Marian, me encanta que te pases a leer, yo hago lo mismo en muchos sitios incluido el tuyo y poco a poco vas conociendo cada vez más cosas, eligiendo, volviendo… no siempre se llega a todo, pero cada vez se tienen en cuenta más lugares. Me hace muchísima gracia lo de la serenidad. Me lo han dicho muchas veces y yo no lo siento así, es curiosísimo. Por eso los demás son tan importantes, porque oyen la voz desde fuera y nos enseñan cosas de nosotros.
Besos y mil gracias.

Olga B. dijo...

Luis, qué voy a decirte, que tienes razón. En este blog el lujo han sido los comentaristas y su generosidad. No hablando de mí, como en estas entradas de “celebración” que de vez en cuando tocan (y tampoco hay que desdeñar celebrar cosas con los amigos), sino de cada uno de los temas, que es lo que realmente me gusta. Guardo algunos de tus comentarios con especial cariño, como sabes, y también admiración. Recuerdo uno en “Feliz donde no hay nada” que todavía releo a veces.

Un beso y gracias por estar también hoy.

Araceli Esteves dijo...

Pues para llevar sólo un año, tienes un montón de fans.
Me incluyo en ese montón.

Miguel Estrada Pérez-Carasa dijo...

Muchísimas felicidades, Olga. Me sumo al afecto y la cordialidad de los que te seguimos, con el mismo deseo de que continues a pesar de que no das abasto y la demanda de tu poesía crece cada día. Haces un gran esfuerzo, pero con tal gracia y soltura que, hasta que no das el alto por agotamiento, rara vez, tus comentarios son ejemplos de amabilidad,poesía, humor e inteligencia. Yo supe de ti a través de ellos; leí tus poemas. Salí del anonimato, gracias a tu ayuda, y me alegro de haber tenido la oportunidad de disfrutralos y expresarte admiración y gratitud. ¿Podría decirse que no te conozco lo bastante para mandarte un abrazo? Enhorabuena. Adelante, disfruta y mantén la alegría.
Salud, Olga.

Antonio Azuaga dijo...

Para que veas, Olga: tú cumples un año y nosotros –este enorme nosotros que está escrito sobre mí y que va a seguir escribiéndose a continuación de mí– te lo debemos. Porque tú has cogido el año y, como quien no quiere la cosa, lo has llenado de esa literatura de “muchísimos kilates”, como dice Juan Manuel, esa literatura que has ido dejando aquí y allá para que brillara el silencio de las noches, la pausa de los días; porque de tus trabajos y tus días ha nacido la admiración y el reposo de los nuestros…

Nos has llenado de deudas, Olga; aunque ya se sabe que deudas de esta especie no son como las otras, ésas que traen al mundo de cabeza. Éstas no empobrecen, enriquecen cuanto más se adeudan.

Gracias por la riqueza y felicidades.

...Y, claro está, un beso.

Belén dijo...

Gracias a tí por compartir tu talento de esta forma tan humilde y desinteresada. Espero que ahora que te vas a hacer famosa no pierdas esa sencillez y esa sonrisilla nerviosa de pensar que nunca te imaginabas que esto iba a pasar algún día. Sé que no tengo mucho tiempo, pero gustará estar ahí para verlo. Un besito compañera.

Fernando Gonzalez Seral dijo...

...muchas felicidades, hoy tenía que entrar para darte la enhorabuena por todos esos ratos de buena lectura que nos haces pasar. Solo has cumplido un añico, espero poder seguirte muchos más.
Un beso.

Olga B. dijo...

Araceli, sí que ha ido viniendo mucha gente. Antes, cuando no sabía de dónde, solía preguntarlo, era curiosidad; hasta que alguien me dijo que eso era de mala educación… pues nada. Algunas otras veces me he acercado yo. Creo que hay muchos sitios en la blogosfera que merecen la pena, por distintos motivos. En cualquier caso, me gusta mucho tenerte por aquí;-)

Blackbird dijo...

¡Un año ya!
Tú que sólo leías poemas y cuentos a tu familia y que tus compas (un poco torpes), a pesar de los seis leones, no acertaban a imaginarse todo tu mundo. De hecho lo revelabas con cuentagotas como un perfume caro o un elixir experimental, hasta el momento en que ocurrió el big bang, y ahí estabas tú en el mundo mundial, derrochando tinta y pasión sin mesura.

Venga Olga, ¡muchas felicidades! y gracias por tus poemas. Quiero oírlos en tu voz algún día.

Besicos.


P.D. Recuerdos para Betty-B si la ves algún día.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Querida Olga, me sumo a la felicitación por tu primer aniversario, y espero y deseo que haya muchos más.

Fíjate en unos meses tendrás otra celebración, un libro magnífico.

Un fuerte abrazo.

Olga B. dijo...

Gracias por lo que dices, Miguel. Me alegro mucho de haberte ayudado a salir del anonimato, si eso era lo que querías. Creo que el anonimato no tiene por qué ser malo. Lo malo es lo que algunos hacen escudándose en él. Pero también con el nombre por delante se pueden hacer muchas barbaridades, y aquí un nombre no es nada. Me gusta más atender a los textos. Atreverse a comentar donde a uno le apetece y, además, es bienvenido, es precisamente de lo que se trata. Sólo tienen que coincidir esas dos cosas;-) Yo te considero ya de la casa, y te animo a seguir compartiendo tus textos, a tu ritmo y a tu manera. Claro que puedes mandar abrazos y todo eso, aunque yo al principio no hacía esas cosas, pero empiezas y ¡hala! venga a darnos todos besos y abrazos. En ese sentido, francamente, creo que esto es un sindiós;-)))
Pero te mando uno bien fuerte.

Olga B. dijo...

Antonio Azuaga. Por fin ha venido el culpable;-)) No sé ni qué decirte. Anda, que no te he dicho cosas ya. Pero sigo viendo lo mismo que el primer día. Inteligencia y bondad, una cosa que no es que no sea de este siglo -tan dado a esa modalidad frustrante de los espabilaos-, es que no es de este mundo; no en vano, desde el principio no acababa de ubicarte;-) Ahora ya me da igual. Quédate cerca.
Gracias.
Y un beso, no faltaba más;-)

Olga B. dijo...

Belén, estas cosas no hacen famosa, mujer; aquí no es famoso ni quien se cree que lo es pero, a cambio, te puedes quemar las pestañas tranquilamente;-) Pero sí estoy contenta y no, no me imaginaba los últimos acontecimientos. Haremos magia con el tiempo, no te preocupes. Yo ya he aprendido a contestar comentarios dormida;-)))

Olga B. dijo...

Fernando, el “furtivo”. Me das una alegría cada vez que vienes, ya lo sabes, pero tengo clarísimo que eres de los que están ahí. A ver cuántos añicos cumplimos por aquí, a veces la cosa se complica y todo es un poco impredecible, pero encontrarse gente como tú merece la pena, maestro en cielos. Gracias por estar siempre dispuesto a colaborar con tus fotos y no olvides que me debes una del cierzo, dispárale a traición alguna vez;-)
Otro beso para ti.

Olga B. dijo...

Black, veo a Betty B. todos los días, la llevo incorporada;-) No creas que en mi familia hablo mucho del tema, lo comento con mi hermana, con Antonio, con mi hijo Víctor, con nadie más. Con los amigos, igual: no lo escondo, lo protejo. De hecho, Betty B. era una protección. Pero la pasión no es sin mesura; te aseguro que la controlo mucho, a veces con más éxito que otras, pero siempre hay un intento de llevar alguna rienda. Escribir es también controlar, es una mezcla muy rara de revelación y ocultamiento. En fin, mil gracias por tus muchas visitas nocturnas, siempre esperadas. Un día hacemos un repaso al poemario ya cerrado, antes de ir a la próxima lectura.
Besicos.

Olga B. dijo...

Javier. Gracias por venir. Glups.
Un fuerte abrazo, bastante nervioso pero muy feliz;-)

Mery dijo...

FELICIDADES.
Desde aquí te mando un tirón de oreja virtual.

Digo amén a cada palabra que acabas de escribir, porque, como tú, siento que esto del blog me importa, y mucho.

Conocerte fué una de esas serendipias fabulosas que la vida nos depara. Ojalá cumplas muchos años mas en esta página; nosotros te lo agradeceremos.

Un beso y gracias

Olga B. dijo...

Gracias, Mery. Yo creo que compartimos bastantes sensaciones. Serendipia es una palabra preciosa; vale, nos la quedamos pa nosotras;-)
Con un paisaje de un lago voy a soñar, que hoy estoy tan cansada que no puedo con un solo león ni aunque sea en sueños.
Un beso (el último de los virtuales hoy:-)

Mery dijo...

Pues que las aguas quietas del lago te sirvan de mecedora esta noche.
Buenas noches, un beso.

pepe dijo...

felicidades atrasadas! ya quisiéramos muchos conseguir todo ese hartón de números que se convierten en emociones en el primer año.

Cogiendo prestada una palabra antes mencionada... Serendipia. La descubrí hace poco, de igual forma que este sitio. Viva la serendipia!

ONDA dijo...

Me uno a las felicitaciones con el animo de siempre

Olga B. dijo...

Gracias, Pepe. La verdad es que ha sido emocionante. La emoción depende, como dice Mery, de lo que te importen las cosas:-)
Gracias por venir. A ver si tengo tiempo para dar también un buen paseo general con tranquilidad por vuestros sitios, que ya tengo ganas.
Saludos.

Olga B. dijo...

Ignacio, un placer haber conocido tu bitácora y ese constante recuerdo que mantienes vivo de la obra y la presencia de tu abuelo, el poeta Adriano de Valle.
También te das a conocer, mediante esa bitácora, a ti mismo: un hombre sensible y bueno.
Gracias por estar.

pepe dijo...

Será un placer que entres en mi pequeña cueva.

Saludos

Juan dijo...

Llego tarde, como siempre... Pero muchísimas felicidades, Olga!

Olga B. dijo...

Nunca es tarde, Juan, aquí se comenta cuando se quiere. Aunque suelo dejar las entradas cuatro o cinco días, o incluso una semana, he preferido dejar esta un sólo día. Celebraciones, las justas, sí, pero no más, volvemos a la poesía:-)
Gracias.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Llego tarde a todo, como casi siempre. Pero quiero que sepas que no sólo me encanta tu bitácora, sino que además me alegran tus comentarios. Tienen un no sé qué de entrañable, humorístico y contundente.

Olga B. dijo...

Nada de tarde, que la entrada es de ayer, supongo que los habituales tardarán a enterarse del nuevo poema puesto que no suelo publicar tan seguido. Quería celebrarlo con vosotros, es importante para mí, pero ya está hecho: con un día, vale;-)
Siempre dices cosas preciosas de mis textos, y ahora también de los comentarios. Comentar es responder, aquí y en otros blogs. Pongo el mismo interés, aunque es inevitable que salgan algo más "relajados". Lo que se pierden en sintaxis se gana en espontaneidad (espero:-)
Mil gracias, Jesús, ex corde.

entrenomadas dijo...

Llego tarde, pero es que ando de un lado para otro como una peonza.
Felicidades, Olga y muchos, muchos más...


K,


Marta

Olga B. dijo...

Muchas gracias, Marta, se hará lo que se pueda;-)
Y sigue girando...

Antonio Ruiz Bonilla. dijo...

De nada, nunca mejor dicho. Felicidades y larga vida a tu blog.
un saludo

Olga B. dijo...

Y usted que lo lea, Antonio;-)
Claro que tengo que agradecer. La atención es impagable.
Un saludo.

Marta Fernández Olivera dijo...

Sin duda un año de mucho exito, felicidades Olga, espero poder entrar más ya que no te visito lo que quisiera...el dia tendria que tener + de 24h.
un abrazo

Olga B. dijo...

Gracias, Marta, es éxito porque no me lo esperaba y porque hay que estar contentos con lo que la gente te dé (y también protegiéndote a veces de cómo es); de lo contrario estaríamos quejándonos siempre, como si por escribir, por mostrar fotos, por lo que sea, nos mereciéramos una estatua y no nos la pusieran. En el fondo, considerar algo un éxito o un fracaso es una cuestión de sensatez y hasta de humildad.
Un abrazo, guapa.

gbp dijo...

Cariño, aunque tarde, mil besos y mil felicitaciones por todos tus merecidísimos éxitos durante este año.
Esto es solo el principio.)

Olga B. dijo...

La verdad es que estoy contenta. De momento estoy seleccionando los poemas para la plaquette de la lectura en Barcelona, y muy ilusionada con lo demás.
Besos, hermana... siempre la más tardona:-)